Home > NSA > El misterioso ciberataque contra Sony

El misterioso ciberataque contra Sony

January 2, 2015

El ciberataque  de los computadores de Sony es el último round de un conflicto que nació con la propia Internet. En este caso el FBI acusa a Corea del Norte de la operación ilegal destinada a amedrentar a los estudios cinematográficos. Todo por “The Interview”, una película satírica  en la que un par de periodistas intentan asesinar al dictador norcoreano  Kim Jong-un.  El asunto no debió pasar a mayores pero Sony, una empresa japonesa, decidió no exhibir  la película en las grandes cadenas de cine. Ante ello intervino el Presidente Barack Obama, elevando el tema a la esfera de la seguridad nacional , manifestando : “Yo creo que Sony ha cometido un error…Nosotros no podemos tener una sociedad donde un dictador  puede imponer una censura aquí a los Estados Unidos”.

La inquietud  de Washington ante semejante vulnerabilidad es grande. Ello porque desde hace mucho que  desarrolla  sus capacidades en el campo de la  criptografía,  que consiste en la capacidad de  codificar y descodificar mensajes para ponerlos a salvo de ojos maliciosos. Gobiernos y empresas invierten cantidades sustantivas para asegurar la privacidad de sus comunicaciones y bases de datos.  La National Security Agency (NSA) dispone,  junto a su cuartel general, de una enorme central especializada en criptografía que es  conocida como Crypto City.  Durante mucho tiempo fue tan secreta que se decía que NSA correspondía a Not Such Agency (No existe tal agencia). Las cosas cambiaron después de las masivas revelaciones de Edward Snowden, que trabajó en ella.  En 2013 la Agencia contaba con un presupuesto de diez mil millones dólares, el doble que el total del gasto de defensa chileno. El departamento de cripto análisis recibió 34,3 millones de dólares el año pasado. En estas materias  colabora  con el grupo conocido como los Cinco Ojos integrado por  Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.  Entre ellos son capaces de controlar  prácticamente todo el tráfico que circula por las redes cibernéticas.  Ello no solo para proteger sus contenidos sino que  desencriptar las comunicaciones y  bancos de datos  del resto de los países. La meta de Cinco Ojos es que el mundo no guarde secretos para ellos. Hay programas específicos cuyos nombres anodinos ya despiertan sospechas. Es el caso como el JPEL, lista conjunta de efectos prioritarios,  que contiene los nombres y la información de los individuos destinados a ser exterminados en Afganistán.  En algunos casos se precisa que basta solo la captura. Entre los blancos figuran  talibanes y también narcotraficantes que aportan fondos a los yihadistas.  Cualquier dato referente a la fatídica lista que aparece en  el mundo virtual  es captada por JPEL facilitando la búsqueda de los señalados.

El ciber-vandalismo

Obama calificó el ataque a Sony como un acto de ciber-vandalismo. Según algunas investigaciones los hackers recorrieron una intrincada ruta a través de computadores  que incluirían a Singapur, Tailandia, Italia, Bolivia, Polonia y Chipre. En todo caso las evidencias públicas aportadas por el FBI,  que acusan a Corea del Norte, no son concluyentes. Hay analistas que estiman que todo fue obra de hackers entre los que se contaba al menos una ex funcionaria de Sony recientemente despedida.  La encriptación  es el empleo de sofisticadas formulas matemáticas para proteger las redes  y bancos de datos.  Dada la enorme importancia de las  transacciones realizadas  en el ciber espacio y de los datos almacenados se requiere de complejas barreras de ingreso entre las que destacan contraseñas y dispositivos electrónicos cifrados. Pero lo que los algoritmos  no pueden garantizar es la lealtad de los que elaboran las fórmulas.  Además todo lo que haga un matemático  siempre habrá otro que lo pueda vulnerar.

Advertisements
%d bloggers like this: