Home > Rusia, Ucrania, Unión Adanuera, Vladimir Putin > El impacto de las sanciones a Rusia

El impacto de las sanciones a Rusia

September 5, 2014

Las turbulencias del conflicto ruso ucraniano llegan a Chile. Los combates en  Ucrania entre pro rusos y el ejército de Kiev reverberan en la esfera comercial.  En su afán por detener el apoyo de Moscú a los autonomistas del Este del país Occidente fijó una serie de sanciones a bancos e industrias rusas. Ante esto el Presidente Vladimir Putin firmó un decreto, el 6 de agosto, prohibiendo por un año las importaciones de alimentos y productos agrícolas  provenientes de Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá, Australia y Noruega.

Estas restricciones son una clara perdida para muchos de los países alcanzados por el decreto. Pero, como no, abren un apetitoso mercado para una serie de países y en particular para Chile, Brasil y Argentina entre otros. En el caso de chileno habrá demanda para carne de cerdo, pollos, frutas y en especial salmones que reemplacen la oferta noruega. En concreto los salmoneros criollos podrán casi triplicar sus exportaciones a Rusia de tres mil toneladas mensuales hasta unas ocho mil. Brasil y Argentina han declarado que están dispuestos a suplir la demanda con pollos, carnes y otros productos agrícolas.

El entusiasmo exportador latinoamericano  despierta inquietudes en la Unión Europea (UE) que teme  la pérdida de mercados. Sus diplomáticos señalan que Chile y otros no deben lucrar ante las circunstancias actuales. Más bien deben solidarizar con la defensa de la integridad territorial ucraniana amenazada por Rusia.  Es un argumento es elevado a nivel mundial por  Bruselas que advierte del peligro de los precedentes.  Todos los países invocan principios superiores para justificar sus acciones. En los hechos el régimen que hoy gobierna Kiev es producto de una rebelión contra un gobierno democráticamente electo, aunque más tarde se realizaron elecciones. El conflicto en Ucrania es una lucha por el balance de poder, librado por Occidente frente a Rusia que intenta recomponer su zona de influencia a través de la llamada Unión Aduanera. El asunto es agravado por la heterogeneidad de la población ucraniana. En la zona donde se libran los combates hay un alto porcentaje de ruso parlante que se identifican con Rusia antes que con la UE. Lo mismo ocurría en Crimea que fue anexada por Rusia en marzo. Así el choque librado en Ucrania responde a los intereses políticos y económicos de Occidente frente a los rusos.

Ante ello lo países latinoamericanos, al igual que los beligerantes, deben velar por sus respectivos intereses.  De entrada Brasil, China India y Sudáfrica han solidarizado con Rusia, que también integra el grupo llamado BRICS,  contra la aplicación de sanciones. En un mundo de intereses cada país tiene el derecho y el deber debe hacer valer sus principios y conveniencias.

.

.

 

Advertisements
%d bloggers like this: