Home > Uncategorized > Pugna por la ciberpiratería

Pugna por la ciberpiratería

February 23, 2013

Las interferencias en el ciberespacio son tan antiguas como las redes mismas. El gobierno estadounidense viene de señalar una serie de medidas para impedir “los ciberrobos”. Algunos hablan de ciberataques pues consideran que los ingresos no autorizados a los servidores de empresas o instituciones constituyen ataques. Pero la gran mayoría de las intrusiones tiene por fin la piratería y no la destrucción o la introducción de gusanos, como el stuxnet que contaminó una serie de computadoras iraníes. Por lo tanto es preferible hablar de espionaje o piratería cibernética para diferenciarla de las operaciones con fines bélicos, a los cuales cabe llamar propiamente ataques.
El dedo acusador de Estados Unidos, aunque no en forma explícita, apunta a China. Washington estima que un centenar de grandes corporaciones han recibido incursiones hostiles en los últimos siete años. Una de ellas contra el periódico The New York Times que vio violada la seguridad de sus redes. Para investigar lo ocurrido el diario contrató a la empresa Mediant que emitió un informe es categórico: los responsables son miembros de la unidad 61398 del Ejército Popular de Liberación chino Su sede de operaciones está en el piso 12 de un edificio en el populoso barrio de Pudong en Shanghai. La unidad en cuestión es, en todo caso, monitoreada desde hace años por los servicios de inteligencia estadounidenses.

Los chinos niegan, y que otra cosa podrían decir, que ellos sean los piratas informáticos. En el rechazo a las acusaciones estadounidenses el vocero del ministerio de defensa chino desliza una cláusula de escape: “No ha existido una definición clara y consistente de lo que es el ciberataque a nivel mundial. El informe carece de base legal para hablar de ciberespionaje solo porque se reúnen algunas ciber actividades de manera rutinaria”. Beijing, por su parte, señala que ha sido víctima de ciberataques. Las autoridades chinas denuncian que unos 14 millones de computadores en China fueron alcanzados por 73.000 IP extranjeros ( el IP, Internet Protocol, identifica a cada computador) de los cuales la mayoría eran de Estados Unidos. El vocero chino señaló que las direcciones IP no eran, en todo caso, una prueba suficiente pues era frecuente que para fines hostiles se utilizaran IP “secuestrados”.
La fricción entre ambos países sorprende por el momento en que tiene lugar. No hay nada realmente novedoso. La piratería pudo haber sido denunciada hace seis meses o en los próximos seis. La denuncia estadounidense ocurre cuando el Presidente Barack Obama empieza su segundo mandato y Xi Jinping se apresta a comenzar su década en el poder. Un nubarrón que puede dificultar las relaciones entre las dos mayores potencias mundiales.

Advertisements
%d bloggers like this: