Home > Uncategorized > Brasil: Petrobras de motor a ancla.

Brasil: Petrobras de motor a ancla.

April 9, 2015

La formidable empresa petrolera brasileña, Petrobras, en un momento el símbolo del auge del país hoy es su mayor dolor de cabeza.  Ello en el marco de un oscuro panorama económico. La economía está en punto muerto con un crecimiento nominal de 0,1 por ciento en 2014. El real se devalúa frente al dólar aumentando el costo de la deuda externa contraída en la moneda estadounidense. El fin del ciclo de altos precios de materias primas implica menos recursos por las exportaciones. En este contexto la explotación petrolera flaquea pese a las millonarias inversiones de la última década. Para completar el cuadro esto ocurre cuando las demandas sociales dejan poco espacio de maniobra al gobierno para el manejo de sus recursos.

Pese a lo anterior la Presidente Dilma Rousseff defiende el rol de la petrolera nacional a brazo partido: “Lo que está en juego en esta lucha en defensa de Petrobras y del pre-sal (yacimientos de crudo) es nuestra soberanía, el futuro de nuestro país y de la educación”. Rousseff recordó que su gobierno estableció que 75 por ciento de los recursos de los royalties petroleros serán destinados a la educación. En este punto la mandataria tiene un apoyo mayoritario:  61 por ciento de los brasileños  encuestado se pronunció contrario a la privatización de la empresa.

La situación de Petrobras es tan precaria que  corren rumores de una cesación de pagos de sus deudas. En primer lugar arrastra una formidable deuda que recién este año comenzara a rendir frutos mediante una mayor producción Pero para desdicha de Petrobras el petróleo ha caído a niveles que no compensan los costos de extracción del enorme yacimiento de pre-sal en aguas profundas. Quizás más serio que el precio del barril, que volverá a subir, es el daño causado por denuncias fundadas de corrupción a escala faraónica. Las estimaciones de la sustracción de recursos, por la vía de sobrefacturar obras, oscilan entre los diez y los treinta mil millones de dólares. Dineros que fueron al oficialista Partido de los Trabajadores y otros. Por cierto que una buena cantidad quedó en las cuantas de ejecutivos y políticos. En lo que toca a Rousseff  niega haber sabido de la gigantesca  corrupción. Una encuesta reciente muestra que 84 por ciento de los brasileños simplemente no le cree. Entretanto han comenzado a llover las demandas judiciales de los inversionistas internacionales, que financian 43 por ciento del programa de inversiones, fondos de pensiones y bancos, que estiman que les han defraudado: En el último año, la ADR ordinaria de Petrobras -la más negociada en la Bolsa de Nueva York -tuvo una desvalorización de 48,6 por ciento.

Hace solo algunos años los ejecutivos de Petrobras adelantaban que la empresa estaría entre las más valoradas en el mundo. Hoy es la más endeudada de todas.

El espejismo petrolero

 

En 2007 el futuro sonreía a Brasil que crecía a un promedio de 4 por ciento anual. La bonanza parecía asegurada pues ese año fue descubierto uno de los grandes yacimientos, Tupi,  a unos 340 kilómetros frente a las costas de Río de Janeiro. Tupi forma parte de una franja de más de ochocientos kilómetros, situada a gran profundidad, que podría contener hasta 150 mil millones de barriles de petróleo. Hay, sin embargo,  un pero porque el crudo no está a la mano sino que a dos kilómetros bajo el agua y  luego es necesario perforar kilómetros de sales, rocas y otros sedimentos. Los costos son formidables. El banco suizo UBS pronóstico que se requieren  inversiones del orden de 600 mil millones de dólares en plataformas, buques, oleoductos, equipos e infraestructura. El país ha conseguido enormes recursos en el extranjero  y parte fue destinada a su propósito industrial y otra a financiar la política.

.

Advertisements
%d bloggers like this: