Home > Uncategorized > La ruptura del mosaico iraquí.

La ruptura del mosaico iraquí.

August 16, 2014

Columnas de refugiados ascienden al monte Sinjar en el norte de Irak para salvar sus vidas. Huyen con lo puesto y lo que pueden cargar en sus brazos. Son cristianos, kurdos y  hazidis, entre otros.  Sus perseguidores son fundamentalistas islámicos que les ofrecen la siguiente opción: la conversión o la muerte.

Las fronteras del Medio Oriente se desdibujan a una velocidad inédita. Nadie previó que los fundamentalistas sunitas, agrupados en una nueva organización llamada Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS) que  ahora, para no fijarse límites,  se rebautizó como el Estado Islámico (EI,) lograría una notable cadena de victorias militares. Los yihadistas del EI han derrotado al ejército iraquí, han puesto a la defensiva a las fuerzas del gobierno sirio y vienen de asestar duros golpes a los kurdos, que presumían de una buena reputación militar.

Los avances de los adalides de la intolerancia religiosa islamista pusieron en jaque a Bagdad. El Primer Ministro Nouri Maliki fue depuesto recién, en lo que en los hechos fue un golpe de estado constitucional. Maliki, un chiíta,  no integró  a sunitas moderados y kurdos, y dado que sus tropas fueron incapaces de detener a los milicianos del IE fue removido. La tarea de Haider al-Abad, el nuevo primer ministro, será  formar una amplia alianza. Ello con la esperanza de desgajar a muchos sunitas laicos que fueron partidarios de Saddam Hussein pero que hoy luchan bajo la bandera negra del EI.

La tarea de Bagdad es dura. Los yihadistas imbuidos en su fe religiosa han mostrado una notable voluntad de sacrificio y combate. Además están fogueados en el campo de batalla  y cuentan con armamento de calidad. La experiencia de lucha la ganaron en Siria enfrentados al ejército del Presidente  Bashar al-Assad en la guerra civil que ya pasa de los tres años. Las armas las recibieron de Arabia Saudita y otros países que respaldan a los rebeldes opuestos al régimen de Damasco. Pero el grueso del arsenal proviene de Estados Unidos. En su desbande el ejército regular iraquí abandonó enormes cantidades de armamento que ahora es empuñado por las huestes yihadistas. En Washington deben decirse que cierto es aquello que quien siembra vientos cosecha tempestades. Dado que ahora deben reenviar asesores militares  para enfrentar las armas que dejaron atrás. 

El mosaico iraquí. 

Irak es una clásica invención colonial  que en su época mereció el siguiente comentario del profesor M.E. Yapp, de la Universidad de Londres: “El Estado de Irak fue un accidente de guerra. Fue  creado por Gran Bretaña al final de la Primera Guerra Mundial uniendo tres provincias del Imperio Otomano. Muchos iraquíes no lo deseaban y muchos británicos tenían dudas”.

 

Los 31 millones de iraquíes se dividen en árabes chiítas, un 60 %;  árabes sunitas, un 25 %; kurdos, un 12 %; le siguen los asirios entre los que se cuenta un gran número de cristianos pero fruto de las persecuciones su número no cesa de disminuir. También hay turcomanos y los yazidis entre otras etnias menores.

Advertisements
%d bloggers like this: