Home > Uncategorized > La amenaza de los gases de efecto invernadero.

La amenaza de los gases de efecto invernadero.

June 13, 2013

Hay consenso entre los científicos sobre el avance del calentamiento global y sus desastrosas consecuencias. Hay algún debate sobre las causas de este aumento de la temperatura atmosférica. Algunos, muy pocos, creen que es un fenómeno cíclico. La abrumadora mayoría estima que es el resultado de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) causadas por actividades humanas. El mayor daño y el grueso del gas emitido es el dióxido de carbono o CO2. Recién las mediciones de concentraciones de CO2 alcanzaron a las 400 partes por millón (ppm).

Esta cifra no dice nada por sí sola. Pero adquiere su dramatismo cuando se considera que en las últimas decenas de miles de años la concentración de CO2 ha oscilado entre 180 y 280 ppm. En los últimos cincuenta años el salto ha sido fenomenal, pasando a oscilar entre 280 y 400 ppm. En forma paralela y debido al aumento de los GEI la temperatura ha aumentado entre 2,5 y 3 grados centígrados. Hay científicos que trabajan con la hipótesis que una concentración de 550 ppm se traducirá en un aumento de tres grados. Según el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático de la ONU (PICC), el punto crítico se encuentra en las 450 ppm. Al ritmo actual, que muestra un aumento de 2,1 ppm por año, dicho nivel se alcanzará en tan solo 25 años. En la opinión de Ralph Keeling, que dirige el programa sobre emisiones de CO2 en el Scripps Institution of Oceanography de San Diego, “ estamos perdiendo rápidamente la posibilidad de mantener el clima por debajo del umbral que se creía tolerable”. Ese umbral son 350 ppm.

En algunos puntos del planeta ya se han alcanzado las 400 ppm. La última medición fue hecha en el monte Mauna Loa, en Hawai, en las que se toman muestras desde hace medio siglo. Vale decir en el Océano Pacífico donde corre aire limpio a miles de kilómetros de la costa y grandes ciudades. Esto lleva a proyectar que en las décadas venideras desaparecerán la mitad de las plantas y un tercio de las especies animales. Para el británico Lord Nicholas Stern, autor de un formidable estudio sobre el impacto económico del cambio climático, el mundo enfrentará enormes calamidades que obligarán a cientos de millones de personas a emigrar por la desertificación. En sus palabras: “El problema vendrá cuando intenten emigrar a nuevas tierras. Esto provocará conflictos armados con los que ya habitan en los lugares”. Las advertencias se multiplican y pese a que muchos gobernantes conocen el problema impera la inercia. El problema de las emisiones de GEI y su larga secuela de consecuencias es un asunto político. Son los pueblos y sus autoridades los que deben disminuir la quema de combustibles fósiles que saturan la atmósfera. Es claro que serán necesarias muchas “desgracias naturales” antes que en el mundo no tenga más opción que disminuir en forma seria las emisiones de dióxido de carbono.

Advertisements
%d bloggers like this: