Home > Uncategorized > Elecciones francesas

Elecciones francesas

April 26, 2012

Hasta el día anterior a la primera ronda electoral  en Francia, el domingo 22 de abril, la prensa focalizaba su interés en la candidatura del Presidente Nicolas Sarkozy. El grueso de los artículos  giraba en torno  al voto de rechazo al mandatario. Este último reconoció que no había dado a su presidencia la solemnidad a la que están acostumbrados sus compatriotas. Pero luego de su derrota, aunque estrecha, a manos del socialista  François  Hollande cambió la narrativa de la campaña.  Como se suele decir  la segunda vuelta no es una continuación sino que es una elección nueva en que varían las pautas y la discursiva de los  finalistas.

Ahora el duelo aparece entre dos opciones drásticas solo en apariencias.  Una encarnada por Sarkozy que junto a Angela Merkel,  la canciller alemana, aboga por la austeridad como el remedio principal para los males económicos del viejo continente.  Tal es la unidad de criterio ente ambos mandatarios que les han  motejado de “merkozy”. En cambio aquellos que creen en recuperar las economías a través de la reactivación se han entusiasmado con Hollande. Los partidos socialdemócratas han sido derrotados en todos los grandes países europeos y, junto a ellos,  los poderosos sindicatos han visto erosionadas conquistas logradas a lo largo de décadas. Así la posibilidad de la victoria de un socialista, en la quinta mayor economía mundial, ilusiona a sus seguidores de que es posible  volver al crecimiento sin tener que apretar aún más los cinturones.

Los “mercados”, como se suele denominar a los actores del mundo financiero, indicaron con sus pulgares hacia abajo lo que pensaban de la  transitoria victoria de Hollande. El valor de las acciones cayó ante la mera posibilidad de que sea interrumpida la estrategia de la austeridad. Lo cierto es que las propuestas socialistas no se apartan mucho de la senda seguida hasta ahora, aunque postulan medidas de ahorro menos radicales y lesivas para los sectores de bajos ingresos.

En las contiendas electorales la pugna radica, en gran medida, en quien fija los términos del debate. En la primera vuelta primó el rechazo a Sarkozy antes que el entusiasmo por Hollande. En la segunda vuelta la derecha busca mostrar  al candidato socialista como un inexperto que llevará a Francia a la compleja situación que viven sus vecinos australes. El mensaje es: no importa si le agrada o no el actual presidente, la alternativa será mucho peor. Un rasgo llamativo del proceso electoral ha sido la cerrada solidaridad de los gobernantes conservadores de diversos países con Sarkozy, al punto de negarse  incluso a recibir una visita de Hollande.  Merkel ha manifestado en forma abierta su respaldo a su actual contraparte parisina. Esta intervención explicita en la política interna de Francia es, cabe suponer, el resultado de la creciente integración de los países de la Unión Europea. En todo caso falta que corra agua bajo los puentes del  Sena para conocer quién será el próximo presidente francés.

Advertisements
Categories: Uncategorized
%d bloggers like this: