Home > Uncategorized > Paraguay en la congeladora hasta elecciones democráticasque ts

Paraguay en la congeladora hasta elecciones democráticasque ts

July 2, 2012

Unasur, la mayor instancia política sudamericana, y el Mercosur, su principal pacto económico regional, decidieron dar a Paraguay el beneficio de la duda. El carácter incruento de la destitución del Presidente Fernando Lugo gravitó para que el régimen de Federico Franco quede suspendido, de ambos organismos, hasta que se realicen elecciones democráticas. En cambio hubo consenso para no aplicar sanciones económicas. Ello, entre otras consideraciones, porque todavía no se conoce una fórmula efectiva que permita sancionar a los gobernantes que usurpan el poder sin perjudicar a la población. Hay muchos casos, el de Irak bajo Saddam Hussein fue uno de los más drásticos, en que vastos sectores ciudadanos resultaron duramente afectados por los embargos económicos impuestos por Occidente. Ello no impidió a Hussein mantenerse en el poder hasta ser depuesto por las armas.
Pese a la tolerancia de los gobiernos sudamericanos ante una transgresión mayor a la gobernabilidad democrática regional algunos paraguayos golpistas, con absoluta desmesura, evocan la Guerra de la Triple Alianza. Aluden al conflicto que entre 1864-1870 libraron contra Brasil, Argentina y Uruguay que diezmó entre 50 y 70 por ciento de la población masculina. El régimen de Franco en un despliegue de grotesco cinismo señaló que “el gobierno deplora las vejatorias sanciones aplicadas a Paraguay por el Mercosur y la Unasur por medio de decisiones dictadas en abierta violación a los tratados vigentes, sin observar el debido proceso y sin concederle oportunidad para la defensa”. Ello en boca de quienes destituyeron a un mandatario electo en las urnas en meras 24 horas.
Si hay un país vulnerable a la presión de sus vecinos, ese país es Paraguay. Una alta proporción de su economía es sumergida. Importaciones y exportaciones no pasan por registro alguno. Las porosas fronteras del país, en especial en la llamada Triple Frontera, donde confluyen Argentina y Brasil es un dinámico centro de contrabando de licores, cigarrillos, bienes suntuarios y automóviles robados que son llevados de un país a otro. Brasilia y Buenos Aires no requieren de sanciones formales si optaran por hacer la vida difícil a los actuales gobernantes paraguayos. Basta con que ejerzan controles más estrictos en sus fronteras. En consecuencia las amenazas de los gobernantes de Asunción de abandonar las instancias de integración regional poco afectan al resto pero sí dañarían los intereses de su país. Cuanto antes se celebren comicios limpios tanto mejor para Paraguay y el resto de América Latina.

Advertisements
%d bloggers like this: