Home > Uncategorized > Cuestionadas elecciones mexicanas

Cuestionadas elecciones mexicanas

July 6, 2012

El proverbial cinismo político de los mexicanos se reforzó en los últimos comicios presidenciales.  En medio de una brutal ola de violencia,  que suma  casi 60 mil muertes en el curso del último sexenio,  lo último que el país necesita es una crisis política. Todo parecía bien encaminado con la victoria aparente de Enrique Peña Nieto, el candidato del Partido Revolucionario Institucional  (PRI) que logró 38 por ciento de los votos. Una clara ventaja sobre el izquierdista  Andrés Miguel López Obrador (AMLO) del Partido de la Revolución Democrática (PRD) que obtuvo 32 por ciento.  El gobernante  Partido de Acción Nacional (PAN), representado por Josefina Vásquez Mota,  sufrió una derrota de proporciones con el 25,5 de los votos.

Apenas cerraron los comicios, el domingo 1 de julio,  tanto el Presidente Felipe Calderón, del PAN, y  Peña Nieto se apresuraron en aplaudir la limpieza de los comicios. AMLO, en cambio,  declaró que no  reconocería su derrota hasta que se hubiese contado el último voto.  48 horas más tarde AMLO denunció que el PRI “usó dinero a raudales, miles de millones de pesos de procedencia ilícita y rebasó, por mucho, lo permitido por la ley”.  Los medios mexicanos daban cuenta de decenas de miles de personas que aceptaron el  cohecho mediante tarjetas de prepago para celulares, vales para compra de bencina o monederos electrónicos. En ciertas tiendas de la cadena  de supermercados Soriana se formaron largas colas y habían agotado las existencias haciendo valer las tarjetas  que, según dijeron algunos, les habían entregado operadores del PRI para que votasen  por Peña Nieto. El PAN, por su parte,  acusó al candidato vencedor de la compra de 9.500 tarjetas prepagadas por un valor de 5 millones de dólares para fines de cohecho.

Edmundo Jacobo, presidente del Instituto Federal Electoral (IFE), señaló que habrá un recuento de votos en más de 78.000 urnas de un total de 143.000. El IFE admitió que se apreciaban ciertas inconsistencias. En todo caso Peña Nieto manifestó su confianza en que el recuento no cambiará el resultado final, lo que le permitirá asumir la primera magistratura en diciembre y anunció que ya trabaja en la formación de su próximo gobierno.

Las dudas sobre la limpieza de los comicios, el cohecho masivo y las infracciones a la ley electoral reviven el fantasma de 2006. En las elecciones anteriores AMLO se negó a aceptar la victoria de Felipe Calderón que le aventajó por menos de un uno por ciento. Entonces como ahora surgieron voces que acusaban un fraude electoral. En el caso del PRI que gobernó en forma ininterrumpida por más de 70 años, hasta el 2000, el cohecho, el acarreo e incluso la manipulación de las actas de las urnas era denunciado en forma rutinaria. Las proclamas de Peña  Nieto que su partido aprendió de los errores pasados y que  gobernará con una nueva ética serán puestas en duda. Así, antes de asumir ve evaporarse un intangible clave de toda  gestión política: la legitimidad.

 

Advertisements
Categories: Uncategorized Tags: , , , , ,
%d bloggers like this: