Home > Uncategorized > Lecciones griegas

Lecciones griegas

May 11, 2012

Sucesivos gobiernos griegos se han encontrado entre la espada y la pared. La espada  son las  exigencias económicas  para que apliquen severos programas de austeridad. La pared es un vasto sector del  pueblo que se resiste a ellas pues sufre las consecuencias en forma cotidiana.  Para conseguir los fondos para pagar sus compromisos  Atenas, después de fatigosas negociaciones,  aceptó las exigentes clausulas postuladas por el Banco Central europeo y el Fondo Monetario Internacional.

Los europeos y en especial Alemania, que lleva la batuta en materia de imponer las restricciones al gasto público, dieron un suspiro de alivio al concluir las tratativas. Por fin el tema griego caminaba por buena vía. No que Grecia tenga una gravitación económica determinante en la eurozona. Solo representa 2 por ciento del PIB de la región. Pero una cesación de pagos y la salida de la moneda común, el euro, sentaría un precedente desastroso. Luego podrían seguir Portugal, la República de Irlanda, España e Italia. Además de un revés económico sería la demolición de parte importante de la arquitectura unitaria tan laboriosamente construida por los europeos a lo largo de décadas.

Las últimas elecciones parlamentarias griegas cambiaron el enfoque sobre los problemas que enfrenta la nación. El electorado castigó con dureza  a las fuerzas centristas, y en especial al partido socialista, que negociaron el rescate económico a cambio de apretar el cinturón de sus compatriotas. El malestar social acumulado a lo largo de años desbordó al ámbito político. Las organizaciones contrarias a los acuerdos fueron las grandes vencedoras. Así el país hoy se encuentra en una situación de virtual ingobernabilidad y lo más probable es que volverá a las urnas. El comportamiento del electorado es imprevisible y por lo tanto nuevos comicios podrían generar una situación más confusa aún.

La lección central  de lo ocurrido en Grecia es que antes de atender a la situación económica se debe prestar atención a la gente. La economía es importante pero la gente lo es todo. Medidas de austeridad que son resistidas en forma vehemente por la ciudadanía están  destinadas al fracaso. Con el agravante que se mantienen las dificultades económicas a las cuales se les suma una población insatisfecha al punto de llevar el sistema político al colapso. Las miradas tecnocráticas y economicistas, que reducen los problemas a meras estadísticas, sin tener en cuenta  qué pasa en el mundo concreto en que viven las personas pueden conducir a grandes descalabros sociales y políticos mucho más graves que las dificultades financieras. El mundo ya lo vivió el siglo pasado con la plaga del fascismo que precipitó la  Segunda Guerra mundial.  Grecia enciende las luces de alerta de no perder de vista lo que es realmente importante.

Advertisements
Categories: Uncategorized Tags: , ,
%d bloggers like this: