Home > Uncategorized > Un tuit impacta la economía estadounidense

Un tuit impacta la economía estadounidense

April 25, 2013

“Última hora: dos explosiones en la Casa Blanca. Barack Obama está herido”. Un tuit improbable pero que provenía de una fuente prestigiosa: la Associated Press (AP), la principal agencia de noticias estadounidense. El tuit falso fue enviado, el martes 23, por un pirata que hackeó la cuenta Twitter de AP. El impacto fue instantáneo y la bolsa neoyorkina, más conocida como Wall Street, se fue a la baja. Las acciones del índice Dow Jones perdieron, en cuestión minutos, 145 puntos lo que equivale a 136 mil millones de dólares. Empresas como Microsoft y Apple perdieron del orden del uno por ciento de su valor. Más tarde, también en cuestión de minutos, recuperaron su valor original. En segundos el tuit había corrido como reguero de pólvora luego del phising, como se denominan a estas estafas informáticas. La supuesta nueva había sido retuiteada 4.700 veces y leída por muchos de los 1,9 millones de abonados de AP. Para calmar los nervios tuvo que intervenir la propia Casa Blanca donde Jay Carney, su vocero, señaló que: “El presidente está bien, acabo de estar con él”.
El pánico, aunque muy breve y sin mayores costos, dejó de manifiesta la imbricación entre Wall Street y las redes sociales. Los agentes financieros están a la caza de cualquier dato que afecta el valor de los bienes transables. Vigilan sus pantallas sin pestañar desde Twitter, publicaciones especializadas o la prensa abierta. Es un mundo cerrado, casi incestuoso, en que unos se alimentan de otros. Los periodistas tuitean noticias y rumores al igual que corredores dando origen a una danza circular en las redes sociales. Pero los que participan en este circuito conocen los riesgos. En realidad, la mayor caída, en este caso, provino de los programas computacionales El daño estaba hecho incluso antes que algún individuo procesara el famoso tuit. Los causantes fueron los programas conocidos como HFT (high-frequency trading, comercio de alta frecuencia) que también son llamados comercio algorítmico o como le dicen en Wall Street “algotrading”. En la práctica los HFT barren en forma sistemática una gran variedad de fuentes y calculan, en forma instantánea, el impacto económico de la información. Están programados para evaluar, sin dilación, el alcance de un desastre natural o incidente político mayor. Al mismo tiempo que se encienden las luces rojas de advertencia los HFT están diseñados para reaccionar sobre la marcha. Y eso fue lo que ocurrió con el tuit de AP que disparó los “algos” (algoritmos) antes que algún humano tomara cartas en el asunto. Así por un par de minutos entre las 10:08 y las 10:10 la principal plaza financiera del mundo estuvo manejada por computadoras. Algo que hasta ahora se pensaba que era propio de las novelas de ciencia ficción.

Advertisements
%d bloggers like this: