Home > guerra, Ucrania > Ucrania sufre derrota estratégica.

Ucrania sufre derrota estratégica.

February 19, 2015

“La  guerra civil es a la guerra exterior lo la guerra es a la paz”, eso pensaba Heródoto el historiador griego cinco siglos AC. Ucrania muestra que la máxima sigue vigente. Luego de firmar un cese al fuego, el sábado con la tinta todavía fresca, se libró la más sangrienta de las batallas de los diez meses de guerra. Kiev buscaba retener la ciudad Debáltseve, un estratégico cruce de  caminos y  vías férreas que unen las provincias rebeldes Lugansk y  Donetsk , ahora autoproclamadas repúblicas independientes.

Las fuerzas independentistas pro rusas lograron una victoria decisiva. Los rebeldes cercaron  y luego ocuparon la plaza desalojando unos ocho mil soldados ucranianos.  Kiev buscó presentar la debacle de la forma menos dolorosa posible.  El Presidente ucraniano  Petró Poroshenko aplaudió el desempeño de sus tropas pues demostraron: “La verdadera cara de los bandidos y separatistas que son apoyados por Rusia”.  Aunque el  mandatario  admitió la derrota, en forma implícita, al señalar  que los soldados salieron con su armamento pese a que los separatistas habían reclamado que los militares dejaran el armamento en la localidad

Por su parte el Presidente ruso Vladimir  Putin  restregó la derrota en la cara de sus adversarios. Aludiendo a Debáltseve dijo: “Por supuesto  que es doloroso perder, especialmente cuando se pierde no frente a un ejército regular  pero frente a hombres que hasta ayer  eran mineros o camioneros”. Con esta declaración Putin subrayaba dos puntos: el carácter local de los rebeldes, desmintiendo la presencia de tropas rusas, y, el segundo, la incapacidad militar de las fuerzas armadas ucranianas.

Una paradoja de esta guerra es que todos los protagonistas coinciden en los grandes objetivos. Todas las partes dicen estar a favor de la paz. Concurren en que no hay una solución militar. Además se declaran partidarios de la integridad territorial de Ucrania. A Moscú no le interesa hacerse de dos republiquitas o anexar los territorios. Su objetivo es  mantener una gravitación decisiva sobre el conjunto de Ucrania con la meta primordial que ésta no pase a la esfera occidental. Para el gobierno de Kiev ha llegado la hora de la verdad y esa es que no tiene la capacidad de imponer una solución militar.

La ruta de salida de una la guerra, que ha dejado más 5.700 muertos, fue la iniciada por la Presidenta alemana Angela Merkel y el Presidente francés François Hollande. El cese al fuego fue un primer paso. El siguiente serán laboriosas negociaciones diplomáticas. Es una ruta compleja y plagada de obstáculos. Pero es, sin duda, la mejor opción para detener la matanza y destrucción.

Lecciones de la gran batalla.

La resonante derrota ucraniana en Debáltseve cambia el balance militar entre los bandos en pugna. A tal punto que hace irrelevante la tentación de Washington  de facilitar  armamento letal  a sus aliados en Kiev.  El núcleo duro del ejército ucraniano estuvo comprometido en la batalla y no pudo frente a los rebeldes. Tampoco tuvo la capacidad de socorrer a los  miles de soldados cercados. Ello debilita la mano del Presidente Poroshenko que debe olvidar una salida bélica. Está por verse que impacto político tendrá para su presidencia los graves errores de apreciación cometidos. Los rebeldes, por su parte, están eufóricos y querrán consolidar su independencia  o un estatus lo más próximo a ella. Moscú ha demostrado que mantiene su hegemonía en la región.

Advertisements
%d bloggers like this: