Home > Uncategorized > Las promesas climáticas de Durban

Las promesas climáticas de Durban

December 13, 2011

“Salvamos el mañana, hoy”, con esas palabras se buscó sintetizar los resultados de la conferencia de Naciones Unidas sobre cambio climático. Maite Nkoana-Mashabane, la ministra sudafricana de Relaciones Exteriores, proclamó que se salvaba “el planeta para el futuro de nuestros hijos y nietos…Hemos hecho historia”. Cuanto más altisonantes las declaraciones de la diplomacia oficialista mas sospechosos resultan los alcances de los acuerdos logrados en Durban.

En realidad los logros de la conferencia, conocida como la COP 17, consisten en dos hojas tituladas: “La plataforma de Durban”. El único avance, en realidad, es una vaga promesa de todos los participantes de aceptar un tratado legalmente vinculante. ¿Cuándo? Bueno, mucha prisa no hay pese a que se trata de la mayor amenaza a la vida planetaria. De aquí al 2015 se trabajará en una  “hoja de ruta” sobre la reducción de las emisiones de dióxido de carbono, el principal de los gases causante del efecto de invernadero. Pero los acuerdos adoptados por cada país solo comenzarán a regir a partir del 2020. Vaya uno a saber, por ejemplo, qué partido político tendrá la mayoría en el Congreso de los Estados Unidos que debe ratificar todo acuerdo. Cuál será la situación de China e India para la fecha es difícil de adelantar. Con todo Estados Unidos, China e India, los mayores emisores de CO2 en volumen,  han dicho que firmarán el acuerdo.

Lord Stern, el autor  del informe homónimo y que constituye un referente obligado sobre el calentamiento global, fue cauto: “El resultado de esta cumbre es modesto aunque constituye un significativo paso adelante”. Stern criticó en forma oblicua a Estados Unidos señalando que el acuerdo podría permitir que: “Estados Unidos tenga un rol más participativo y constructivo en el futuro”. Entretanto, la Unión Europea y algunos países desarrollados mantendrán los compromisos adquiridos, en 1997, con el Protocolo de Kioto. Ello hasta que en 2020 rijan  los acuerdos adoptados en 2015. Por lo pronto, la COP 18 se reunirá en diciembre del 2012, en Catar, para trabajar sobre el futuro tratado.

Uno de los problemas es cómo zanjar el abismo que existe entre las promesas de los gobiernos y la realidad. Chile, por ejemplo, se comprometió en la COP 16, la anterior a la de Durban, realizada en Cancún, México, a contar con 20 por ciento de su matriz con energías renovables no convencionales (ERNC) a sabiendas que no se adoptaban las medidas para lograrlo y, en consecuencia, no es una meta realizable.  Hoy las ERNC apenas representan algo más del tres por ciento de la matriz energética nacional. Claro que Chile está acompañado por una legión de países que postergan las medidas necesarias para combatir el calentamiento global,

Advertisements
%d bloggers like this: