Home > Africa, bomba demográfica, inmigrantes > Cecil, el león que “mató” inmigrantes.

Cecil, el león que “mató” inmigrantes.

August 6, 2015

Es un decir en periodismo que una noticia mata a otra. Un escándalo acaparará titulares hasta la llegada del siguiente que lo “mata”. Las audiencias adoran las historias de animales. El caso del león Cecil, muerto de un flechazo por un cazador estadounidense en Zimbabue, captó el interés público en asuntos mundiales. La indignación recordó el repudio suscitado por el monarca español Juan Carlos I que abatió un elefante.

Sobre Cecil se supo tenía un hermano llamado Jericó y también seis cachorros. Se temió sobre la suerte de esta parentela huérfana de su protector. Ahora se sabe que Jericó cuida de las crías. Buena noticia, además que toda la batahola ahuyentará a nuevos aventureros en busca de trofeos de caza.

Todo ello ocurre mientras miles inmigrantes árabes y africanos tratan de arribar a Europa. En lo que va corrido del año han muerto unas dos mil personas ahogadas en el Mediterráneo. Noche tras noche cientos de jóvenes buscan ingresar desde Calais, en Francia, a Gran Bretaña a través del Eurotúnel. David Cameron, el Primer Ministro británico, aludió a los millares, quizás unos tres mil aspirantes a asilo,  como un “enjambre” que amenazaba el país. La derecha populista inglesa exige el despacho del ejército para proteger las fronteras.

De lo que se sabe un gran número de los que pretenden entrar a Inglaterra son refugiados que huyeron de sus países en guerra. 20 por ciento proviene de Siria. Sus vidas corrían peligro en sus países natales. Pero a diferencia de Cecil poco se sabe de sus familias. Pero es claro que desesperadamente necesitan trabajo. Hoy los puestos escasean en Francia y en la Europa austral. Las posibilidades de empleo son mejores en el Reino Unido. Los alienta la esperanza, como a cientos de miles de migrantes latinoamericanos, de tener un ingreso que les permita enviar remesas a sus seres queridos. Con suerte amasar un pequeño capital para algún día, cuando las condiciones lo permitan, volver a sus terruños. Estos inmigrantes, como lo muestran varios estudios, son un aporte neto a la economía que requiere mano de obra joven no calificada. Pese a ello un sector de la prensa los presenta como una carga para los servicios sociales Londres estudia una ley que penará con cinco años de cárcel a quien arriende una vivienda a personas que están sin sus documentos de inmigración en regla. Una encuesta mostró que 80 por ciento de los británicos es partidario de endurecer las leyes migratorias y las que permiten la entrega de beneficios sociales. En todo caso un número mucho mayor de inmigrantes prefiere Alemania y Suecia.

La bomba demográfica

El ritmo de crecimiento de la población europea y africana es dispar: en África se cuentan nueve niños menores de diez años por cada persona de la tercera edad. En Europa, la población de menos de diez años es idéntica a la de mayores de sesenta. En África la tasa de natalidad es de seis hijos por mujer contra 1,5 en Europa. En cuanto a los migrantes, la población clave es la que tiene entre 15 y 24 años. En 1960 había 52 millones de africanos en esta franja, en 1980 eran 91 millones, y el 2000 eran 170 millones, se estima que para el 2025 serán 275 millones.

Advertisements
%d bloggers like this: