Archive

Posts Tagged ‘Argentina’

El acercamiento argentino británico

September 15, 2016 Comments off

Londres y Buenos Aires dieron un giro en sus fricciones por las Islas Malvinas. En un acuerdo la ministra de Relaciones Exteriores argentina Susana Malcorra y el vice canciller británico, Alan Duncan, dispusieron varias medidas que acercan a ambos países. Lo más inmediato es la ampliación de los vuelos a Mount Pleasant, el aeropuerto de la isla. Algo que es música para los isleños que dependen de un vuelo semanal de Latam que una vez al mes hace escala en Río Gallegos. El nuevo espíritu está expresado en el comunicado conjunto que insta a  “adoptar las medidas apropiadas para remover todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas, incluyendo comercio, pesca, navegación e hidrocarburos. Ambas partes enfatizaron los beneficios de la cooperación y de un compromiso positivo de todos los involucrados”.

Una de las primeras señales de la distensión la dio el Presidente Mauricio Macri que apenas asumió, en diciembre, marcó un cambio de prioridades. A la cabeza de su agenda está la apertura del país a la inversión extranjera como palanca para el crecimiento económico. Un quiebre con la política de la Presidenta Cristina Fernández que gobernó con un programa de inspiración nacionalista y popular. En relación a Londres su estrategia consistió en dificultar la vida de los británicos en la explotación de las Malvinas. Entre las medidas más duras estuvo la exigencia que todo buque que recalara en puertos argentinos requería de un permiso para hacerlo en Puerto Stanley. Ello mermó el paso de cruceros de turistas que son muy populares en los mares australes. También buques chilenos que abastecían a la isla con alimento fresco se vieron afectados.

A poco de asumir el gobierno en agosto Theresa May, la Primera Ministra británica, decidió no perder tiempo y aprovechar la favorable coyuntura del cambio de línea que representaba Macri. Así  mandó una misiva a Buenos Aires para abrir conversaciones sobre  una variedad de temas de mutuo interés que incluían  los vuelos y el levantamiento de restricciones a la exploración   petrolera en los mares de Malvinas. Aunque hoy, debido al bajo precio del crudo, no hay extracción.

Para la canciller Malcorra, que postula a la secretaria general de la Organización de Naciones Unidas (ONU) con respaldo de Washington, también era una buena oportunidad. Una gestión como la recién realizada baja los temores británicos de tener a una argentina a la cabeza de la ONU. Sin la venia de Londres no tiene posibilidad alguna de alcanzar el cargo.

El nuevo espíritu es positivo para ambos países y también para Chile que podrá beneficiarse de emprendimientos económicos en las islas. Argentina ha renunciado hace tiempo a la recaptura de las Malvinas por la fuerza. Por la vía de la cooperación logrará una gravitación mayor en el destino de las islas.

Advertisements

Argentina: muere el rey de la “guerra sucia”

May 17, 2013 Comments off

La muerte del ex dictador argentino Jorge Rafael Videla cierra un ciclo. El general que gobernó el país (1976-1981) dejó un legado de horror que lo sitúa en forma prominente en la galería del crimen político. Una de sus víctimas Estala de Carlotto, presidenta de las Abuelas de la Plaza de Mayo y madre de una desaparecida y abuela de un nieto robado por el régimen, declaró que “un ser despreciable dejó este mundo” y agregó que “este hombre malo nunca se arrepintió y reivindicó todos sus delitos”. En efecto, Videla aludiendo al robo y ocultación de menores de padres secuestrados declaró en el juicio que le siguió: “Aquellas parturientas usaban a sus hijos embrionarios como escudos”.
A lo largo de la dictadura militar (1976-1983) se estima que fueron asesinadas treinta mil personas a manos de las fuerzas armadas, la policía y los llamados escuadrones de la muerte. Videla concedió, tras las rejas, una entrevista en la admitió que bajo sus órdenes se mató “a 7000 u 8000 personas” y que los cuerpos se hicieron desaparecer “para no provocar protestas dentro y fuera del país, sobre la marcha se llegó a la decisión de que esa gente desapareciera”, y añadió, para no dejar lugar a dudas, que “cada desaparición puede ser entendida, ciertamente, como el enmascaramiento de una muerte”. A modo de justificación añadió: “No había otra solución. Estábamos de acuerdo en que era el precio a pagar para ganar la guerra contra la subversión y necesitábamos que no fuera evidente para que la sociedad no se diera cuenta”. El régimen nazi en Alemania evitó hablar de la exterminación física de las minorías que consideraba indeseables. En cambio utilizó el eufemismo de “solución final”. De la misma manera los militares argentinos emplearon el término de “disposición final”, que según explicó Videla proviene del ámbito logístico militar y se refiere a un elemento que perdió su vida útil.
Hasta sus últimos días Videla mantuvo su visión golpista y antidemocrática. En marzo de este año llamó a los militares a enfrentar a “la presidente Cristina y sus secuaces”. Porque de no hacerlo y “de perpetuarse el gobierno actual en el poder serán nuevamente las Fuerzas Armadas y de Seguridad junto al pueblo del cual provienen”, quienes lo “impedirán por imperio de lo normado en la Constitución Argentina”. En una ocasión, durante su régimen, aludió a Nestor y Cristina Kirchner como “simples panfleteros lo que a mi juicio, generó en ellos un complejo del que buscaron desprenderse cuando fueron gobierno, alentando la guerra por medios no violentos, tal como propone Gramsci”. En la misma vena declaró sobre el presente político del país. “La Argentina soporta hoy una nueva guerra sin hacer uso de la violencia física, tomando a las instituciones como rehenes y desacreditando los principios y valores que les dieron origen y razón de ser”,
En el campo económico los militares argentinos buscaron aplicar una política neoliberal. Pero en los hechos las instituciones castrenses pasaron a constituir un enclave de enorme gravitación sobre el conjunto de las actividades del país. Ello a tal punto que “Fabricaciones Militares” el formidable complejo industrial-militar llegó a ser el principal conglomerado industrial de la nación. En definitiva la participación de las fuerzas armadas en el área empresarial fue desastrosa tanto para la economía como para el rendimiento netamente militar. Algo que quedó ampliamente demostrado, en 1982, cuando el general Leopoldo Galtieri despachó sus tropas para desalojar a los británicos de las islas australes.
En lo que toca a Chile, el no reconocimiento argentino de un laudo arbitral que concedía a Chile tres islas y su proyección marítima, en el Canal de Beagle, llevó a una crisis entre ambos países en 1978. Existe un debate si Argentina realmente se aprestaba para la guerra o fue un mero y bien montado apronte que llevó a Chile a ceder sus derechos sobre aguas territoriales, renunciando a una salida soberana al Atlántico.
Con la muerte de Videla, en todo caso, desaparece uno de los personajes que encarnó las llamadas “guerras sucias”, aquellas en los militares no respetaron ni Dios ni ley.

¿Qué hiciste durante la guerra papá?

March 15, 2013 Comments off

En la Europa de post guerra una pregunta recurrente, de la nueva generación a sus progenitores, fue qué papel jugaron en el conflicto. ¿Tuvieron sus padres el coraje de luchar por sus convicciones? Y si lo hizo cómo salieron de semejante desafío. Claro, las respuestas eran muy diferentes en cada bando. La historia es escrita por los vencedores. De manera que un mismo acto es visto como heroico en el campo ganador y como oprobioso entre los derrotados. Así, en Alemania la tónica fue el silencio de los perdedores que optaron por ocultar a sus hijos lo ocurrido. Más aún cuando se revelaron las atrocidades cometidas por los ejércitos hitlerianos. En el bando aliado los hechos de armas fueron exaltados e incluso brutales bombardeos fueron glorificados en el cine.
Frente a los grandes conflictos no hay neutralidad. De una manera u otra se está con una de las partes. Como se sabe el silencio concede. En Argentina vivió en la década de los 70 lo que los militares llamaron, muy aptamente, una “guerra sucia” o lo que también se conoció como una campaña de exterminio sin Dios ni ley. Sin Dios porque la dictadura no supo de piedad o humanidad alguna con las decenas de miles de víctimas. No en combate como se podría pensar al hablar de “guerra”. El derecho humanitario establece que “sólo se puede matar al soldado que puede matar”. La absoluta mayoría murió en salas de tortura o “desaparecieron” tras ser secuestrados. Sin ley porque el proceder castrense no respeto ninguna normatividad legal.
Ante la tragedia vivida los hijos y nietos preguntan a sus mayores qué hicieron en aquel período oscuro. Hoy la pregunta es dirigida al papa. Qué responsabilidad le cabe en el arresto de dos sacerdotes jesuitas. Uno de ellos Orlando Yorio acusó Jorge Mario Bergoglio de haberlo entregado al restarle el apoyo de la Iglesia. Hecho que los escuadrones de la muerte militares interpretaron como la luz verde para secuestrar a los promotores de la teología de la liberación. Ambos fueron llevados a la ESMA, centro de torturas de la armada, donde padecieron tormentos y permanecieron desaparecidos por cinco meses. Al ser liberados abandonaron el país.

La pregunta ¿qué hiciste papa durante la guerra? está en el aire. También Joseph Ratzinger debió explicar porque vistió el uniforme de la Alemania nazi. En el caso Francisco I habrá tiempo para investigar a fondo si le cupo alguna responsabilidad en los crímenes de la “guerra sucia” o si mantuvo un silencio cómplice. Es una prueba de blancura ineludible.

Paraguay en la congeladora hasta elecciones democráticasque ts

July 2, 2012 Comments off

Unasur, la mayor instancia política sudamericana, y el Mercosur, su principal pacto económico regional, decidieron dar a Paraguay el beneficio de la duda. El carácter incruento de la destitución del Presidente Fernando Lugo gravitó para que el régimen de Federico Franco quede suspendido, de ambos organismos, hasta que se realicen elecciones democráticas. En cambio hubo consenso para no aplicar sanciones económicas. Ello, entre otras consideraciones, porque todavía no se conoce una fórmula efectiva que permita sancionar a los gobernantes que usurpan el poder sin perjudicar a la población. Hay muchos casos, el de Irak bajo Saddam Hussein fue uno de los más drásticos, en que vastos sectores ciudadanos resultaron duramente afectados por los embargos económicos impuestos por Occidente. Ello no impidió a Hussein mantenerse en el poder hasta ser depuesto por las armas.
Pese a la tolerancia de los gobiernos sudamericanos ante una transgresión mayor a la gobernabilidad democrática regional algunos paraguayos golpistas, con absoluta desmesura, evocan la Guerra de la Triple Alianza. Aluden al conflicto que entre 1864-1870 libraron contra Brasil, Argentina y Uruguay que diezmó entre 50 y 70 por ciento de la población masculina. El régimen de Franco en un despliegue de grotesco cinismo señaló que “el gobierno deplora las vejatorias sanciones aplicadas a Paraguay por el Mercosur y la Unasur por medio de decisiones dictadas en abierta violación a los tratados vigentes, sin observar el debido proceso y sin concederle oportunidad para la defensa”. Ello en boca de quienes destituyeron a un mandatario electo en las urnas en meras 24 horas.
Si hay un país vulnerable a la presión de sus vecinos, ese país es Paraguay. Una alta proporción de su economía es sumergida. Importaciones y exportaciones no pasan por registro alguno. Las porosas fronteras del país, en especial en la llamada Triple Frontera, donde confluyen Argentina y Brasil es un dinámico centro de contrabando de licores, cigarrillos, bienes suntuarios y automóviles robados que son llevados de un país a otro. Brasilia y Buenos Aires no requieren de sanciones formales si optaran por hacer la vida difícil a los actuales gobernantes paraguayos. Basta con que ejerzan controles más estrictos en sus fronteras. En consecuencia las amenazas de los gobernantes de Asunción de abandonar las instancias de integración regional poco afectan al resto pero sí dañarían los intereses de su país. Cuanto antes se celebren comicios limpios tanto mejor para Paraguay y el resto de América Latina.

Armas atómicas en América Latina

February 13, 2012 Comments off

 

Una denuncia de grueso calibre: “La información que tiene Argentina es que ellos (los británicos) han introducido armas nucleares en el Atlántico Sur y no es la primera vez”. Fueron las palabras  de Héctor Timerman,  el canciller argentino, la semana pasada en Naciones Unidas. El ministro puntualizó que ello es una violación del Tratado de Prohibición de Armas Nucleares en Latinoamérica, más conocido como de Tlatelolco, que data de 1967.  El acuerdo prohíbe la posesión, ensayo o despliegue de armas atómicas en los países de la región y sus aguas territoriales. El ingreso de submarinos nucleares o buques con armamento atómico constituye, en principio, una violación del tratado.

 

En rigor es muy improbable que las autoridades argentinas sepan, a ciencia cierta, si el submarino nuclear de la clase Trafalgar que ha sido despachado en dirección a las Malvinas dispone de armas atómicas. Ello por la simple razón que la Royal Navy, al igual que otras armadas que disponen de estas armas, guardan el más  absoluto secreto  sobre si alguna de ellas  se encuentra a bordo de una de sus unidades. Es parte de la política disuasiva señalan, en forma conveniente,   los portadores de estos ingenios bélicos  para evitar todo escrutinio. 

Es un hecho que las armas atómicas,  por sí solas,  son perfectamente inofensivas. No pueden utilizarse sin una plataforma que las lleve  al blanco. Se habla de sistemas de armamentos porque para operarlos al menos existen dos componentes básicos: la plataforma y la carga destructiva. Las plataformas son los aviones, buques, submarinos o cohetes que transportan la cabeza nuclear o convencional. ¿Cuál es más importante? Las dos por igual,  porque una no funciona  sin la otra. Equivale a decir que una pistola no es un arma, pues vendría a ser la plataforma,  y que  solo lo son las balas, que son la parte explosiva.  Por eso el sentido común —para muchos el menos común de los sentidos— indicaría que una prohibición de desplegar  armas atómicas en el conjunto de América Latina, significa que plataformas y ojivas están vedadas. Pues no. Los  submarinos  nucleares se pasean por los mares del mundo y, de tanto  en tanto, ingresan a puertos latinoamericanos con el argumento de que los navíos son meras plataformas y que, como tales, no constituyen un arma. El submarino atómico Conqueror de la Royal Navy hundió al crucero argentino Belgrano durante la guerra de las Malvinas en 1982. Lo hizo con torpedos convencionales pero la plataforma operaba con propulsión nuclear.

América Latina debería aprovechar las denuncias argentinas para acordar la prohibición total de buques de guerra a propulsión atómica y, además, condicionar el ingreso de naves convencionales a sus aguas territoriales  a que  no carguen armas nucleares. 

 

 

Strauss-Kahn y el nuevo orden económico.

May 20, 2011 Comments off

La violenta caída Dominique Strauss-Kahn  desde el Olimpo financiero y de la cúspide política francesa  esconde aún muchas incógnitas. Será labor de la justicia estadounidense aclararlas. Pero sea cual sea su culpabilidad en su rodada ha arrastrado al organismo que encabezaba: el Fondo Monetario Internacional  (FMI). Los amigos del humor negro señalan que el presunto comportamineto del imputado, acusado de violación de una mucama,  equivalía  al trato que el organismo brindaba a los países que estaban forzados a solicitar su ayuda.  Con ello  aluden a los tristemente famosos Programas de Ajustes Estructurales (PAE).

Los PAE  son pautas universales, que no discriminan entre países con realidades muy diversas, que obligan a los estados acreedores a recortar el gasto público en rubros como salud y educación. Uno de los primeros requisitos es acabar con subsidios que  suelen favorecer a los sectores más necesitados. Pero no tocan los presupuestos de defensa pues en muchos casos las fuerzas armadas son un resguardo esencial para mantener  a raya a los perjudicados por los propios PAE. Otra receta clave son las privatizaciones y la desregulaciones.  El FMI es el epitome de la aplicación de políticas macroeconómicas desligadas de toda sensibilidad social. Su meta es revertir una crisis económica sin contemplación a las consecuencias políticas. De allí el chiste de un ministro de Hacienda que informa al Presidente: “Le tengo una buena y una mala noticia”. “Dígame la buena” pide el mandatario. “Pagamos toda la deuda externa” replica el ministro.  “¿Y la mala?”inquiere el gobernante.  “Nos dieron un golpe de Estado”. Los PAE comenzaron a aplicarse en la década de los 80 y en el mundo pasaron a ser conocidos también como “el consenso de Washington”. De consenso no tenía nada ya que era un acuerdo entre la banca, la empresa privada y la elite política estadounidense para aplicar una conducción económica neoliberal. La amarga medicina fue aplicada a destajo  por el FMI a lo largo del Tercer Mundo y los estados que constituyeron el campo socialista.

Desde hace varios años  países emergentes reclaman una nueva arquitectura financiera internacional.  Buscan acabar con la actual división de poder en los organismos financieros multilaterales. La presidencia del  Banco Mundial es para Estados Unidos y la del FMI para un europeo. Ambas instituciones  surgieron en la Conferencia de Bretton Woods en 1944 y desde entonces se mantiene la absoluta primacía occidental. En reuniones recientes del Grupo de los 20 (G-20) que incluye a Brasil, Argentina, China e India se ha planteado que ya es hora que los europeos abran paso a otros.  Pero en las circunstancias actuales en que la Unión Europea (UE) se sirve al máximo del FMI, para sacar a algunos de sus países miembros de la bancarrota, es improbable que suelten el volante. Los votos son proporcionales a los aportes realizados. La UE y Estados Unidos, que desea conservar la conducción del Banco Mundial, cuentan con ya con lo suficiente para asegurar la sucesión. Por el momento hay mas suspenso en saber cómo culmina el melodrama de Strauss-Kahn que en conocer quien lo reemplazará.