Home > Irán, Israel > Israel e Irán se enfrentan por Washington.

Israel e Irán se enfrentan por Washington.

March 5, 2015

Hay quienes señalan, con cierta malicia, que Israel es una estrella más en la bandera de Estados Unidos. Aunque una estrella de seis puntas los intereses de israelíes son considerados al mismo nivel que las estrellas de cinco puntas que representan a los 50 estados. Es insólito que Benjamín Netanyahu  haya presentado, ante ambas cámaras del parlamento,  su oposición a un acuerdo entre Washington y Teherán para congelar el programa nuclear iraní. Un cuestionamiento frontal al Presidente Barack Obama, el responsable de la política exterior del país.

Netanyahu, como el resto del mundo, tiene razón de alarmarse con la proliferación de  armas nucleares. Aunque la autoridad moral de Israel en este campo es poca. Es el primer estado que ha fabricado bombas atómicas en el Medio Oriente. Pese a todo Estados Unidos y otros países hacen bien en frenar la proliferación de la peor de las armas de destrucción masiva

En Israel abundan las acusaciones que Netanyahu utiliza la amenaza de Irán para fines electorales. La situación económica ha gravitado en su contra de cara a las elecciones que tendrán lugar en algunos días. Para fortalecer su campaña ha buscado fijar el eje en los temas de defensa que son su fuerte. Más allá de las tácticas electorales lo que muchos israelíes temen es un cambio en la estrategia de Washington.

Estados Unidos no ha podido lograr sus objetivos políticos, por la vía de las armas, en Irak y Afganistán. La conclusión es que el Pentágono no tiene la capacidad de imponer su voluntad sobre sus adversarios en el campo de batalla. No gana las guerras que se eternizan lo que equivale a perderlas. La lección aprendida fue aplicada en Siria donde no ha intervenido con tropas terrestres. La estrategia actual consiste en ayudar a sus aliados para mantener un equilibrio que le sea favorable pero sin comprometer efectivos. En este cuadro un acuerdo con Irán ayuda a la estabilidad en Irak, Siria y Afganistán. Esto no supera el antagonismo entre los chiítas que gobiernan Teherán e Irak y los sunitas que son dominantes en el resto del mundo árabe. Pero es más fácil negociar con Irán que con Al Qaeda y el Estado Islámico.  En este esquema Israel pierde protagonismo como el aliado principal de Estados Unidos. Pasaría a ser un socio más, predilecto sin duda, pero uno en el rompecabezas del Medio Oriente.

La postura de Netanyahu es comprensible desde la perspectiva de la percepción del interés nacional de su país.  Pero Israel no tiene la capacidad militar para atacar con éxito a Irán y  destruir sus instalaciones nucleares. Entonces exige que lo haga Estados Unidos que ya ha aplicado duras sanciones económicas a Teherán. Son éstas las que forzaron a los iraníes a negociar.  Si Washington  no está dispuesto a mandar tropas a Siria menos lo hará en Irán. Con toda lógica Obama afirma que es preferible un acuerdo político con los iraníes. La alternativa es mantener status quo que podría acelerar la fabricación de armas nucleares. A finales de marzo concluyen las negociaciones y el mundo sabrá si Teherán se abre a inspecciones amplias y sorpresivas.

Sabotaje al programa nuclear iraní.

La central atómica  iraní de Bushehr, construida por Rusia, recibió en 2010 una descarga de “malware” o gusanos de  un virus especialmente diseñado, por Estados Unidos e Israel,   llamado Stuxnet. El daño causado por el virus fue considerable.  Fue el primer caso de un ataque cibernético tan elaborado contra un blanco específico. Un virus informático es el arma selectiva por definición. Ataca un blanco sin ocasionar daño a las personas y, en teoría, queda confinado al sistema atacado. Se estima que el programa atómico iraní sufrió grandes atrasos.

Advertisements
%d bloggers like this: