Home > Televisión > EEUU : crisis en la TV.

EEUU : crisis en la TV.

February 12, 2015

Un gran escándalo sacude al mundo mediático en Estados Unidos.  Brian Williams,  el más popular de los conductores de noticias, fue suspendido sin goce de sueldo por su cadena, la NBC,  por seis meses. Fue sancionado por exagerar  un incidente  ocurrido en 2003 en Irak. El periodista  contó que volaba en un helicóptero que fue alcanzado por fuego enemigo y tuvieron que aterrizar en el medio del desierto. Recién ahora se estableció que el aparato alcanzado no fue el suyo sino que uno que volaba más adelante. Como suele ocurrir a medida que pasaba el tiempo Williams agregó detalles que agrandaban el peligro corrido.   La exageración aludía a una experiencia personal pero no distorsionó la cobertura de lo que ocurría en Irak. Algo que llevó al agudo humorista Jon Stewart, del famoso  del Daily Show, a ironizar: “Finalmente alguien es responsabilizado por engañar a los estadounidenses durante la guerra de Irak”.  La suspensión fue impuesta luego que  Williams admitió en su programa Nightly News que: “Cometí un error al recordar acontecimientos ocurridos hace doce años…quiero disculparme”.  La cadena NBC ha iniciado una investigación interna para determinar si hubo otras inexactitudes.

La televisión es una industria cuyos ingresos dependen del volumen de sus audiencias. En lo que toca a los rostros en los noticieros su mayor activo es la credibilidad. En una encuesta telefónica Williams había caído del puesto 23, entre las personas en quien  los estadounidenses más  confían, al 835.  Una encuesta telefónica mostró que 40 por ciento de los consultados ha perdido su confianza en el periodista y  estiman que debe renunciar. 35 por ciento piénsalo contrario.   Steve Burke, director ejecutivo de la NBC,  fue lapidario: “Con sus acciones Brian  ha dañado la confianza que millones de americanos tienen en las noticias de la NBC. Su comportamiento es inexcusable y la suspensión es severa y corresponde”.

El nerviosismo  de la NBC es comprensible. Los grandes noticieros de la televisión abierta  pierden audiencias. En 1985 tenían 48 millones de espectadores. En 2013 la cifra había caído casi a la mitad, con 24,5 millones. La caída entre los jóvenes que recurren a una diversidad de medios para mantenerse al día es, proporcionalmente,  mucho mayor. Apenas un 15 por ciento de los jóvenes encuestados habían escuchado de Williams.  En este sector la mayor fuente de información no son los rostros consagrados sino que las redes sociales. Fue precisamente a través de tuiter que un miembro de la tripulación del helicóptero abatido, en el que no viajaba Williams el que desató el escándalo. El tripulante escribió con ironía que no recordaba haberlo visto a bordo de su nave. Luego se sumaron otros veteranos que cuestionaban la versión del periodista. Todo un signo de los tiempos: las redes sociales derriban a un icono de la gran prensa establecida.

Con la velocidad que cae un coco.

Es un decir que la confianza crece con la lentitud con la que crece una palmera pero se la pierde con la velocidad que cae un coco. Williams asumió la conducción de Nightly News en 2004. En los últimos meses las emisiones contaban con una audiencia de más de diez millones de espectadores. La más alta de todos los canales abiertos. Desde que estalló el escándalo, en pocos días, un 27 por ciento desertó las emisiones.

Advertisements
%d bloggers like this: