Home > Uncategorized > Cómo murió Osama bin Laden

Cómo murió Osama bin Laden

May 15, 2015

La versión  oficial sobre la  muerte de Osama bin Laden, a manos de un comando estadounidense, hace cuatro años en Pakistán, siempre despertó dudas. ¿Cómo fue descubierto su paradero? No era creíble que el jefe de Al Qaeda fuera ultimado en vez de atrapado para extraerle valiosa información. Ahora Seymour Hersh, un icono del periodismo investigativo de Estados Unidos, da una versión que contradice de lleno a lo declarado por la Casa Blanca.

Hersh, en un extenso artículo  publicado en la London Review of Books, señala que lejos de rastrear al arquitecto del atentado de las Torres Gemelas, el 11-S-2001, el más buscado líder terrorista estaba en manos del ISI, el servicio de inteligencia paquistaní, que lo mantenía recluido en una villa en Abbottabad desde el 2006. Bin Laden estaba enfermo y prácticamente invalido. Por ello el ejército paquistaní mantenía un médico con la misión de asistirlo. Fue este doctor quien proporcionó muestras de ADN para probar al Presidente Barack Obama que no había posibilidades de error. Obama no daba luz verde para su eliminación hasta que tuviera certeza de que estaban tras el hombre buscado. El riesgo de la misión era grande y si se equivocaban de blanco el costo político resultaría enorme.

La versión de Hersh, cuya carrera está jalonada por denuncias trascendentales como la  de la masacre de Mi Lay en Vietnam y las torturas en Abu Ghraib en Irak, desmiente mucho e los mitos echados a correr por la CIA que se presenta como la que logró dar con el enemigo número uno de los Estados Unidos. La Agencia popularizó la idea de que gracias a numerosos interrogatorios, en los que aplicó la tortura en forma metódica, obtuvo la información que le permitió armar el rompecabezas. Ya un comité del Senado norteamericano había establecido que la tortura no había servido de nada para el fin buscado. Ahora Hersh va más lejos y señala que la CIA recibió la información de manos del ISI.

Los paquistaníes mantenían a bin Laden como un rehén frente a los talibanes en Afganistán y otros grupos yihadistas. En un momento en que vieron amenazados sus relaciones con Estados Unidos, en especial el flujo de ayuda militar y económica, decidieron entregar al codiciado prisionero. Lo hicieron con la condición que lo mataran durante el asalto de los Navy Seals. Era necesario sellar sus labios, entre otras razones,  por lo que podía contar sobre el apoyo que le brindaba Arabia Saudita.

Las teorías conspirativas.

Qué evidencia tiene el mundo de la muerte de bin Laden: ninguna. Salvo una foto en que Obama, Hillary Clinton, Robert Gates y otros altos funcionarios en la Casa Blanca miran con cara de asombro. ¿Qué miran? Es un misterio.  Jamás se presentó un video o imágenes de bin Laden tras su muerte. La versión oficial dice que lo lanzaron al mar desde un helicóptero. Esto no mereció mayores interrogantes en la gran prensa norteamericana.

Las revelaciones de Hersh, en cambio, han desatado un escándalo. Se le acusa de caer en una teoría conspirativa y carecer de pruebas y fuentes confiables. Solo cabe notar que lo planteado por Hersh parece más sólido que la versión oficialista que atribuye a la tortura un papel central en la captura y muerte del líder terrorista.

Advertisements
%d bloggers like this: