Home > Uncategorized > Ucrania se columpia entre Moscú y Bruselas.

Ucrania se columpia entre Moscú y Bruselas.

December 5, 2013

En Ucrania se libra una dura pugna entre Rusia y la Unión Europea (UE). Bruselas busca ampliar su zona de influencia mientras Moscú aspira conservar su antiguo glacis, como se llamaba a las áreas de influencia. Ello en un país políticamente dividido entre sus 45 millones habitantes. Las sucesivas elecciones muestran cierto empate en la lucha por el poder. El Este del país, donde está radicada la minería y la industria pesada, gravita hacia Moscú y, de hecho, la población habla ruso. El Oeste, en cambio, mira hacia Europa y aspira a una creciente integración a la UE.
El tira y afloja entre los dos polos culminó con el rechazo por parte del gobierno del Presidente Viktor Yanukóvich a un “Acuerdo de Asociación” con la UE. En Bruselas se subrayó que era la mejor oferta que podían realizar a Kiev. El gobierno ucranio no lo entendió así pues Yanukóvich precisó: “Ucrania hace sus propias opciones geopolíticas… mi convicción profunda es que nuestro gobierno debería entrar en una asociación con las naciones europeas como un socio en igualdad de condiciones, que debe ser respetado”.

Las palabras de Yanukóvich son poco convincentes pues pasó años negociando los términos de la Asociación. No es creíble que solo a último minuto descubrió que no eran satisfactorios. La razón del cambio fue una contraoferta de Moscú. Algo que en Occidente llaman “brutales presiones”. Hay que recordar que hasta 1991 Ucrania fue parte de la Unión Soviética, y que hoy Rusia busca mantener los lazos con las diversas repúblicas que integraban su campo. La UE prometía comercio e inversiones. Pero en lo inmediato Ucrania depende del gas y el comercio ruso. Una cosa son las perspectivas de mejor acceso al mercado europeo y otra es la realidad de los acuerdos aduaneros existentes con Rusia. Moscú hizo ver a Kiev que si abría sus fronteras a la UE se cerrarían sus beneficios actuales. Ello, según lo señaló el Presidente Vladimir Putin, para proteger a la industria rusa de la competencia europea. Estos factores terminaron por cargar la balanza a favor de los viejos aliados. En la práctica, de haberse cumplido las advertencias rusas Ucrania habría experimentado una crisis económica y energética.

La opción del gobierno ucranio enfureció a los partidarios de una relación más estrecha con los 28 países miembros de la UE. Ello ha dado pie a enormes manifestaciones de protesta y a una dura represión por parte de la policía. En el plano político los opositores intentaron hacer caer el gabinete a través de un voto parlamentario que no prosperó. Entre los sectores más radicales de la protesta destacan grupos nacionalistas de extrema derecha. Su consigna es “ Revolutzia, revolutzia “. Es decir un cambio de régimen pero por vías extraparlamentarias y sin vocación democrática. Algo que no calza con los ideales de tolerancia y respeto ciudadano proclamados por la UE. La polarización ucrania presenta no solo un dilema para la gobernabilidad del país sino que abre interrogantes sobre su futuro. Esto en un país en que un gobierno tras otro ha mostrado su incapacidad para satisfacer las demandas contradictorias de su población.

Advertisements
Categories: Uncategorized
%d bloggers like this: