Home > Uncategorized > Turquía busca liderazgo en el Medio Oriente

Turquía busca liderazgo en el Medio Oriente

September 17, 2011

Son varios los países que en el Medio Oriente han intentado ejercer el  liderazgo político.  Hoy es el turno de Turquía y su Primer Ministro Recep Tayyip  Erdogan  aprovechó la visita a El Cairo, con motivo de una reunión de la Liga Arabe, para establecer sus credenciales. Allí proclamó que: “Es hora de izar la bandera palestina en las Naciones Unidas” . El organismo internacional debe deliberar este mes si  reconocerá en forma plena al estado palestino. En un reto abierto al conjunto de los gobernantes árabes Erdogan les enrostró que: “El reconocimiento del Estado palestino no es una opción, es una obligación”.  El mandatario turco tocó otro punto de alta sensibilidad para toda la región: la lucha por la democracia contra las tiranías que gobiernan en la gran mayoría de los países. En sus palabras “las aspiraciones legítimas” de los pueblos no deben ser “aplastadas por la fuerza”.

Turquía está en una posición excepcional. Tiene un régimen democrático que ha reforzado sus credenciales al subordinar a los  militares a las autoridades representativas.  El país vive un largo período de bonanza económica que le ha garantizado estabilidad política.  En el plano internacional Ankara mostró su autonomía al impedir el paso de tropas de Estados Unidos para invadir Irak en 2003. Pero mantiene sólidos vínculos militares con Occidente como país miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).   Más importante aún,  el país pasa por el proceso para ser aceptado como parte integrante de la Unión Europea.  Esta ha sido una postulación compleja  ya que  algunos países con mayorías católicas cuestionan el ingreso de una nación en que  el Islam es mayoritario. Pero, por esa misma razón, otros señalan que Turquía puede establecer un puente entre ambos mundos.   Pero no hay que olvidar la historia. En partes del Medio Oriente hay un recuerdo ingrato del imperio Otomano que dominó buena parte de la región hasta la Primera Guerra Mundial. Además los turcos no son árabes lo que dificulta su aceptación.

Con todo, las sucesivas  fricciones de Erdogan con Israel, que culminaron la semana pasada con la expulsión del embajador israelí, han elevado su estatura  ante los ojos de muchos árabes. El mandatario turco calificó a Israel como “obstáculo para la paz” además de no ser un país “ razonable, responsable, serio y normal”. Lo que está a la vista es que Turquía gana una creciente estatura política y diplomática en el Medio Oriente y la arena internacional

Advertisements
Categories: Uncategorized
%d bloggers like this: