Home > Uncategorized > La guerra de Gaza

La guerra de Gaza

July 25, 2014

La “Operación Margen Protector”, lanzada por Israel contra Hamas hace más de dos semanas, ha derivado en una guerra abierta. El estado hebreo tiene en terreno a 75 mil efectivos. Hamas, por su parte, lucha con sus estimados 50 mil combatientes. Los muertos y heridos aumentan por decenas y centenas a diario. Israel saca partido a su absoluta superioridad de poder de fuego y recursos técnicos. Hamas presenta una tenaz resistencia explotando la movilidad de una vasta red de túneles y el conocimiento de cada palmo de terreno. Lo real es que la diminuta Franja de Gaza, con sus 1,8 millones de habitantes, está convertida en un campo de batalla. Las fuerzas armadas israelíes han declarado que 44 por ciento de la Franja es ahora una zona militarizada e insta a los civiles a abandonarla. Los atacantes buscan despejar un área de tres kilómetros desde la frontera israelí. Pero la Franja tiene un ancho que oscila entre cinco y nueve kilómetros.
El antagonismo entre Israel y Hamas alcanza todos los campos, incluida la apreciación sobre el curso de la guerra. Los comandantes israelíes señalan que han cumplido con sus objetivos iniciales: han dado con el grueso de los túneles y han degradado la capacidad de combate de sus enemigos. Ahora esperan la orden para asaltar el centro de mando y control de Hamas que estaría situado en el corazón de Gaza City.
Jaled Meshaal, el líder político de Hamas, declaró en Catar que las cosas iban bien para sus hombres que pueden resistir el asalto por un largo tiempo. Meshaal dijo que “En Gaza observamos que las fuerzas israelíes son lentas y torpes. Nuestra fuerzas son móviles y flexibles, incluyendo nuestros cohetes que pueden ser trasladados rápidamente de un lugar a otro”.
En las guerras como en las elecciones no hay perdedores. Lo que definitivamente no se vislumbra es un ganador. Ninguno de los dos bandos, por razones diferentes, puede sostener el conflicto por muchos días más. Los palestinos de Gaza habrán sufrido un feroz castigo. Pero Israel no podrá impedir que, como en el pasado, Hamas reconstituya su capacidad de combate y producción de cohetes. No por mucho repetirlo deja de ser cierto: el conflicto israelo-palestino no tiene una solución militar. El drama es que un arreglo político no aparece posible con los líderes actuales de ambos bandos. Los ultranacionalistas israelíes del gobierno de Banjamín Netanyahu han bloqueado todo intento serio de creación de un Estado palestino viable. Los islamistas de Hamas, por su parte, ni siquiera reconocen el derecho a existir de Israel. Este abismo es el que hace temer que esta guerra de Gaza concluirá sin resolver nada y, peor aún, habrá causado más dolor y odio.

Advertisements
%d bloggers like this: