Home > Uncategorized > Washington deja Irak.

Washington deja Irak.

October 28, 2011

Estados Unidos retirará el conjunto de sus tropas de Irak para fines de años. Culmina así una penosa misión que, a lo largo de nueve años,  costó la vida de 4.408 soldados estadounidenses y la de cientos de miles de iraquíes. El Presidente  Barack Obama señaló que partían “con la frente en alto” y en su fuero interno  debe estar satisfecho. Cumple con una de sus principales promesas electorales y algo que la mayoría de sus compatriotas apoyan. Pero para el Pentágono restan muchas inquietudes pues el país árabe dista de ser un aliado estable. Ello en una región que concentra 60 por ciento de las reservas  petroleras.  La dimensión crítica del crudo para las fuerzas armadas norteamericanas está a la vista: es  la institución  que consume la mayor cantidad energía en el planeta. Su factura petrolera  alcanzó, en 2010, a los 15 mil millones de dólares.

El fin de la intervención militar, iniciada en marzo de 2003, concluye  con una nota de  discordia con los iraquíes. A ambas partes les interesaba conservar un contingente norteamericano de unos cinco mil soldados destinados a tareas de entrenamiento y apoyo. Pero encontraron un obstáculo insalvable: la exigencia estadounidense de garantizar la inmunidad judicial a sus efectivos. Así cualquier crimen cometido en suelo iraquí quedaría fuera de la jurisdicción de sus tribunales. La inmunidad  exigida por Washington plantea una condición que provoca  rechazo en la mayoría de los países. Chile no la aceptó, al igual que la Unión Europea,  cuando  ratificó su adhesión al Tribunal Penal Internacional (TPI). A cambio de  ayuda militar  Estados Unidos  exigía que los países  firmen una cláusula que lo exime de toda posible acusación ante dicho tribunal.

Con motivo de la petición de inmunidad para sus militares en Irán el  ayatolá Jomeini, en 1964, asumió  una posición antinorteamericana luego de que el Parlamento iraní aprobara la extraterritorialidad para la misión militar de Estados Unidos. Entonces pronunció un discurso que ganó enorme popularidad y marcó el comienzo de su ascendiente político: “Han reducido al pueblo iraní a un nivel inferior al de un perro. Si alguien atropella un perro perteneciente a un norteamericano será juzgado. Incluso si el mismo sha atropella al perro de un norteamericano sería juzgado. Pero si un cocinero norteamericano atropellara al sha, el jefe de Estado, nadie tendrá el derecho a interferir”.

Más allá del desacuerdo entre Washington y Bagdad ambas partes están satisfechas. Los iraquíes que temían que la estadía de las tropas estadounidenses se perpetuaría ahora  pueden estar tranquilos. La Casa Blanca ha confirmado  que no tenía ambiciones de convertir al país árabe en una base de operaciones militares. Es prematuro aventurar qué impacto tendrá la evacuación bélica extranjera en el complejo tablero del Medio Oriente dada la extrema inestabilidad imperante.

Advertisements
Categories: Uncategorized
%d bloggers like this: