Home > Uncategorized > Bolivia: la hora de las nacionalizaciones

Bolivia: la hora de las nacionalizaciones

May 2, 2012

El gobierno boliviano anunció la nacionalización de la red de transmisión eléctrica del país. El Presidente Evo Morales, fiel a la tradición, escogió el 1 de mayo para expropiar a la empresa Transportadora de Electricidad SA (TDE), administrada por la empresa Red Eléctrica Internacional, filial del Grupo Red Eléctrica de España. Desde que llegó al gobierno Morales ha cumplido con un plan definido de recuperación para el Estado de sectores que fueron privatizados por algunos de sus predecesores. Así, año por medio, cada día del trabajador ha sumado nuevas empresas estratégicas al control del fisco. Desde que gobierna ha sumado una veintena de compañías consideradas claves para el desarrollo del país. Ello comenzando con los hidrocarburos, para seguir con las telecomunicaciones y las generadoras eléctricas.
En su discurso justificó la expropiación, de más de 1.900 kilómetros de líneas de transmisión, argumentando que TDE no había realizado inversiones suficientes. No fue tan lejos como la Presidenta argentina Cristina Fernández que al expropiar Repsol, el 16 de abril, acusó a la empresa hispana de “vaciamiento”. Morales señaló que “esa empresa internacional española en 16 años apenas ha invertido 81 millones de dólares, una inversión en término medio de cinco millones al año”. Una cifra que consideró insuficiente dadas las severas dificultades que presenta el abastecimiento eléctrico que sufre frecuentes cortes y bajas de voltaje.
En todo caso Morales adelantó una actitud conciliadora: “Somos responsables con las empresas. Si lo que corresponde es devolver, hay que devolver. Si una empresa ha hecho inversión, reconocemos la inversión y siempre vamos a reconocer la inversión”. Ello no impidió que La Paz, al igual que con las expropiaciones realizadas a la petrolera brasileña Petrobras, despachase efectivos militares a ocupar las instalaciones de TDE. Ello como una señal patriótica de unidad nacional y para asegurarse de tener a los uniformados tras suyo.
Las nacionalizaciones forman parte del ideario anticapitalista y de independencia nacional de la corriente política encabezada por Morales. Pero en el caso boliviano hay razones adicionales tras la búsqueda del fortalecimiento del Estado. Los ocupantes de Palacio Quemado estiman que en un país plurinacional con fuertes fuerzas centrifugas, autonomistas y, en algunos casos, con ribetes independentistas es necesario un fuerte aparato estatal que asegure la integración de las regiones periféricas. El auge económico de ciertos departamentos como Santa Cruz ha llevado a confrontaciones con el centro del poder político paceño. El gran volumen de permanentes movilizaciones sociales, que caracterizan a Bolivia, explica el deseo del actual gobierno para llevar adelante un ambicioso plan integrador en materia de infraestructura. De allí que se han hecho con el control de ciertas industrias para orientarlas a fines políticos y sociales antes que al lucro. El tiempo dirá si las estatizaciones traen mejores servicios, satisfacción a la ciudadanía y fortalecen la codiciada integración nacional.

Advertisements
%d bloggers like this: