Home > Uncategorized > Ecuador: el gran correazo.

Ecuador: el gran correazo.

February 18, 2013

El Presidente Rafael Correa obtuvo una victoria electoral en toda la línea. En primer lugar ganó en primera vuelta con bastante más del 50 por ciento de los votos. Tendrá una solida mayoría, sino una absoluta, en la Asamblea Nacional. Al frente tiene una oposición fraccionada que no consiguió convertirse en una alternativa atractiva para el electorado. Correa logró pulverizar lo que denomina la “partidocracia” representadas ex Presidente Lucio Gutiérrez (2003-2005) y el multimillonario Álvaro Noboa, el hombre más rico del Ecuador, que obtuvo una escuálida votación en su cuarto intento por ocupar el sillón presidencial. Para completar el círculo virtuoso su más cercano competidor, el banquero Guillermo Lasso, que obtuvo menos de la mitad de los votos de Correa, emerge como el líder de la oposición con un discurso de una derecha más moderna y reformista.
A su haber Correa contaba con dos de los mayores atributos políticos de un gobernante: estabilidad política y una bonanza económica. El país tuvo siete presidentes en la década anterior a su llegada al palacio presidencial en 2007. Ello en medio de una fuerte crisis económica. Su gobierno no solo estabilizó la situación política y económica sino que ha mejorado en forma sustantiva el acceso a la educación y la salud pública. Inició además un enorme programa de obras públicas. En una reciente visita al Ecuador pude constatar las nuevas carreteras y obras de infraestructura. La derecha neoliberal calificó algunos de estos logros como las obras de un “gobierno populista” o de un “Estado benefactor”.
¿Qué piensa hacer Correa en el nuevo mandato? Más de lo mismo solo que “más rápido y más profundo” señaló el reelecto mandatario. Tiene cuatro años para transformar al país en lo que él espera sea “un proceso irreversible”. La constitución no le permite buscar la reelección en 2017. Y ello apunta a una de las vulnerabilidades de un proceso con un liderazgo carismático que no ha creado un movimiento con dirigentes de recambio.
Ecuador, con sus 15 millones de habitantes, es un país pobre con 30 por ciento de la población en la pobreza según los datos del Banco Mundial. El gobierno señala que en realidad esa tasa fue reducida al 16 por ciento. En todo caso el grueso de la población indígena que representa 35 por ciento del país vive en condiciones precarias.
Uno de los grandes retos que se ha planteado Correa según viene de declarar: “Aquí hay prensa corrupta que está en manos de unas cuantas familias que creen que pueden decir lo que quieran porque tienen una imprenta”. El mandatario alude a un fenómeno frecuente en América Latina en que ciertos de medios de comunicación, ligados a grupos de poder, son agentes de un activismo político divorciado de los códigos éticos de las labores informativas.
Otro tema pendiente es cómo sacar Julian Assange, el líder de Wikileaks, que se encuentra asilado en su embajada en Londres desde junio. Este es un tema de controversia con Inglaterra y, claro, con Washington que busca extraditarlo para someterlo a juicio por la publicación de cientos de miles de documentos reservados.
La victoria de Correa, por tan amplio margen, es un espaldarazo para la corriente bolivariana de los gobiernos que hoy se proclaman de una tendencia nacional y popular.

Advertisements
%d bloggers like this: