Home > Uncategorized > Prensa escrita y libre mercado

Prensa escrita y libre mercado

August 6, 2013

El reputado Washington Post cambiará de manos. La transacción marca un hito en la prensa mundial. De un diario familiar, que perteneció durante 80 años a los Graham, pasará a la propiedad de Jeff Bezos, el dueño de Amazon y uno de los hombres más rico de Estados Unidos. Los periodistas del medio, que cubre como ningún otro el poder político estadounidense, tienen a su haber 47 premios Pulitzer e investigadores de la estatura de Bob Woodward . Su historia está jalonada de situaciones notables. La campaña por esclarecer lo ocurrido en Watergate, en los años 70, ya es legendaria El comportamiento de Katherine Graham, la accionista mayoritaria, durante la investigación que contribuyó a la renuncia del Presidente Richard Nixon, en 1972 ,es ejemplar. El haber resistido grandes presiones políticas le valió halagos a los cuales respondió así : “Hubiera sido mucho más difícil bajar al quinto piso -donde se encontraba la sala de la redacción- para decirles que abandonaran el caso que hacer lo que hice: decirle a la gente Nixon que íbamos a seguir hasta las últimas consecuencias”.

Ese espíritu se mantuvo a través de los años. Edward Snowden, el analista de inteligencia asilado en Moscú, prefirió entregar sus revelaciones, sobre el espionaje de Estados Unidos, al relativamente conservador Washington Post antes que a su clásico y liberal rival el New York Times. Ello porque como lo dio a entender Snowden el diario neoyorquino era más vulnerable a las presiones gubernamentales. Para aplacar los temores de una posible pérdida de independencia Bezos adelantó que: “El deber de este diario es para con los lectores, no sus propietarios”. Una declaración valiosa pero compleja ante un medio, que como muchos de la prensa escrita, está en claro descenso económico.

Un diario es muchas cosas a la vez. Es una industria que depende de insumos y tecnología, es un medio de información y entretención que requiere lectores, es un negocio que debe atraer avisadores, es un servicio, y por cierto es un instrumento de influencia política. Esto último, en un medio ideal, se ejerce a través de las páginas editoriales. En la realidad muchos periódicos lo extienden al conjunto de la cobertura a través de sus criterios selectivos y sesgados.

Hay una contradicción vital entre diarios de calidad con periodismo investigativo de alto nivel frente a las demandas accionarias por mayores dividendos. El buen periodismo es caro. Destinar a periodistas de primera línea a investigar entuertos fiscales o empresariales durante meses tiene su precio. Entrometerse en los negociados ajenos es siempre riesgoso. Se pueden cometer errores en las apreciaciones y aunque todo lo investigado resulte exacto es seguro que siempre se herirán intereses y con ello se ganarán enemigos. Esto es muchísimo más complejo en países pequeños como Chile en que pocos manejan una proporción muy alta de la inversión publicitaria. Dicho en otras palabras los medios comunicación escrita difícilmente se pueden regir por las reglas de un mercado de libre competencia. Fue la experiencia del decano de la prensa mundial el The Times de Londres cuyo propietario Lord Northcliffe definía la noticia como “aquello que alguien en alguna parte, quiere su primer. Todo el resto es publicidad”. Que cambio a su dueño actual Rupert Murdoch que en una oportunidad modificó el clásico plata o plomo con la siguiente opción: “ Mire, usted puede tener un titular cada día o un balde de mierda cada día, ¿qué es lo que va a preferir?”

Bezos ha demostrado con Amazon que es un gran empresario. Ahora tendrá que probar, frente a la creciente competencia de la prensa virtual, que es capaz de hacer rentable a un medio sin sacrificar su calidad e independencia. Si lo logra inscribirá su nombre en los anales del periodismo.

Advertisements
%d bloggers like this: