Home > Uncategorized > Siria entre la guerra y la negociación política.

Siria entre la guerra y la negociación política.

February 19, 2012

El 26 de febrero, se realizará un referéndum en Siria para aprobar una nueva constitución. Hay dudas sobre la validez de la consulta dada las condiciones que vive el país. Pero en ella se proponen algunos cambios que marcan una ruptura con el pasado de un régimen dinástico que ya rige la nación árabe por cuatro décadas. Una clausula de cambio es que ningún presidente podrá ser reelecto por más de dos mandatos. Así mismo deja fuera de la ley a los partidos confesionales. Esto es para excluir a los Hermanos Musulmanes que han sido el enemigo permanente del régimen. La Hermandad sufrió el peso represivo del Estado en un levantamiento, en 1982, en la ciudad de Hamas. Bajo las órdenes de Hafez el Asad, padre del actual gobernante Bachar, las fuerzas de seguridad intervinieron con todo su poder de fuego en un episodio que dejó un saldo de 20 mil muertos. En todo caso en un país islámico el secularismo tiene límites pues la constitución propuesta exige que el Presidente deba ser un musulmán. Ello excluye a los cristianos, ortodoxos griegos y católicos, que representan diez por ciento de la población además de otras denominaciones minoritarias.
Hasta el momento la fortaleza del régimen, además de la fuerza de su ejército, descansa en la diversidad de sus adversarios. Muchos sirios acomodados de la capital Damasco y Alepo, la segunda ciudad del país, temen que, como en Egipto y otros países que han visto caer los gobiernos tradicionales, los islamistas emerjan como la principal fuerza política. Ello explica la ausencia de grandes movimientos sociales como, por ejemplo, huelgas generales.
Rusia y China aplicaron su veto en Consejo de Seguridad de Naciones Unidas contra una moción que exigía que Bachar el Asad dejase el cargo. Ambos países estimaron que esto equivalía a la exigencia de un cambio de régimen. En cambio proponen negociaciones que conduzcan a una salida consensuada a la crisis. Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y los países árabes mas conservadores, con Arabia Saudita a la cabeza, piden la salida inmediata de el Asad. En el trasfondo está también la suerte de Irán, el aliado más estrecho de Siria.

Los resultados del venidero referéndum son descartados como irrelevantes por las potencias occidentales. Pueda que éste no cumpla con muchos requisitos de transparencia electoral. Pero lo relevante será observar si los resultados son aceptables para la mayoría de los sirios. El dato duro que confronta al país es que si no encuentra una salida política deberán verter mucha sangre antes de superar la crisis. Y aún así, no es claro que el nuevo cuadro político represente un avance en términos de libertad religiosa, política y soberanía nacional.

Advertisements
%d bloggers like this: