Home > Uncategorized > Bolivia a la carga

Bolivia a la carga

May 7, 2015

Fue la hora de Bolivia para descargar sus argumentos. La Paz apuntó en dos direcciones. La primera fue subrayar la plena competencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ)  para atender a sus reivindicaciones marítimas. En las palabras del agente boliviano Eduardo Rodríguez: “Esta demanda entra sin posible discusión en la base de la competencia que Bolivia invoca”. Remiro Brotóns, por su parte dijo que Bolivia no presentaba ante la corte un diferendo territorial, por lo que no podemos dejar que el Tratado de 1904 se use como “ácido corrosivo” para romper la competencia de la CIJ”.

 La segunda  línea de argumentos apuntó al fondo de las pretensiones paceñas. De entrada sus representantes reiteraron que no tocarían la trinchera defensiva chilena: el Tratado de Paz y Amistad de 1904. En cambio aludieron a una serie de memos y notas posteriores al mismo. El ex Presidente Carlos Mesa, en su condición de agente, señaló que: “La promesa de negociar el acceso con plena soberanía a Bolivia al mar fue manifestada en diversos compromisos jurídicos, incluyendo en 1920, el memorándum Matte de 1926, el intercambio de notas de 1950, el memorándum de Truco 1961, la declaración de Charaña de 1975. Las diversas declaraciones de la Organización de Estados Americanos, las múltiples declaraciones y propuestas del propio Chile”. Rodríguez agregó la llamada Agenda de 13 puntos, de 2007, en que figuraba el interés boliviano por recuperar su cualidad marítima y enrostró que “Chile reafirmó una y otra vez que con independencia de lo dispuesto en el tratado de 1904 negociaría este acceso de plena soberanía por parte de Bolivia al mar”.

El cortocircuito entre ambos países está a la vista. Bolivia ve en cada oportunidad en que se abordó el tema marítimo una suerte de promesa de acceso al Pacífico. Para Chile fueron  tratativas que pudieron desembocar en algo pero que no prosperaron y, por lo tanto, son parte de la historia y lo que rige es el Tratado de 1904 que fija las fronteras y el acceso boliviano al mar a través de puertos chilenos. Si cada encuentro bilateral en que se debata un tema establece derechos, aunque no se logre acuerdo,  se fija  un precedente complejo. Es preferible para los países a los cuales se le exigen concesiones abstenerse de abordar los temas en litigio. El  diálogo no equivale a reconocer algún derecho. La argumentación boliviana conlleva el riesgo de alejar más aún a Chile. En el futuro la diplomacia chilena querrá evitar el riesgo que  los intercambios sean invocados como base para los llamados derechos expectaticios.

Quién tiene la razón

Todo candidato en campaña asegura que ganará. Lo mismo pasa con los bandos en los alegatos en La Haya. Cada parte se felicita por su sólido cometido. Pero en definitiva todo depende del criterio de los jueces. Lo más probable es que rechacen la petición chilena de declararse incompetentes. Otra cosa es lo que resuelvan sobre el fondo del asunto, el acceso soberano de Bolivia al Pacífico. Para eso faltan  muchos alegatos y mucha lluvia caerá en Holanda.

Advertisements
Categories: Uncategorized Tags: , ,
%d bloggers like this: