Home > Uncategorized > Refugiados dividen a la Unión Europea.

Refugiados dividen a la Unión Europea.

September 4, 2015

El reciente flujo de refugiados e inmigrantes ha desnudado a la Unión Europea (UE).   Las grandes crisis tienen la virtud de mostrar cómo son las cosas más allá de la retórica. Ante la llegada cientos de miles de buscadores de asilo, lo que algunos llaman un fenómeno de “proporciones bíblicas”, la UE se ha mostrado incompetente y dividida en cuanto a cómo proceder.

La corriente de los que huyen por sus vidas y de la miseria era previsible. Nadie podía saber su exacta magnitud. Pero los campos de refugiados en Jordania, Turquía y otros países del Medio Oriente albergaban números crecientes de personas. Los gobernantes de la UE y su burocracia tuvieron el tiempo para preparar planes para la contingencia. Prefirieron ignorar el tema dejando el peso a los países de primera línea como Grecia e Italia, entre otros. No asumieron su responsabilidad, por tratados internacionales suscritos, de preparar la recepción de refugiados provenientes de Siria, Irak, Afganistán, Libia, Somalia y Yemen países abatidos por la violencia.

El insólito desorden de la UE está dictado por las fuerzas políticas xenófobas que ganan fuerza en su seno. Es popular acusar a los necesitados de representar un peso económico que deteriora los estándares de vida. Algo que varios estudios demuestran que es inexacto. Dado que la edad de la abrumadora mayoría de los refugiados es inferior a los 30 serán una beneficiosa inyección a una fuerza laboral que envejece. Están, claro, los prejuicios y el racismo que tiene profundas raíces culturales en el viejo continente. Pero la UE, como el resto del mundo, deberá aceptar que en la era de la globalización son necesarias respuestas globales a las que ninguna nación puede sustraerse. En la reacción de sectores nacionalistas de mentalidad estrecha predomina una visión egoísta y de corto plazo. Son rerflejos conservadores, transversales en la diversas capas sociales, que se aferran a lo conocido y rechazan la diversidad en todos los campos. Los movimientos migratorios, aún sin refugiados, en nada afectan a la inmensa riqueza europea.

Desde una perspectiva política la UE, que mostró incoherencias e incapacidad a lo largo de la inconclusa crisis griega, enfrenta hoy un reto monumental. Su prestigio como un ente político capaz de actuar como un todo está cuestionado. El “camión de la vergüenza”, en Austria en que perecieron asfixiados 71 refugiados, los miles de ahogados en el Mediterráneo exigen a los europeos una respuesta dinámica y humanitaria. Nunca hasta ahora hubo más refugiados y desplazados, ya suman unos 60 millones. Es una crisis humana, de personas de carne y hueso, que llegan a las puertas de la UE. Del trato que reciban dependerá el respeto y la credibilidad de los europeos.

El modelo alemán.

Una vez más Angela Merkel, la canciller alemana, muestra sus condiciones de liderazgo con la voz más clara frente a la crisis. Merkel ha dicho que su país está preparado para considerar unas 800 mil solicitudes de asilo. Precisó que los sirios, que constituyen 20 por ciento de los solicitantes, tendrán la primera opción. Andrea Nahles, la ministra de economía, declaró “Necesitamos trabajadores adicionales en muchas áreas de la economía alemana. Queremos aprovechar esta situación y abrir oportunidades para que los refugiados vengan aquí legítimamente a una nueva y mejor vida en Alemania”. Nahles estimó que el costo de absorción entre albergues, cursos de idioma y aprendizaje de oficios oscilaría entre1,8 mil y 3,3 mil millones euros. Una cifra modesta en la perspectiva “bíblica”.

Advertisements
%d bloggers like this: