Home > Uncategorized > Obama tras la reelección

Obama tras la reelección

April 12, 2011

Barack Obama que reencantó con la política a millones de estadounidenses irá por más. Su gran reto para lograr la reelección, en noviembre del 2012, será ser reconocido, como lo fue en su candidatura de 2008, como un innovador y no como el mal menor. Cuatro años en la Casa Blanca no pasan en vano. Recibió el país en la peor crisis financiera desde la década de los 30. Ello con la consecuencia de un alto desempleo, que superó el diez por ciento. , y una baja significativa en los ingresos de amplios sectores. Así el grueso de sus esfuerzos en el plano económico, el determinante para sus posibilidades electorales, apuntaron a devolver la confianza a sus electores. En la actualidad el cuadro mejora con una baja sostenida del desempleo y las encuestas señalan que Obama tiene probabilidades razonables de repetir el mandato. A su haber figura la aprobación de la reforma del sistema de salud que incluyó a casi 50 millones de excluidos. Entre sus déficit está no haber logrado una nueva política migratoria. Pero los inmigrantes latinos, hasta cierto punto, son un voto cautivo.
Todo político sabe que una semana en política es una eternidad pues pueden ocurrir muchas cosas. Obama lo ha experimentado en carne propia. El 31 de marzo del año pasado autorizó nuevas exploraciones petroleras en aguas profundas en el Golfo de México. El 20 de abril estalló la plataforma Deepwater Horizon causando el mayor desastre ambiental de la historia del país. Lo mismo le ocurrió con la energía nuclear: al poco tiempo de facilitar garantías fiscales para construcción de nuevas plantas núcleo eléctricas sobrevino el desastre en Fukushima en Japón. Sus recientes propuestas energéticas se distancian de sus promesas electorales originales que preveían menos petróleo y una actitud fría ante la energía atómica.
En su política exterior Obama logró un importante acuerdo con Rusia para la reducción de armas nucleares. De hecho logró resetear, para emplear la expresión de la secretaria de stado Hillary Clinton, sus relaciones con Moscú. Ha buscado cumplir con las metas de retirar las tropas estadounidenses en Irak y Afganistán. Donde no ha tenido éxito es en el Medio Oriente. Sus intentos por lograr un avance en las negociaciones israelo-palestinas están en un punto muerto. Y la postura de Washington frente a la primavera árabe es un nudo de contradicciones. Ello sin considerar la insólita exigencia de cambio de régimen en Libia. Pese a que Obama no ha satisfecho muchas de las ilusiones, que despertó con su llegada a la Casa Blanca, todavía parece como el mejor posicionado para seguir residiendo en ella

Advertisements
%d bloggers like this: