Archive

Posts Tagged ‘Al Qaeda’

Londres y lecciones del terrorismo.

March 28, 2017 Comments off

 

Un ciudadano británico en un auto y armado con un cuchillo de cocina paralizó el corazón de la capital inglesa. Fue un   “lobo solitario” inspirado por el Estado Islámico (EI). Sin armas de fuego o explosivos causó cuatro muertes e hirió a cuarenta personas, muchos de ellos turistas que cruzaban el puente Westminster sobre el Támesis. El atentado fue menos letal que algunos vividos por Francia y Bélgica. Pero consiguió un notable éxito en cuanto a notoriedad. Detuvo el funcionamiento del Parlamento y forzó a que Theresa May, la Primera Ministra, fuese evacuada de emergencia del edificio.

En tiempo real la policía ignora si está ante un ataque concertado en varios puntos, como ocurrió en la matanza  en París en noviembre de 2015. En consecuencia no tiene otra opción que imaginar el cuadro más negativo y actuar en consecuencia. El EI  reivindicó la acción. Pero no es claro si tuvo alguna participación directa en ella. La organización yihadista tiende a atribuirse acciones realizadas por individuos  que actúan por cuenta propia.

Los británicos cuentan con servicios de inteligencia del más alto nivel e invierten en ellos más que ningún otro país europeo. Están dotados con una muy avanzada tecnología para la intercepción de comunicaciones. A la par  disponen de una vasta red agentes e informantes que vigilan a los sospechosos. Esto no es ningún secreto y por lo mismo quien  busque atentar en el Reino Unido tendrá más dificultades que en otros países del viejo continente. De entrada es una isla en la cual es más fácil controlar las fronteras frente al ingreso de personas y explosivos.  Además la tenencia de armas de fuego está estrictamente controlada.

Es difícil detectar a un Khaled Massoud  que arrienda el vehículo, no lo roba, que no busca obtener armas de fuego o explosivo y así no deja rastros que despierten la suspicacia policial. La paradoja radica en que mientras más complejos son los métodos de detección de los Estados más simples son los métodos empleados por elementos terroristas.  En la actualidad los yihadistas son los principales causantes de ataques destinados a causar el mayor número de bajas, por eso se les llama atentados catastrofistas. Algo que fue iniciado en grande por Al Quaeda con el secuestro de aviones del 11-S-2001. Al catastrofismo sumaron una segunda característica también presente en Londres: el atacante era un suicida. Como dice un proverbio chino: el que no teme ser descuartizado en mil pedazos  no teme desmontar al emperador.  Frente a quien busca morir  en su empeño no funcionan las medidas disuasivas que aplican para el grueso de los mortales.  Existe consenso que es difícil detener un ataque suicida una vez que está en curso.

La inteligencia británica señala que desarticuló  trece atentados en la fase preparatoria desde 2013. Un éxito conseguido gracias a la cooperación con las comunidades de donde provienen los potenciales yihadistas. La mejor política es trabajar con los dirigentes comunitarios antes que presionar o amedrentarlos. Nunca se tendrá una seguridad total. En todo caso la mejor garantía es una sociedad que entiende y participa en la lucha contra fanáticos religiosos que asesinan a sus compatriotas.

Advertisements

Siria: el comienzo del fin de la guerra.

March 17, 2016 Comments off

Moscú anunció el retiro de sus fuerzas militares de Siria. Las cámaras captaron el despegue de bombarderos que volvían a sus bases en Rusia. Allí les esperaban ceremonias de bienvenida con familiares de los uniformados despachados al país árabe. El momento escogido por el Presidente Vladimir Putin para reducir su participación en el conflicto no podía ser más oportuno. Lo hizo luego de tres semanas de una cesación de hostilidades que pocos creyeron que duraría tanto. Además a las puertas de las conversaciones de paz en Ginebra entre la oposición y el gobierno del Presidente Bashar al Assad. Así Rusia disminuye su presencia, luego de cinco meses de bombardeos contra los enemigos de Damasco, desde una posición fuerza y tras haber logrado parte importante de sus metas declaradas. Sus objetivos fueron neutralizar los esfuerzos occidentales, incluida Turquía y Arabia Saudita entre otros, que aspiraban a imponer un gobierno sunita afin a sus intereses. También era importante dar un golpe a  los islamistas que figuran  entre las amenazas que preocupan al Kremlin. Se estima que unos dos mil yihadistas rusos combaten junto a las organizaciones fundamentalistas islámicas.

Rusia ha impuesto sus condiciones frente a Occidente. John Kerry, el secretario de Estado norteamericano, aceptó que la salida de Assad no era un prerrequisito. En sus palabras: “Estados Unidos y nuestros aliados no buscamos el así llamado cambio de régimen”. Moscú y Washington coinciden que no hay una salida militar al conflicto que ya cumplió cinco años. La solución será diplomática pero determinada por la correlación de fuerza militar en el terreno. Y es en ese plano que Rusia considera que ha fortalecido sus posiciones lo suficiente como para sentarse a negociar. La memoria de la intervención soviética en Afganistán está fresca aún. Allí el Ejército Rojo fue desangrado y aunque no perdió militarmente su intervención fue un fracaso. Hecho que gravitó en la caída y desmembramiento de la Unión Soviética.

Dada la sangre derramada en Siria: más de 300 mil muertos según algunas estimaciones, unos once millones de personas desplazadas, la mitad de la población, es difícil visualizar un arreglo aceptable para la mayoría sunita y los aluitas (chiítas) encabezados por Assad. Hay quienes creen que a la larga el país terminará dividido entre ambas facciones y los  kurdos que buscan su independencia. Ello sin considerar que la amenaza yihadista del Estado Islámico, Al Qaeda  y otras organizaciones sigue muy presente. Una  salida posible es la creación de una federación que dé a las partes la mayor autonomía posible. En todo caso cualquier fórmula aceptada por todos será un progreso ante la situación de violencia actual.

Los refugiados sirios.

El retiro ruso tomó por sorpresa a Occidente. Ello porque muchos en Estados Unidos y Europa creían  que  Moscú tenía interés en convertir a los refugiados sirios, unos cuatro millones, en un arma. Fue lo que declaró el general norteamericano Philip Breedlove, comandante supremo de la OTAN.  Los bombardeos rusos, según esta teoría, buscaban  aumentar el número de refugiados que marcharan rumbo a Europa. Ello para  causar dificultades sociales y políticas que debilitaran a los gobiernos europeos. Los hechos desmienten esta especulación pero ponen de relieve el abismo de confianza entre Washington y Moscú.

Refugiados dividen a la Unión Europea.

September 4, 2015 Comments off

El reciente flujo de refugiados e inmigrantes ha desnudado a la Unión Europea (UE).   Las grandes crisis tienen la virtud de mostrar cómo son las cosas más allá de la retórica. Ante la llegada cientos de miles de buscadores de asilo, lo que algunos llaman un fenómeno de “proporciones bíblicas”, la UE se ha mostrado incompetente y dividida en cuanto a cómo proceder.

La corriente de los que huyen por sus vidas y de la miseria era previsible. Nadie podía saber su exacta magnitud. Pero los campos de refugiados en Jordania, Turquía y otros países del Medio Oriente albergaban números crecientes de personas. Los gobernantes de la UE y su burocracia tuvieron el tiempo para preparar planes para la contingencia. Prefirieron ignorar el tema dejando el peso a los países de primera línea como Grecia e Italia, entre otros. No asumieron su responsabilidad, por tratados internacionales suscritos, de preparar la recepción de refugiados provenientes de Siria, Irak, Afganistán, Libia, Somalia y Yemen países abatidos por la violencia.

El insólito desorden de la UE está dictado por las fuerzas políticas xenófobas que ganan fuerza en su seno. Es popular acusar a los necesitados de representar un peso económico que deteriora los estándares de vida. Algo que varios estudios demuestran que es inexacto. Dado que la edad de la abrumadora mayoría de los refugiados es inferior a los 30 serán una beneficiosa inyección a una fuerza laboral que envejece. Están, claro, los prejuicios y el racismo que tiene profundas raíces culturales en el viejo continente. Pero la UE, como el resto del mundo, deberá aceptar que en la era de la globalización son necesarias respuestas globales a las que ninguna nación puede sustraerse. En la reacción de sectores nacionalistas de mentalidad estrecha predomina una visión egoísta y de corto plazo. Son rerflejos conservadores, transversales en la diversas capas sociales, que se aferran a lo conocido y rechazan la diversidad en todos los campos. Los movimientos migratorios, aún sin refugiados, en nada afectan a la inmensa riqueza europea.

Desde una perspectiva política la UE, que mostró incoherencias e incapacidad a lo largo de la inconclusa crisis griega, enfrenta hoy un reto monumental. Su prestigio como un ente político capaz de actuar como un todo está cuestionado. El “camión de la vergüenza”, en Austria en que perecieron asfixiados 71 refugiados, los miles de ahogados en el Mediterráneo exigen a los europeos una respuesta dinámica y humanitaria. Nunca hasta ahora hubo más refugiados y desplazados, ya suman unos 60 millones. Es una crisis humana, de personas de carne y hueso, que llegan a las puertas de la UE. Del trato que reciban dependerá el respeto y la credibilidad de los europeos.

El modelo alemán.

Una vez más Angela Merkel, la canciller alemana, muestra sus condiciones de liderazgo con la voz más clara frente a la crisis. Merkel ha dicho que su país está preparado para considerar unas 800 mil solicitudes de asilo. Precisó que los sirios, que constituyen 20 por ciento de los solicitantes, tendrán la primera opción. Andrea Nahles, la ministra de economía, declaró “Necesitamos trabajadores adicionales en muchas áreas de la economía alemana. Queremos aprovechar esta situación y abrir oportunidades para que los refugiados vengan aquí legítimamente a una nueva y mejor vida en Alemania”. Nahles estimó que el costo de absorción entre albergues, cursos de idioma y aprendizaje de oficios oscilaría entre1,8 mil y 3,3 mil millones euros. Una cifra modesta en la perspectiva “bíblica”.

Cómo murió Osama bin Laden

May 15, 2015 Comments off

La versión  oficial sobre la  muerte de Osama bin Laden, a manos de un comando estadounidense, hace cuatro años en Pakistán, siempre despertó dudas. ¿Cómo fue descubierto su paradero? No era creíble que el jefe de Al Qaeda fuera ultimado en vez de atrapado para extraerle valiosa información. Ahora Seymour Hersh, un icono del periodismo investigativo de Estados Unidos, da una versión que contradice de lleno a lo declarado por la Casa Blanca.

Hersh, en un extenso artículo  publicado en la London Review of Books, señala que lejos de rastrear al arquitecto del atentado de las Torres Gemelas, el 11-S-2001, el más buscado líder terrorista estaba en manos del ISI, el servicio de inteligencia paquistaní, que lo mantenía recluido en una villa en Abbottabad desde el 2006. Bin Laden estaba enfermo y prácticamente invalido. Por ello el ejército paquistaní mantenía un médico con la misión de asistirlo. Fue este doctor quien proporcionó muestras de ADN para probar al Presidente Barack Obama que no había posibilidades de error. Obama no daba luz verde para su eliminación hasta que tuviera certeza de que estaban tras el hombre buscado. El riesgo de la misión era grande y si se equivocaban de blanco el costo político resultaría enorme.

La versión de Hersh, cuya carrera está jalonada por denuncias trascendentales como la  de la masacre de Mi Lay en Vietnam y las torturas en Abu Ghraib en Irak, desmiente mucho e los mitos echados a correr por la CIA que se presenta como la que logró dar con el enemigo número uno de los Estados Unidos. La Agencia popularizó la idea de que gracias a numerosos interrogatorios, en los que aplicó la tortura en forma metódica, obtuvo la información que le permitió armar el rompecabezas. Ya un comité del Senado norteamericano había establecido que la tortura no había servido de nada para el fin buscado. Ahora Hersh va más lejos y señala que la CIA recibió la información de manos del ISI.

Los paquistaníes mantenían a bin Laden como un rehén frente a los talibanes en Afganistán y otros grupos yihadistas. En un momento en que vieron amenazados sus relaciones con Estados Unidos, en especial el flujo de ayuda militar y económica, decidieron entregar al codiciado prisionero. Lo hicieron con la condición que lo mataran durante el asalto de los Navy Seals. Era necesario sellar sus labios, entre otras razones,  por lo que podía contar sobre el apoyo que le brindaba Arabia Saudita.

Las teorías conspirativas.

Qué evidencia tiene el mundo de la muerte de bin Laden: ninguna. Salvo una foto en que Obama, Hillary Clinton, Robert Gates y otros altos funcionarios en la Casa Blanca miran con cara de asombro. ¿Qué miran? Es un misterio.  Jamás se presentó un video o imágenes de bin Laden tras su muerte. La versión oficial dice que lo lanzaron al mar desde un helicóptero. Esto no mereció mayores interrogantes en la gran prensa norteamericana.

Las revelaciones de Hersh, en cambio, han desatado un escándalo. Se le acusa de caer en una teoría conspirativa y carecer de pruebas y fuentes confiables. Solo cabe notar que lo planteado por Hersh parece más sólido que la versión oficialista que atribuye a la tortura un papel central en la captura y muerte del líder terrorista.

El fracaso de Al Qaeda

September 17, 2013 Comments off

Al Qaeda, la organización fundamentalista islámica responsable de los atentados del 11-S-2001, ha dado nuevas instrucciones a sus militantes. Su líder Ayman al-Zawahri, ha ordenado a sus huestes a dejar de atacar a otros musulmanes y no provocar incidentes en países donde pueden operar con cierta libertad.
Los jihadistas de Al Qaeda, que están embarcados en una guerra santa contra los impíos, han vivido con una contradicción vital. Por una parte están comprometidos en una lucha contra las potencias foráneas que intervienen en el Medio Oriente con Estados Unidos e Israel a la cabeza. Pero al mismo tiempo combaten a los regímenes árabes y las fuerzas políticas que consideran colaboracionistas o contrarias a sus designios. En los hechos Al Qaeda es responsable por la muerte de millares de árabes chiitas en Irak. Un alto porcentaje de los atentados terroristas suicidas perpetrados por su hombres apuntaban a minar la hegemonía de sus rivales religiosos. Muchos de los ataques han sido contra mezquitas repletas de fieles ocasionando regueros de muerte y dolor.
Tras 12 años del 11-S-2001 Zawahri, el sucesor de Osama bin Laden, admite en forma implícita el fracaso de su estrategia. De una parte ha sufrido grandes reveses a manos de Estados Unidos y una serie de estados que han mermado su militancia. Pero más importante aún ha sido la pérdida de su capacidad de convocatoria. La impopularidad de sus acciones se ha traducido en crecientes dificultades de reclutamiento. Ahora con bases muy disminuidas Zawahri propone volver a la “dawa”, o el trabajo misionero de adoctrinamiento para conseguir nuevos adeptos
La propuesta para Al Qaeda es obrar con mayor pragmatismo. Zawahri señala: “En lo que toca al ataque a los aliados de Estados Unidos la situación varia según el lugar. El principio básico es evitar el conflicto con ellos, excepto en aquellos países en la que la confrontación resulta inevitable…nuestra lucha es larga y la jihad necesita bases seguras”. En cuanto a otras corrientes religiosas musulmanas instruyo a no atacar mezquitas y mercados frecuentados por mujeres y niños u hombres desarmados. Esta directiva reconoce, en los hechos, que el nombre de Al Qaeda ha perdido mucho prestigio en el mundo islámico y que los salafistas se encuentran aislados. Al Qaeda tardo una docena de años en descubrir que las guerras, y en especial las insurgencias, se ganan en las mentes y los corazones y no a punta de bombas que asesinan a diestra y siniestra.

El juicio a Manning interesa a todos.

August 12, 2013 Comments off

El soldado estadounidense Bradley Manning enfrenta numerosos cargos por violar reglamentos militares. Si es encontrado culpable de todas las acusaciones podría recibir una condena de cárcel de más de un siglo. Alguien podría creer que Manning asesinó, torturó o fue partícipe de una masacre. Su delito fue entregar documentos clasificados como confidenciales a WikiLeak que las difundió al mundo. Era información que incomodó a las autoridades en Washington. Entre las filtraciones figuraba un video que muestra dos periodistas de la agencia Reuters, tomado desde el helicóptero norteamericano, desde el cual fueron acribillados junto a ciudadanos iraquíes. El artillero confundió al grupo por insurgentes. Y, claro, están los millares de documentos de correspondencia, entre las embajadas y el Departamento de Estado, que irritaron tanto a los diplomáticos como a los criollos aludidos haciendo juicios sobre sus pares que mejor hubiesen quedado bajo reserva.
En el transcurso del juicio Youssef Aboul-Enein, un asesor del Pentágono, acusó a Manning de ayudar a Al Qaeda con sus revelaciones. Al presentar a las tropas estadounidenses dando muerte a civiles facilitaba la agitación a sus enemigos. En las palabras del experto las filtraciones “generan un ambiente propicio para el reclutamiento, para la recolección de fondos, y para el apoyo a Al Qaeda frente a sus audiencias”.
Manning no reveló posiciones de tropas estadounidenses ni tampoco planes operativos que, de alguna manera, pusieran en peligro la vida de sus compañeros de armas. En consecuencia las acusaciones en su contra son administrativas e ideológicas. Sus acusadores buscan probar que obró buscando notoriedad. El acusado dice que lo hizo para alertar a sus compatriotas de los abusos cometidos.
Esta polémica evoca los orígenes del periodismo. En 1854 Rusia y Gran Bretaña estaban en guerra por la Península de Crimea. Los británicos eran comandados por el reputado lord Raglan, que era la caricatura del flemático oficial inglés. Fue secretario del duque de Wellington y perdió un brazo en la batalla de Waterloo: se lo amputaron sin anestesia, y al concluir la operación dijo: “Traigan mi brazo. En un dedo hay un anillo que mi mujer puso allí”. Como era habitual los oficiales británicos se preocuparon de su bienestar e ignoraron la suerte de la tropa. Pero hubo un testigo clave, William Russell, a quien se reconoce como el primer corresponsal de guerra propiamente tal. Russell cubría el conflicto para el Times de Londres, y despachó informaciones como ésta: “Llevaron a Crimea un chef francés, sirvientes indios, vastas reservas de buenos vinos, sus perros de caza y en algunos casos a sus esposas”. Gracias al telégrafo, pudo despachar sus informes sobre la ineptitud de la conducción militar: “La administración es infame. ¿Puede creer que no hay camas para los enfermos (…) los hombres pasan frío. Los soldados solo tienen una manta de reglamento. Por lo tanto, invierten el orden de las cosas y se visten con todo lo que tienen para acostarse…”.
Las desgarradoras crónicas de Russell impactaron a los británicos. Lord Raglan montó en cólera y, como ahora frente a Manning, declaró que los despachos del corresponsal exponían a sus tropas y eran un regalo para el enemigo. Finalmente, la pluma pudo más que la espada y Raglan y el ministro de Defensa renunciaron. No solo eso, la toma de conciencia del descuido de las tropas sirvió de base para una profunda reforma del ejército británico. Una mirada retrospectiva muestra que Russell había servido bien a su país y a las propias fuerzas armadas. Las denuncias de Manning y Edward Snowden bien podrán ayudar a Estados Unidos y al conjunto de la comunidad internacional.

Espionaje y cierre de embajadas

August 9, 2013 Comments off

Estados Unidos cerró sus embajadas y consulados en una veintena de países de Africa y Asia. La medida fue justificada por la intercepción de mensajes al mas alto nivel de Al Qaeda. Esta es la versión entregada a la prensa estadounidense en Washington. En estas circunstancias solo cabe creerle o no a las autoridades pues no hay posibilidad de una verificación independiente.
Hay, sin embargo, algunos elementos que despiertan suspicacia. En primer lugar los servicios de inteligencia a veces protegen sus fuentes hasta límites absurdos. Durante la Segunda Guerra mundial los ingleses no interfirieron con los bombardeos contra la ciudad de Coventry para no alertar a los alemanes que habían descifrado sus comunicaciones. Proclamar a los cuatro vientos que captaron los mensajes entre el líder máximo de Al Qaeda Ayman al-Zawahiri, y el responsable de su filial en la península Arábiga, Nasir al-Wahishi, es cerrar, desde ya, una vía que no debe haber sido fácil detectar.
Luego está la señal política de debilidad que da Estados Unidos, imitado en algunos países por Gran Bretaña, Francia y Alemania. Al cerrar sus representaciones diplomáticas, que siguen protegidas por policías locales, se concede un éxito gratuito a sus adversarios. Es llamativo que se permita filmar a los aviones que despegan con el personal evacuado con destino a Alemania. Hace pensar en una operación con fines deliberados antes que medidas de seguridad preventiva. Este tipo de muestras de aparente debilidad conllevan riesgos pues pueden inducir a sus enemigos a conclusiones erróneas. Salvo que esa sea la intención. Vale la pena recordar las reflexiones de Osama bin Laden luego del revés sufrido por Washington en octubre del 2003 en Mogadiscio. Allí fueron derribados dos helicópteros Black Hawk y muertos 18 soldados norteamericanos. Al respecto bin Laden comentó: “Al salir de Afganistán nosotros esperábamos una guerra larga contra los norteamericanos, porque pensábamos que eran como los rusos. Nos ha sorprendido su baja moral y hemos comprendido que se trata de un tigre de papel y que bastan algunos ataques para desarmarlos. Después de algunos golpes, ellos olvidaron que eran el líder mundial, el líder del nuevo orden mundial, y partieron llevando sus cadáveres y su derrota vergonzosa”.

Forzar el cierre de embajadas y consulados son palabras mayores. Muchas personas que tratan con Estados Unidos se ven afectadas. Al Qaeda podría cada cierto tiempo sabotear las relaciones diplomáticas por la vía de amenazas a través de las redes sociales. Las batallas libradas en las sombras es preferible que permanezcan allí. Otro riesgo que corren quienes levantan las alertas es la pérdida de credibilidad. Hay una cantidad limitada de veces que se puede gritar que viene el lobo. Y peor aún no faltarán quienes sospechen que las advertencias son el pretexto para justificar políticas de las agencias involucradas, desde escuchas ilegales al uso indiscriminado de drones y bombardeos. Dado que el engaño es parte del arsenal del espionaje nada puede darse por cierto hasta no contar con evidencias indiscutibles.