Home > Uncategorized > Las virtudes de Nueva Zelanda

Las virtudes de Nueva Zelanda

July 26, 2013

Chile y Nueva Zelanda tienen una gran similitud geográfica. Aunque están separados 9.500 kilómetros de Océano Pacífico comparten la misma latitud. Las islas neozelandesas evocan la Región de Los Lagos y Chiloé. Además ambos países están sobre el Cinturón de Fuego del Pacífico por lo que ambos tienen volcanes, temblores y también grandes recursos geotermales. Y es en este punto donde surgen las grandes diferencias. Nueva Zelanda explota sus yacimientos y cubre casi 15 por ciento de la demanda de su matriz eléctrica a partir del vapor subterráneo. Chile, en cambio, con grandes reservas geotérmicas, no produce nada y debe importar combustibles fósiles cuyos precios van en continuo aumento.
Nueva Zelanda presenta una matriz energética envidiable con recursos inferiores a los chilenos. Las energías limpias renovables aportan el 74 por ciento de la electricidad y la meta es alcanzar el 90 por ciento para el 2025. Un estudio comparativo de los sectores energéticos de Nueva Zelanda y Chile, realizado bajo el auspicio de Naciones Unidas, manifiesta su estupor por la política chilena de descuido estatal del sector eléctrico y la privatización de las aguas. El trabajo realizado por consultores internacionales señala que si bien Chile mantuvo la propiedad de ENAP y Codelco “el sector eléctrico no recibió una designación similar de seguridad nacional, ni el control del agua fue retenido como bien nacional vital, pese a la gran dependencia del país en la generación hidroeléctrica”.
Otra gran diferencia entre ambos países señala el estudio de la ONU es que: “Tradicionalmente las preocupaciones ambientales no han sido incorporadas como una variable en el sector energético chileno”. Menos aún han sido tenido en cuenta las comunidades indígenas. En Chile el pueblo mapuche fue desposeído del grueso de sus tierras. Un hecho que está en la raíz de muchos de los conflictos con empresas madereras y agricultores. En Nueva Zelanda los maoríes son dueños de grandes territorios y muchos de los yacimientos geotérmicos se encuentran en sus tierras. Ello obliga al Estado y a las empresas a negociar con las comunidades e incorpóralos como socios en los emprendimientos. Así devengan dividendos de por vida que son depositados en fundaciones destinadas a la educación, salud y otras necesidades.
La cultura maorí, como la mayoría de los pueblos originarios, tiene una posesión colectiva sobre sus territorios y se definen a sí mismos como sus guardianes para entregarla a la próxima generación. Los maoríes constituyen 16 por ciento de los 4,6 millones de la población del país. Para velar por sus intereses están asociados en la Federación de Autoridades Maoríes que maneja recursos por unos 12 mil millones de dólares. La Federación participa en muchas de las iniciativas económicas de los nativos en el sector forestal, con 40 por ciento del total, en el pesquero con 35 por ciento, en el ganadero con 15 por ciento y en el energético con 10 por ciento de la geotermia.
A través de sus instituciones los maoríes han podido negociar frente al Estado y las empresas. Algo invaluable pues ha permitido un desarrollo relativamente armónico entre los nativos y el resto de la sociedad. El parlamento neozelandés cuenta con 120 parlamentarios de los cuales son 21 maoríes. La experiencia neozelandesa, donde también subsisten ciertas actitudes discriminatorias en sectores de la población de descendencia europea, muestra un modelo atractivo. Por su parte dirigentes maoríes siguen con el mayor interés los desarrollos en Bolivia, bajo la presidencia de Evo Morales, así como la lucha del pueblo mapuche y pascuense.

Advertisements
%d bloggers like this: