Home > Uncategorized > Las calificadoras de riesgo bajo la lupa

Las calificadoras de riesgo bajo la lupa

July 15, 2011

En  Europa hay viva  molestia con las grandes empresas calificadoras de riesgos. Las tres mayores agencias  que diagnostican la salud económica de los países y las grandes empresas son estadounidenses. Ellas son las  que ponen notas a sus examinados y sirven de referente para el conjunto del ámbito financiero. Las calificaciones van desde el impecable triple AAA, que significa que el evaluado tiene óptimas condiciones para cumplir con sus compromisos,  pero cuando bajan del B (-) menos surgen los problemas pues significa que los bonos de la deuda pasan a la condición de “basura”. El final de la escala es un D que significa “default” o impago.   La  temida calificación de bonos basura es la que ya  ha sido otorgada por las calificadoras a la República de Irlanda, Portugal y  Grecia. Se ha rumoreado que  España e Italia podrían unirse al poco distinguido grupo de países considerados potencialmente insolventes. 

En el viejo continente abundan los que sospechan que el trío de agencias calificadoras de riesgo, Moody`s, Standard & Poor (S&P) y Fitch, tienen un sesgo que las lleva a ver la paja en el ojo ajeno. Algunos críticos han hecho comparaciones entre Estados Unidos y Portugal señalando que este último sale mejor parado en términos de estabilidad económica. José Manuel Barroso, Presidente  de la Comisión Europea, acusó a la agencia Moody`s de no cooperar a aclarar el panorama financiero. En una descalificación directa a la capacidad de estas empresas señaló que no anticiparon la crisis económica desatada en 2008 y que llevó a la quiebra del banco estadounidense Lehman Brothers. Por su parte,  Wolfgang Schäuble, ministro de Hacienda alemán,  denuncia el “oligopolio de la agencias calificadoras” y exige que se limite su influencia. La propia Angela Merkel, la   canciller alemana, desestimó a las agencias señalando: “Es importante que la troika (la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional  y el Banco Central Europeo)  no permita que su capacidad de juicio sea ignorada”. En Europa crece el consenso para regular las operaciones de las agencias calificadoras estableciendo responsabilidades jurídicas ante los resultados de sus juicios. En Alemania hay quienes proponen la creación de una agencia europea calificadora para competir con el trío estadounidense. En el mundo anglosajón, en tanto, rechazan las críticas. Señalan que el problema radica en la poca credibilidad de la gestión económica de los países cuyos bonos son calificados como basura. Apuntan que es inútil disparar contra el mensajero de las malas noticias pues  los problemas seguirán presentes. Si los bancos y los inversionistas creen a las calificadoras es porque coinciden con sus apreciaciones. Los europeos retrucan que  vaticinios infundados provocan pánico que terminan convirtiéndose en una profecía auto cumplida.  Es un debate que está en pleno desarrollo pero lo seguro es que la eurozona, al igual que Estados Unidos, camina por la cuerda floja en materia económica.

Advertisements
Categories: Uncategorized
%d bloggers like this: