Home > CIA, Estado Islámico > La CIA y su nuevo enfoque

La CIA y su nuevo enfoque

March 12, 2015

John Brennan, el director de la CIA, anunció la semana pasada una reestructuración mayor de la agencia de espionaje estadounidense. Cada cierto tiempo la CIA realiza cambios drásticos en sus estructuras. Ellos son importantes dada su gravitación e injerencia a nivel internacional. Brennan señaló que  “No quiero solo ser parte de una agencia que informa sobre los incendios en el mundo, y el colapso de diversos países y sistemas”. De sus palabras se deduce que desea una participación más activa en los conflictos. Es esta voluntad de estar más presente en los campos de batalla la que le ha acarreado dificultades. En Estados Unidos hay quienes llaman a la CIA las tropas del Departamento de Estado. Con lo que quieren decir que son las que realizan las operaciones de política exterior. Más allá de apreciaciones burocráticas la CIA participa en bombardeos realizados mediante aviones no tripulados, drones,  y en el apoyo a facciones combatientes.

Brennan y las CIA han salido muy mal parados luego de un informe senatorial sobre la aplicación metódica de torturas, secuestros de personas y lugares secretos de detención. Además de mentir sobre presuntos éxitos logrados gracias a  las torturas. El propio Brennan reconoció que los métodos empleados eran “horrorosos”. Pero la admisión no le impidió anunciar un cambio, quizás el más importante, que consistirá terminar con la separación entre los agentes operativos y los analistas. En la gran mayoría de los servicios de inteligencia hay departamentos distintos que separan  a los que interpretan la información para convertirla en inteligencia de quienes actúan sobre su base. El motivo para mantenerlos distantes es que quienes analizan no se involucren en las operaciones. Eso para asegurar mayor objetividad y frialdad en el análisis. Algo que ayuda a no cometer errores en terrenos resbaladizos donde hay pocas certezas. Uno de los mayores errores de la inteligencia militar chilena durante la dictadura fue no ejercer esta separación. Los que recababan información eran los mismos que luego ejecutaban las misiones. Una vez que llegaban a una conclusión en la fase indagatoria ya estaba firmada la sentencia.

Una de las novedades en la CIA es la creación de una nueva ala destinada a la innovación digital. A juicio de Brennan las ciberamenazas y el empleo de tecnología digital jugarán un papel determinante en los conflictos futuros. Señaló que quienes no anticipen esta situación corren el riesgo de sufrir la misma suerte que la empresa Kodak que no supo reaccionar a tiempo.

Fallos de inteligencia.

Las limitaciones de la inteligencia occidental quedaron claras durante la guerra en Afganistán. Marc Gerecht, quien trabajó para la CIA, en el Medio Oriente durante nueve años, criticó hace algún tiempo a la agencia por “burocrática, no le gusta asumir riesgos, y su programa de contraterrorismo en el Medio Oriente es un mito” Otro funcionario con experiencia en la región declaró: “Probablemente la CIA no tiene un solo funcionario calificado, que hable árabe y haya vivido en el Medio Oriente, que pueda pasar por fundamentalista. Y menos que se presente de voluntario para pasar años con una comida atroz y sin una mujer en las montañas de Afganistán”. Otro agente agregó: “Operaciones que impliquen diarrea como forma de vida simplemente no se ejecutan”. Quizás esto explique por qué Estados Unidos fue tomado por sorpresa por la ofensiva del  Estado Islámico que el año pasado arrasó con el ejército iraquí.

Advertisements
%d bloggers like this: