Home > Uncategorized > Libia sin Gadafi

Libia sin Gadafi

October 22, 2011

Las fuerzas del oficialismo libio, hasta solo hace algunas semanas señaladas como rebeldes, consiguieron  una meta muy ansiada: dar caza y muerte al coronel Muammar Gadafi. En rigor las fuerzas antigadafistas al dar con el viejo gobernante actuaron como una turba enfurecida antes que una fuerza ya aceptada y reconocida por  la comunidad internacional. Pero ya lo dijo el historiador griego Heródoto “La guerra civil es a la guerra exterior lo que la guerra es a la paz”. La ferocidad de la ejecución de Gadafi fue proporcional al temor que infundía a  sus enemigos. No solo se le mató en un verdadero linchamiento. Era necesario que todos los libios y el mundo viesen la cabeza del blanco del encono clavada en una pica, por así decirlo. Era la forma tajante de acabar con el  hombre y  también, de una vez por todas, con  el fantasma de su retorno.

Es todavía temprano para saber cual será  el juicio histórico sobre el hombre que dirigió los destinos de libia por 42 años. Más de una generación de libios no ha conocido otro gobernante y, por supuesto, jamás tuvieron la oportunidad de elegirlo a él u otro. En Occidente se sindica a Gadafi como a un dictador que cometió abusos de derechos humanos. De esto no cabe duda. Pero lo preocupante es la selectividad de las acusaciones. Estados Unidos despachaba hasta hace un par de años presos a varios países árabes para que allí fuesen torturados por cuenta suya. Los monarcas y emires de toda la región rigen sus países con absoluto despotismo. Gobiernan por derecho divino o simplemente se eternizan en el poder y legan sus tronos o sillones presidenciales a sus vástagos. En Bahrein los manifestantes, que representan a la mayoría de la población, salieron a las calle para pedir más democracia y justicia social. Fueron enfrentados por una feroz represión. Finalmente Arabia Saudita despachó tropas para sofocar los desórdenes en el vecino país.  No solo fueron torturados numerosos manifestantes. Los médicos y el personal hospitalario que les brindaron atención también fueron enjuiciados recibiendo altas penas de prisión. Está claro que dos males no hacen un bien. Pero son pocos si es que alguno los que en  el Medio Oriente están en condiciones de lanzar la primera piedra.

Como los libios recordarán a Gadafi dependerá de la gestión del nuevo gobierno libio. Está por verse si las tribus vencedoras defenderán con mayor ahínco los intereses nacionales. Si querrán y podrán proteger su única fuente de ingresos que es el petróleo o permitirán que el crudo fluya según los intereses de los países que les brindaron apoyo aéreo a lo largo de la guerra civil. Habrá que observar si las mujeres conservarán las libertades que eran ejemplares para los estándares de la región. Por sobre todas las cosas cabe esperar que las dispares fuerzas que consiguieron la victoria consigan aunar sus esfuerzos. Las interrogantes son muchas y no pasará mucho tiempo antes que los hechos configuren las respuestas. 

 

Advertisements
Categories: Uncategorized
%d bloggers like this: