Home > Uncategorized > Siria ante el abismo de una guerra civil.

Siria ante el abismo de una guerra civil.

June 11, 2011

El creciente número de sirios que busca refugio en países vecinos apunta a la gravedad de la situación en el país árabe. Los refugiados dan cuenta de enfrentamientos entre las fuerzas oficialistas y opositoras. El régimen del Presidente  Bachar el Asad denunció que 120 de sus efectivos militares habían muerto en Jisr al-Shughr, en el curso del fin de semana. La caída de semejante cantidad de tropas regulares, bien armadas, solo podría ser abatida por concentraciones muy superiores. Damasco no entregó una cifra de heridos en ambos bandos. En situaciones normales los heridos suelen triplicar o cuadruplicar las bajas fatales.  Una de las versiones sobre lo ocurrido es que se trató de un enfrentamiento entre tropas que se alzaron contra Asad y sus leales.

La cadena de televisión Catarí  Al Jazeera mostró a un joven teniente sirio, identificado como Abdul-Razak  que declaró que  había ingresado al ejército “para luchar contra Israel” pero que “luego de lo que hemos visto de los crímenes en Deraa  y en toda Siria yo no puedo continuar en el ejército”. Luego instó a la desobediencia: “Yo llamo a los oficiales con honor a mostrar a los soldados la realidad, usen sus conciencias…si ustedes carecen de honor sigan con Asad”.

Luego de meses de manifestaciones contra Asad las muertes han pasado del millar. El régimen fue instaurado por  el padre de Bachar, Hafez el Asad, que llegó al poder por la vía de un golpe de estado, en 1970, y  rigió el país con mano de hierro hasta su muerte en 2000. Además de los abusos, corrupción y la permanente represión los Asad pertenecen a un grupo minoritario, los  alauíes que representan cerca de diez por ciento de la población Los alauíes son una rama del Islam más próxima a los chiítas que a los sunitas que es la filiación de 75 por ciento de los sirios. El secreto del poder de  un grupo tan reducido reside en su control del poder de fuego: alrededor de  80% de los oficiales  de las fuerzas armadas son alauíes. 

Hasta ahora Siria ha escapado a toda condena internacional. Se especula que existe un acuerdo secreto entre Estados Unidos y Rusia. Moscú dio luz verde para los bombardeos a Libia a cambio que Washington se abstuviese de interferir en Siria, que es un aliado histórico de Rusia. Ahora Londres y París buscan aprobar una condena contra Damasco en las Naciones Unidas (ONU). Rusia ha advertido que la vetará puesto que, a su juicio,  lo que ocurre en el país árabe no constituye una amenaza a la seguridad internacional. Además Moscú estima que la OTAN ha abusado con sus bombardeos masivos a Libia basándose en el mandato conseguido en la ONU. En todo caso el régimen de los Asad nunca ha estado más cerca del colapso. Todavía conserva el poder de las armas pero su legitimidad parece evaporarse con cada nueva embestida represiva.

 

 

Advertisements
%d bloggers like this: