Home > Uncategorized > Guerra en Africa.

Guerra en Africa.

January 17, 2013

Francia se ha lanzado al ataque en Mali. La operación, bautizada “Serval” por un felino salvaje africano, comenzó el 11 de enero. La razón para recordar la fecha de inicio del ataque es que ella será uno de las pocas certezas sobre la marcha del conflicto. Nadie puede vaticinar cuándo ni cómo concluirá.
El Presidente galo François Hollande advirtió que el despachó de aviones Mirage, helicópteros artillados y tropas de combate será “por el tiempo que sea necesario” y agregó que “los terroristas deben saber que Francia siempre estará allí”. París considera que la ocupación del norte de Mali por fuerzas islámicas yihadistas representa un peligro para sus intereses en Africa y que puede incluso dañar a Francia. Estados Unidos y Gran Bretaña comparten esta visión y ya brindan apoyo logístico y de comunicaciones. Se han abstenido, sin embargo, de comprometer tropas pese a que señalan a Mali como un potencial segundo Afganistán.
Mali, con 15 millones de habitantes, es uno de los países más pobres del mundo y está dividido en dos regiones. El sur fértil bañado por el río Niger y el norte desértico habitado por las tribus tuareg que suman unos 1,2 millones de individuos de la etnia bereber, agrupados en cientos de tribus nómades que circulan por el sur de Argelia, Libia, Malí, Níger y Burkina Faso, con sus ganados de cabras y camellos. Los tuareg nunca aceptaron las arbitrarias fronteras trazadas por las potencias coloniales. Tampoco mostraron mayor respeto por los estados que emergieron tras la independencia. Ahora, sin embargo, la ancestral lucha de los tuareg es liderada por el grupo islámico salafista Ansar Dine que considera a las diversas ramas del Islam como impías. Sandá Ould Bou Amama, el líder del Ansar Dine, es explicito sobre la materia: “Vamos a arrasar con todo. Y habremos terminado pronto. No hacemos más que aplicar la sharia”. El salafismo, que en árabe significa compañeros (en este caso, del profeta Mahoma), desde mediados del siglo XIX predica el regreso a las tradiciones ancestrales. Ello en un rechazo al colonialismo europeo que le impuso al mundo árabe su cultura e ideología.

En los inmensos espacios desiertos del norte del país los tuareg salafistas han unido fuerzas para proclamar la independencia de lo que denominan el Estado Azawad, que por el momento incluye la emblemática ciudad de Tombuctú y Gao, declarada la capital. Numerosos tuareg sirvieron en las fuerzas armadas de Muamar Gadafi en Libia. Luego de su derrota a manos de la OTAN, en octubre de 2011, muchos volvieron armados a sus tierras y han logrado consolidar una fuerza entrenada de unos seis mil efectivos.
Hollande, pese a proclamar que terminaría con las clásicas intervenciones militares africanas de su país, inicia una aventura bélica de destino incierto. La gran superioridad bélica de los invasores les brinda una ventaja inicial. Ya está en camino una fuerza de unos tres mil efectivos de diversos países africanos que deben combatir junto a las fuerzas armadas de Mali. Cabe dar por descontado que los tuareg con un conocimiento inigualado del terreno hostil se replegarán y lanzaran contraataques. Puede ser el comienzo de una larga y sangrienta guerra que algunos ya motejan como un segundo Afganistán, en el sentido de una guerra de más de una década donde los insurgentes nunca son derrotados.

Advertisements
%d bloggers like this: