Home > Uncategorized > La UE y su Nobel de la Paz

La UE y su Nobel de la Paz

October 15, 2012

Los premios Nobel de la Paz suelen ser polémicos. Es la más política de las distinciones otorgadas por un comité de noruegos. Distinguir a quienes concluyen una guerra parece justo. Pero a menudo los que hacen callar las armas son también los que mantuvieron vivo el fuego bélico. En el caso de la Unión Europea (UE), la asociación de 27 estados, era inevitable que los contrarios al más notable esfuerzo por trascender fronteras, para integrar al viejo continente en una entidad supranacional, harían escuchar sus críticas.
En los precisos momentos que proliferan las manifestaciones contra las medidas de austeridad en Madrid, Lisboa, Atenas y otras ciudades aparece, para algunos, una incongruencia galardonar a los responsables de introducir el euro, la moneda única que circula en la mayoría de la UE. Ello cuando países de la Europa austral muestran un desempleo que alcanza incluso a un cuarto de la población. En vastas regiones de todo el continente emerge la recurrente y tóxica epidemia del racismo y la xenofobia. Luego están los que señalan que Europa ha adoptado posturas belicistas como ha ocurrido desde la intervención en la antigua Yugoslavia y Afganistán. En dichos casos la responsabilidad recae sobre la OTAN, en la cual participan 21 países y la que milita el grueso de los miembros de la UE.
El comité que dio el Nobel señaló que lo hacía porque la UE, a lo largo de más de seis décadas, fue emblemática en “la lucha por la paz y la reconciliación, por la democracia y por los derechos humanos”. Más allá de de las serias turbulencias económicas la UE ha sido fiel a su objetivo inicial: la reconciliación franco-alemana. Estas dos naciones, con intervalos de algunas décadas, libraron devastadores conflictos bélicos: la guerra franco-prusiana (1870-71), la Primera Guerra mundial (1914-18) y la Segunda (1939-45). La meta primordial de la creación de la UE no fue la integración económica. La cooperación económica era un medio para superar las disputas políticas entre los principales estados. Esta visión fue proyectada, más tarde, hacia España tras la muerte del dictador Francisco Franco y la caída de los regímenes comunistas de Europa del Este.

Desde la formación de los estados europeos o si se quiere desde la Paz de Westfalia, 1648, en que despuntan las soberanías nacionales jamás Europa vivió un período de semejante paz y prosperidad. Desde esta óptica la UE es merecedora del Nobel de la Paz.

Advertisements
%d bloggers like this: