Home > Uncategorized > Siria y los kurdos

Siria y los kurdos

August 6, 2012

El estado sirio muestra señales de desintegración. La deserción del primer ministro Riad Hijab, un sunita, que hoy se proclama “un soldado de la revolución” contra un “régimen asesino y terrorista” es la pérdida de más alto nivel experimentada por el régimen de Damasco. A la par hay otros desarrollos que tendrán un impacto de largo plazo que aún es difícil calibrar. El régimen del Presidente Bachar el Asad viene de tomar una decisión de trascendental para toda la región: retiró sus tropas desde el nordeste del país para concentrar sus efectivos en la decisiva batalla de Alepo. El repliegue significa el abandono de la región habitada por los kurdos que se estima suma unos dos millones de personas o alrededor de nueve por ciento de la población siria.
Los kurdos son un pueblo con una fuerte identidad y un idioma propio. En total suman 25 millones distribuidos en cuatro países. Se trata de estimaciones pues ninguno de los países donde residen está interesado en realizar un censo. En cuanto a religión en su mayoría son islamistas de la vertiente sunita. El grueso vive en Turquía donde alcanzan al 20 por ciento de la población, en Irak representan otro tanto y han conseguido una virtual autonomía en el norte del país luego de la caída de Sadam Hussein, en 2003, en Irán constituyen del orden de ocho por ciento de la población. Además hay dos millones de kurdos que viven repartidos en una diáspora desperdigada a través del mundo.
Un importante segmento de los kurdos lucha, desde hace muchas décadas, por constituir un estado independiente: el Kurdistán. Pero la fortuna no ha sonreído a este propósito. Estos montañeses, cuya existencia se remonta a seis siglos de nuestra era, nunca han podido cuajar una entidad política. Estuvieron a punto de lograrlo a fines de la Primera Guerra Mundial, cuando los aliados aprovecharon el desmantelamiento del imperio otomano para ofrecerles un estado en algunas provincias turcas e iraquíes. Pero ninguno de los países de la región aceptó la formación de un Kurdistán. Tras el fin de la Segunda Guerra volvieron a la carga, esta vez con el respaldo soviético, y formaron en territorio iraní la República de Mahabad, en enero de 1946. Pero la ilusión duró poco, pues Teherán despachó tropas y liquidó el experimento. Desde entonces, los kurdos han hecho alianzas y combatido al interior de los diversos países de la región.
Ahora, en Irak, el Presidente de la región kurda Massoud Barzani admitió que están brindando apoyo a sus compatriotas sirios y en especial a aquellos que han desertado del ejército de Asad para garantizarles asilo. De hecho fue Barzani el que negoció con Asad el retiro de las tropas de lo que algunos ya llaman el Kurdistán sirio. Un analista militar de la región puntualizó que “los árabes están luchando, los kurdos están ganando”. Ello lleva ya a hablar de la “primavera kurda”. El más inquieto con la nueva situación es el gobierno turco que por boca de su Primer Ministro Recep Tayyip Erdogan advirtió: “No permitiremos que ningún grupo terrorista establezca campos en el norte de Siria y amenace a Turquía”. El dilema de Ankara es que desde hace mucho libra una guerra soterrada contra grupos insurgentes kurdos y en especial con el izquierdista partido PKK. Según algunas estimaciones si los kurdos turcos, iraquíes y sirios aúnan sus recursos podrían llegar a constituir una organización armada con más de 200 mil combatientes. Cualquiera sea el resultado de la guerra en Siria está a la vista que el país ya nunca será el mismo y está por verse el impacto el conflicto sobre el conjunto de la región.

Advertisements
%d bloggers like this: