Home > Uncategorized > Libia: todo menos el petróleo

Libia: todo menos el petróleo

April 6, 2011

Las fuerzas rebeldes, que luchan contra el régimen del coronel Muamar Gadafi, realizarán su primera exportación petrolera. Un tanquero cargará un millón de barriles de crudo desde el puerto de Tobruk, próximo a la frontera egipcia. A los precios actuales del crudo la venta les reportará unos 120 millones de dólares a las fuerzas opositoras. Lo notable del hecho es que la infraestructura petrolera, oleoductos, gasoductos, refinerías y puertos está, pese a la guerra, en buenas condiciones.
Es una norma básica de la guerra destruir las líneas de abastecimientos del enemigo. Hace 70 años en la propia Libia tuvieron lugar duros combates. Allí se batieron el Afrika Korp, comandado por el general Edwin Rommel, y el Octavo Ejercito británico a las órdenes del general Bernard Montgomery. En un comienzo Rommel logró una serie de espectaculares victorias contra las fuerzas británicas en las mismas arenas que hoy vemos avanzar y retroceder a los rebeldes. Pero en parte debido a la velocidad de sus ofensivas y extensión de sus líneas de abastecimientos Rommel sufrió una creciente escasez de combustible para sus blindados. Ya en 1941 el comandante alemán escribía: “Desgraciadamente nuestras reservas de petróleo estaban bajas y fue con cierta ansiedad que observamos las preparaciones de un ataque inglés, sabíamos que nuestros movimientos estarían dictados ante todo por la existencia de combustibles antes que por consideraciones tácticas”. Las cosas fueron de mal en peor, pues la Royal Navy y la fuerza aérea británica
concentraron sus esfuerzos en impedir la llegada de petróleo para las fuerzas motorizadas. Hacia fines de 1941, Rommel señalaba: “Los británicos fueron capaces de golpearnos en una parte de nuestra maquinaria de cuyo funcionamiento dependía todo el resto”. Más tarde acotó: “Los hombres más valerosos no pueden hacer nada sin fusiles, los fusiles no sirven de nada sin municiones y ni fusiles ni municiones sirven de mucho en la guerra de alta
movilidad, a menos que haya vehículos con suficiente combustible para transportarlos”. Antes de abandonar derrotado el frente de combate, con el Afrika Korp destrozado, escribió en una carta: “¡La escasez de petróleo! Es para llorar”.

Muchos años más tarde, en 1991, en la guerra en que Estados Unidos y sus aliados expulsaron a las tropas iraquíes de Sadam Hussein de Kuwait el dictador iraquí aplicó la política de tierra arrasada. Sus hombres detonaron decenas de pozos petroleros en su retirada. Bagdad no estaba dispuesto a dejar intacto en mano de sus enemigos semejante fortuna.

En Libia los aviones de Gadafi, antes de la intervención aérea occidental, no bombardearon las instalaciones petroleras. Tampoco lo hacen las fuerzas de tierra rebeldes y las oficialistas que han ocupado en varias oportunidades diversos puertos petroleros. Por cierto las potencias occidentales están allí para proteger los recursos que esperan explotar en un futuro previsible. Es claro que nadie quiere matar la gallina de los huevos de oro.

Las fuerzas rebeldes, que luchan contra el régimen del coronel Muamar Gadafi, realizarán su primera exportación petrolera. Un tanquero cargará un millón de barriles de crudo desde el puerto de Tobruk, próximo a la frontera egipcia. A los precios actuales del crudo la venta les reportará unos 120 millones de dólares a las fuerzas opositoras. Lo notable del hecho es que la infraestructura petrolera, oleoductos, gasoductos, refinerías y puertos está, pese a la guerra, en buenas condiciones.
Es una norma básica de la guerra destruir las líneas de abastecimientos del enemigo. Hace 70 años en la propia Libia tuvieron lugar duros combates. Allí se batieron el Afrika Korp, comandado por el general Edwin Rommel, y el Octavo Ejercito británico a las órdenes del general Bernard Montgomery. En un comienzo Rommel logró una serie de espectaculares victorias contra las fuerzas británicas en las mismas arenas que hoy vemos avanzar y retroceder a los rebeldes. Pero en parte debido a la velocidad de sus ofensivas y extensión de sus líneas de abastecimientos Rommel sufrió una creciente escasez de combustible para sus blindados. Ya en 1941 el comandante alemán escribía: “Desgraciadamente nuestras reservas de petróleo estaban bajas y fue con cierta ansiedad que observamos las preparaciones de un ataque inglés, sabíamos que nuestros movimientos estarían dictados ante todo por la existencia de combustibles antes que por consideraciones tácticas”. Las cosas fueron de mal en peor, pues la Royal Navy y la fuerza aérea británica
concentraron sus esfuerzos en impedir la llegada de petróleo para las fuerzas motorizadas. Hacia fines de 1941, Rommel señalaba: “Los británicos fueron capaces de golpearnos en una parte de nuestra maquinaria de cuyo funcionamiento dependía todo el resto”. Más tarde acotó: “Los hombres más valerosos no pueden hacer nada sin fusiles, los fusiles no sirven de nada sin municiones y ni fusiles ni municiones sirven de mucho en la guerra de alta
movilidad, a menos que haya vehículos con suficiente combustible para transportarlos”. Antes de abandonar derrotado el frente de combate, con el Afrika Korp destrozado, escribió en una carta: “¡La escasez de petróleo! Es para llorar”.

Muchos años más tarde, en 1991, en la guerra en que Estados Unidos y sus aliados expulsaron a las tropas iraquíes de Sadam Hussein de Kuwait el dictador iraquí aplicó la política de tierra arrasada. Sus hombres detonaron decenas de pozos petroleros en su retirada. Bagdad no estaba dispuesto a dejar intacto en mano de sus enemigos semejante fortuna.

En Libia los aviones de Gadafi, antes de la intervención aérea occidental, no bombardearon las instalaciones petroleras. Tampoco lo hacen las fuerzas de tierra rebeldes y las oficialistas que han ocupado en varias oportunidades diversos puertos petroleros. Por cierto las potencias occidentales están allí para proteger los recursos que esperan explotar en un futuro previsible. Es claro que nadie quiere matar la gallina de los huevos de oro.

Advertisements
%d bloggers like this: