Home > Uncategorized > Parálisis ante el calentamiento global

Parálisis ante el calentamiento global

December 10, 2012

La conferencia sobre cambio climático culminó sin logros. Cada año Naciones Unidas organiza la Conferencia de las Partes (COP, esta fue la 18 ava) en que se debate como frenar el calentamiento global. Así como están las cosas la temperatura atmosférica aumentará en dos grados. Ese incremento fue fijado como el límite aceptable por el conjunto de la comunidad internacional. Pero desde que se firmó el Protocolo de Kioto, en 1997, que limita las emisiones de los gases de efecto invernadero (GEI), el mercurio de los termómetros sube y hay quienes advierten que rebasarán los seis grados sobre las temperaturas actuales Las consecuencias de semejante aumento son devastadoras.
Un ejemplo es el huracán Sandy que golpeó el Caribe y Estados Unidos. El presidente Barack Obama viene de solicitar 60 mil millones de dólares para la reconstrucción de las zonas afectadas. Los huracanes en el Atlántico han aumentado su velocidad en 50 por ciento, en las últimas décadas, debido al calentamiento de las aguas. Ya hay expertos que postulan que en Nueva York hay que considerar sacrificar el barrio de Brooklyn para salvar el corazón de la “gran manzana”, que es la isla de Manhattan. Londres, por su parte, hace ya décadas que construyó una enorme y sofisticada barrera para detener una inundación causada por las mareas en el rio Támesis. La pregunta debatida en Doha, la capital del emirato de Catar, donde sesionó la COP 18, es que harán pequeñas islas como Nauru, en el Pacífico Sur, o Bangladesh donde unos 140 millones de habitantes viven en las tierras bajas expuestas a las mareas en el delta del rio Ganges.
El mayor paso de la COP 18 fue reconocer la necesidad de compensar a los países más pobres por “pérdidas y daños” ocasionados por el cambio climático. Ya en la fallida reunión de Copenhague, COP 15, en 2009, se prometieron 100 mil millones de dólares para socorrer a los países menos desarrollados. Pero entonces, como más tarde en Cancún, México, luego en Durban, Sudáfrica, y ahora en Doha, no se fijaron mecanismos concretos para la transferencia de los recursos. Y como diría un ministro de Hacienda aquello que no figura en el presupuesto no existe para todos los efectos prácticos.
En cuanto a las emisiones de GEI y, en especial de CO2, todo sigue como de costumbre. Fue extendido el Protocolo de Kioto y se espera que para el 2015 en la conferencia que tendrá lugar en París se firme un nuevo acuerdo global que comenzará a regir en 2020. Así se chutea la pelota mientras todos declaran que hay que reducir las emisiones. Cada gobierno esgrime las razones por las que son otros los que tienen mayores responsabilidades. En definitiva la batalla por salvar el planeta pasa por el control que los ciudadanos ejerzan sobre sus respectivos estados. De todos depende reemplazar los combustibles fósiles para adoptar energías renovables y limpias, frenar la deforestación, y, por sobre todo, no dejar atrás a los más vulnerables que sufrirán las mayores consecuencias de los cambios que ya nos afectan.

Advertisements
%d bloggers like this: