Home > Uncategorized > Xenofobia en Francia

Xenofobia en Francia

October 21, 2013

La deportación, desde Francia, de una niña gitana ha desatado una mega polémica política. La muchacha, Leonarda Dibrani de 15 años, fue detenida durante una salida con su curso de colegio. De inmediato fue embarcada en un avión, que constituyó el primer vuelo de su vida, y despachada a Kosovo para reunirla con su familia que había corrido la misma suerte un par de días antes.
El episodio indignó a numerosos jóvenes, especialmente escolares, que salieron a las calles a protestar en París y otras ciudades. Cuestionaban tanto la circunstancia del arresto como que se interrumpiese la escolaridad de Leonarda. El gobierno socialista del Presidente François Hollande fue acusado de adoptar actitudes xenofóbicas para aplacar la creciente popularidad de la extrema derecha. Para calmar los animos Hollande autorizó el retorno de Leonarda para que concluyese sus estudios. Pero debía hacerlo sola, pues el ingreso del resto de su familia estaba vedado. En realidad la oferta del primer mandatario no satisfizo a nadie. Leonarda y su familia la rechazaron de plano. Era obvio que la niña no se separaría de sus seres queridos para vivir sola en Francia. El conjunto del espectro político, incluido muchos socialistas, también rechazaron la propuesta que algunos motejaron de cínica.
Marine Le Pen, la líder del facistoide Frente Nacional (FN) declaró que el caso reflejaba “la ruptura total entre las preocupaciones de la casta en el poder y aquellas del pueblo”. Con ello aludía al 70 por ciento de respaldo, según las encuestas, a la deportación por parte de la población. Le Pen llamó a terminar con la política de frontaleras abiertas de la Unión Europea y volver a los viejos controles fronterizos nacionales. La derecha tradicional, por su parte, acusa a Hollande de golpear “de manera terrible” la autoridad del Estado. Esto en referencia a que las autoridades actuaron apegadas a la ley. Incluso el centrista François Bayrou declaró que “El Estado ha perdido completamente la brújula, decide un día una cosa y al siguiente exactamente lo contrario”.
El incidente ha hecho visible el enorme conflicto que vive Francia y otras naciones europeas. El auge del rechazo a ciertos inmigrantes es manifiesto y se expresa a través de la islamofobia o la odiosidad hacia los “sudacas”, por ejemplo, en España. En Francia el FN figura en las encuestas como el partido con mayores preferencias para las próximas elecciones europeas. Haciéndose eco de esta atmósfera el gobierno socialista se ha encargado, en lo que va corrido de este año, de erradicar a diez mil gitanos, de una población total estimada en veinte mil, de sus campamentos con la deportación de un gran número.
Numerosos gitanos provienen de Kosovo que fue parte de la ex Yugoslavia. Cabe recordar que Francia participó activamente de los bombardeos contra Serbia para proteger a los kosovares de un presunto peligro de exterminio. Para justificar el ataque de la OTAN, por primera vez al margen de una resolución de Naciones Unidas, Lionel Jospin, el Primer Ministro socialista de la época, declaró que “los valores mismos de la civilización están en juego”. En este aspecto no hubo divisiones entre la izquierda y la derecha gala, pues el Presidente Jacques Chirac describió la guerra en Kosovo como “una gran victoria para los derechos humanos, una gran idea, que se ha desarrollado paso a paso en este siglo, con reveses y tragedias a lo largo del camino”. Para Leonarda y muchos gitanos las expulsiones son experiencias tragicas. Pero la retórica humanitaria, de la década de los 90, que hablaba del “derecho a la intervención” para socorrer a los perseguidos ha sido acallada por la creciente xenofobia.

Advertisements
%d bloggers like this: