Home > Uncategorized > La rebelión de los sargentos bolivianos

La rebelión de los sargentos bolivianos

May 1, 2014

Cientos de suboficiales bolivianos han salido a las calles en uniforme a protestar por lo que consideran un trato discriminatorio. Exigen que no se les trate como soldados de segunda clase. En su petitorio postulan que merecen beneficios y servicios equivalentes a los oficiales. El movimiento de los uniformados de los rangos inferiores, de las diversas ramas de la defensa, ha tenido buena acogida entre los sindicatos e incluso organizaciones sociales proclives al gobierno.

Hasta cierto punto los suboficiales han hecho suyo el discurso del gobierno del Presidente Evo Morales que subraya la condición plurinacional del Estado Boliviano. Muchos de la suboficialidad es de origen quechua y aymara. Los oficiales, en cambio, son de origen blanco o mestizos. Año tras año se subrayó la descolonización de las instituciones y fue promovido el valor de los pueblos originarios. Finalmente, el mensaje llegó a los cuarteles. Los uniformados señalan que el movimiento solo está motivado por reivindicaciones económicas y sociales. El suboficial Johnny Gil, presidente de la Asociación Nacional de Suboficiales y Sargentos de las Fuerzas Armadas, detalla que aspiran a “que las Fuerzas Armadas sean descolonizadas, se atienda nuestras necesidades de salud, educación y vivienda, en igualdad de condiciones para todos, se permita el ascenso de suboficiales y sargentos que tienen profesiones académicas… tenemos derecho a plantear peticiones para modernizar las fuerzas armadas, en igualdad de condiciones para todos sus integrantes”.

Justo Condori, representante de los Ponchos Rojos que agrupa a reservistas del ejército, advirtió “con tomar los cuarteles” si el presidente Morales no recibe y atiende a los militares movilizados pues, “existe discriminación, cuando yo era soldado tenía que desempeñar labores de albañil en la casa de generales, me obligaron a efectuar trabajos domésticos, me humillaron y así humillan a nuestros hijos a nuestros hermanos que sirven a la patria, esto tiene que cambiar”. Las palabras de Condori evocan la lograda expresión argentina del COLIMBA para aludir a los soldados. COLIMBA porque los soldados pasaban el tiempo COrriendo, LIMpiando y BArriendo. Algo que ha caracterizado a la mayoría de las fuerzas armadas de la región.

La reacción de las autoridades, en todo caso, fue dura. 715 de los suboficiales involucrados fueron pasados a retiro. El vicepresidente Álvaro García Linera afirmó que :“ Todo es viable en el marco de la institución y de la cadena de mando instituida, fuera de la cadena de mando, nada, hagan lo que hagan, nada será oído…La estructura armada no delibera, posee las armas, tiene el monopolio legal de las armas, por lo tanto no delibera. ¿Quiere deliberar? Tiene el derecho pero fuera de las Fuerzas Armadas, fuera de la Policía; sean ciudadanos, deliberen, marchen”, En todo caso el gobierno abrió el expediente de la reincorporación para quienes realicen una solicitud y hasta el momento 187 lo han logrado.

Las cifras de las fuerzas armadas bolivianas.

El país tiene diez millones de habitantes y los uniformados totalizan 29.679 efectivos. De los cuales 4.177 son oficiales y 4.551 suboficiales, en tanto que los soldados que realizan el servicio militar suman 20.951. En la actualidad las fuerzas armadas están en plano proceso de expansión y el ejército recibirá 5.476 nuevos efectivos para fortalecer unidades existentes y crear otras nuevas. La fuerza aérea recibirá 2.061 conscriptos adicionales y la marina 1.706. En estas circunstancias mal podrán prescindir de sargentos y suboficiales que deben encuadrar al nuevo contingente. Como referencia las fuerzas armadas chilenas totalizan 71.770 efectivos.

Advertisements
%d bloggers like this: