Home > machismo, misoginia > La misoginia yihadista

La misoginia yihadista

June 11, 2015

Mujeres y  niñas secuestradas por el Estado Islámico (EI), en Siria e Irak, son vendidas como esclavas en mercados. Así lo denuncia Zainab Bangura, responsable de Naciones Unidas para investigar la violencia sexual. En su opinión  lo que ocurre en ambos países “es una guerra que se libra en los cuerpos de la mujeres”. Bangura relató la suerte de  un centenar de muchachas yazidis, una minoría religiosa,  que “fueron llevadas a una pequeña casa donde fueron desnudadas y lavadas”. Luego fueron exhibidas frente a un grupo de hombres que decidían sobre cual era valor de la mujer que deseaban adquirir como esclava. Bangura narra el caso de una chica de 15 años que fue seleccionada por un hombre cincuentón, un jeque como se hacen llamar los comandantes.  Otras son ofrecidas en matrimonio a voluntarios extranjeros que ingresan al EI. “Así atraen a los  jóvenes varones: tenemos mujeres para ustedes, vírgenes con las que pueden casarse” señaló la diplomática

Si alguien alguna vez mereció el calificativo de fundamentalista, en un sentido literal, es el mulá Mohamed Omar, el líder espiritual talibán que vive en la clandestinidad,  quien declaró que su meta era: “Recrear los tiempos del profeta (…) Queremos vivir la vida como la vivió el profeta hace 1400 años”. La plana mayor del EI comparte esta visión: así, por ejemplo, Abu Muhammad al-Adnani,  el vocero del EI, llamó a los musulmanes en los países occidentales a “romper con piedras los cráneos de los infieles…a envenenarlos, a destruir sus cultivos” todas alusiones a métodos señalados en los antiguos textos coránicos. Pero no excluyó técnicas contemporáneas como “atropellarlos con un vehículo”. Para que no quedaran dudas sobre las intenciones dijo: “Nosotros conquistaremos vuestra Roma, romperemos vuestras cruces y haremos esclavas a vuestras mujeres…Venderemos  a vuestros hijos  en el mercado de esclavos”.  Las denuncias  muestran que no era un discurso retórico.

Es una costumbre tan criminal como antigua el que los vencedores consideren a las mujeres como parte del botín de guerra.  Pero en el caso de los yihadistas la misoginia es total como lo  expresa el mulá Omar: “Por su naturaleza la mujer es un ser débil y vulnerable a la tentación (…) Una mujer que deja su casa para ir a trabajar, en forma inevitable tomará contacto con hombres extraños. Y, como lo muestra la experiencia en los países occidentales, éste es el primer paso hacia la prostitución”. Es una paradoja que quienes pontifican a favor de la pureza femenina incurran en violaciones, la esclavitud sexual  y otros comportamientos  aberrantes.

Agresiones contra las mujeres.

Aunque parezca increíble, la violación y el abuso contra las mujeres no estaban tipificados como un crimen de guerra. Durante mucho tiempo la vejación sexual era catalogada como un crimen contra la propiedad (del marido). Recién el año 2006 la Corte Penal Internacional (CPI) incorporó los crímenes sexuales como crímenes de guerra. La jurisprudencia internacional define la violación como: “Una invasión física de naturaleza sexual, cometida contra una persona bajo circunstancias coercitivas. La violencia sexual no se limita a la invasión física de un cuerpo humano y puede incluir actos que no impliquen la penetración o contacto físico”.

Advertisements
%d bloggers like this: