Home > España > España y la batalla del euro

España y la batalla del euro

June 11, 2012

La preocupación por la mala salud de la banca española se arrastre desde hace años. El gobierno anterior del socialista  José Luis Rodríguez Zapatero así como el actual del conservador Mariano Rajoy proclamaron, sin importar sus distinciones ideológicas, que Madrid no requería ayuda para salvar su banca. Mientras más lo repetían,  más se agravaba la crisis. El divorcio entre el discurso oficial y lo que creía la masa de los españoles estaba a la vista. Los ahorrantes sacaban su dinero de los bancos y las instituciones financieras.  Más de 200 mil millones de dólares fueron retirados en los últimos nueve  meses de cuentas corrientes y ahorro. Pese a ello Rajoy, y sus ministros, repetía el mantra que el país no requería ayuda pues los aspectos fundamentales de la economía se mostraban sólidos.

La realidad fue más fuerte y España, acosada por la desconfianza internacional  que le vedaba el acceso a nuevos préstamos y los que obtenía alcanzaban una tasa de interés prohibitiva,  no tuvo más remedio que aceptar la intervención de sus socios europeos. Así Madrid recibirá un formidable paquete de rescate de hasta 125 mil millones de dólares.

Para salvar su honra el gobierno niega que se trate de un rescate y señala que es un “inyección” de recursos para ayudar a la descapitalizada banca. Es más, el gobierno dice que la medida para nada compromete a las finanzas fiscales pues es un trato entre los bancos y los prestamistas de la eurozona. Esto último contradice las declaraciones de funcionarios del Banco Central Europeo que exigen una creciente fiscalización de la banca y también  de la gestión gubernamental. Angela Merkel,  la canciller  alemana, ha hablado incluso de la necesidad de una mayor unidad bancaria entre los 17 países miembros de la eurozona.  Esta es la manera diplomática de anticipar una intervención creciente en la maraña bancaria europea. Se anticipa ya que una serie de bancos infectados por altos volúmenes de deudas tóxicas están destinados a desaparecer. Entre ellos hay unos cuentos españoles.

En un gesto destinado a calmar el nerviosismo  Rajoy viajó a Polonia para presenciar el empate entre la selección española y la italiana. A su partida declaró : “Me voy a la eurocopa tras haberse resuelto la situación”. Las palabras del mandatario son ante todo una expresión de deseo. La crisis de la eurozona, y el de las finanzas españolas, está lejos aún de ver la luz al final del túnel. Es cierto que el salvataje de España da una tregua pero ahora los ojos se vuelven, una vez más, hacia Grecia a la espera de los resultados de las elecciones del domingo venidero.

Advertisements
Categories: España Tags: , , ,
%d bloggers like this: