Home > Uncategorized > El legado del general Giap

El legado del general Giap

October 17, 2013

Falleció uno de los generales que marcó el siglo XX. Se trata del general vietnamita Nguyen Vo Giap que entró a la historia como el vencedor de la guerra contra el colonialismo francés y, más tarde, contra Estados Unidos. De origines humildes Giap, originalmente un profesor de liceo, se formó en asuntos militares en China. Allí se convirtió en uno de los organizadores del ejército comunista que combatió contra la ocupación francesa. Después de una serie de derrotas, aprendió el sutil arte de la guerra popular prolongada que consiste en desgastar al enemigo, durante todo el tiempo necesario, hasta poder confrontarlo en batallas regulares. La clave es la paciencia. No en vano es una forma de guerra elevada a su máxima expresión por los asiáticos. Giap derrotó a los franceses en la batalla de Dien Bien Phu en 1954. Luego diseñó la estrategia de lucha contra la presencia de fuerzas de Estados Unidos que culminó en 1975. Su solo nombre levantaba el ánimo de sus soldados, quienes tenían plena fe en que los conduciría a la victoria.
Mao Tse Tung, en China, desarrolló el concepto de “guerra popular prolongada”. Lo de prolongado resulta evidente para una fuerza que parte con pequeñas unidades frente a un ejército regular bien equipado. Pasará un tiempo prolongado antes de que los insurgentes consigan asaltar el poder. Ello los obligará a una progresión que va desde zonas remotas. En las palabras de Mao, primero golpear a las fuerzas enemigas dispersas y aisladas, y luego a las fuerzas enemigas concentradas y poderosas. Tomar primero las ciudades pequeñas y medianas y las vastas zonas rurales, y luego las grandes ciudades. Esta estrategia es conocida como el “campo cerca la ciudad”. Tener por objetivo principal el aniquilamiento de la fuerza viva del enemigo y no el mantenimiento o conquista de ciudades o territorios. En cada batalla concentrar fuerzas absolutamente superiores. Dos, tres, cuatro y en ocasiones hasta cinco o seis veces las fuerzas del enemigo, cercar totalmente las fuerzas enemigas y procurar aniquilarlas por completo.
Frente a los franceses Giap cercó a las fuerzas francesas acantonadas en Dien Bien Phu. Los generales confiaron que los abruptos montes que rodeaban la ciudad impedirían el paso de los insurgentes. El mando vietnamita siguió la vieja máxima que por allí donde pasa una cabra montés también pasa un hombre, y por donde pasa un hombre pasa un regimiento.
Frente a Estados Unidos el cuadro fue diferente pues los vietnamitas, en estricto rigor, nunca los derrotaron militarmente. Un coronel norteamericano señaló este hecho a su contraparte norvietnamita en las conversaciones de Hanoi en 1975: “Usted sabe que nunca nos derrotaron en el campo de batalla”. Su interlocutor, también un coronel, le respondió: “Eso puede ser así, pero es irrelevante”. El oficial vencedor estaba en lo cierto. No importa quién domina el territorio, ocasiona más bajas y triunfa en un mayor número de combates. Por Vietnam pasaron más de tres millones de soldados estadounidenses y se empleó todo tipo de armas, incluidos elementos químicos, como el defoliante “agente naranja”. La derrota fue provocada por la opinión pública estadounidense que rechazaba masivamente la guerra y el colapso de la moral de sus tropas. Así, Giap demostró que una pequeña nación campesina, con una gran voluntad de lucha, era capaz de derrotar a la primera potencia mundial.

Advertisements
%d bloggers like this: