Archive

Posts Tagged ‘Barack Obama’

Bye bye TPP

January 26, 2017 Comments off

El Presidente Donald Trump desahució la participación de Estados Unidos en el   Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP, por sus siglas en inglés).  La medida, aunque  era esperada, marca un viraje radical. La docena de países de la Cuenca del Pacífico, incluido Chile entre los más entusiastas, ven frustrada su ambición de liberalizar el comercio en la región. El gobierno de Barack Obama invirtió mucho capital político durante un lustro  para concretar el TPP. Uno de los rasgos cuestionables del acuerdo era que  excluía a China, la segunda potencia del mundo. Ello porque Estados Unidos, Japón y en menor medida otros países buscaban frenar la expansión económica e influencia política de Beijing. Es claro que el libre comercio nunca es tan libre. En primer lugar los países hegemónicos buscan fijar reglas del juego que les den ventaja frente a sus competidores. Además buscan consolidar su influencia política en determinadas regiones. Eso era lo que buscaba Washington a través del TPP.

Para Trump, desde su perspectiva  nacionalista, los acuerdos de libre comercio solo tienen sentido si son totalmente favorables para Estados Unidos. Por eso señala que revisará todos los que ha firmado su país. En el futuro, advierte, las negociones serán uno a uno. Es otra forma de decir que en muchos casos no hay negociación posible. Qué posibilidades tiene un pequeño país, en el sentido económico, como Chile de sentarse de igual  a igual frente a Estados Unidos: ninguna.  Lo que es bueno para los norteamericanos no es necesariamente conveniente para otros.

Culmina así una fase en que Estados Unidos lideró el proceso globalizador y fue el gran impulsor del comercio internacional. Para este afán utilizó a las instituciones financieras internacionales como el Banco Mundial y el FMI para imponer sus criterios.  Si como se espera Washington buscará mayores ventajas aún es dable esperar que una serie de países lo pensaran dos veces. En el propio TPP Estados Unidos exigía más años de vigencia a patentes industriales entre las que figuraban los remedios. Ahora los once países restantes se preguntan cómo seguir adelante. China señala que estaría dispuesta a tomar el lugar abandonado por Trump. A los australianos les atrae la idea pero a los japoneses no tanto. Chile ya tiene tratados de libre comercio con la mayoría de los países del TPP. Pero, claro, siempre hay productos que podrían tener aranceles menores. En consecuencia el país que ha firmado el mayor número de acuerdos y tratados para permitir el ingreso de sus productos buscará ampliar estos espacios comerciales.

Trump añora un mundo que ya no existe y no volverá. Ha desarrollado una relación tensa con silicon valley, el eufemismo utilizado para designar al mundo de las nuevas tecnologías de la información y la computación. En cambio anhela restaurar a su vieja gloria la industria automotriz junto a las petroleras y carboníferas que, a su juicio, dan más empleo. Algo que hace mucho dejó de ser cierto.   Debería tomar en serio la advertencia de Obama: la realidad muerde.

Trump vs la CIA

January 5, 2017 Comments off

En Estados Unidos  el Partido Demócrata fue objeto de un hackeo  de marca mayor. Miles de documentos fueron extraídos de sus computadores y terminaron en manos de WikiLeaks. El impacto fue enorme pues en ellos la candidata  Hillary Clinton aparecía con dichos muy favorables a la gran banca de Wall Street a la cual denunciaba. También se exponían irregularidades del sistema electoral partidario que perjudicaban a su correligionario rival  Bernie  Sanders.

Los demócratas, informados por la CIA,  acusaron a Rusia del robo de información y  de haberla filtrado a WikiLeaks. En ese momento la campaña de  Donald Trump se mofó de la agencia de inteligencia. Desacreditaron su revelación  recordando que habían afirmado que Irak disponía de armas de destrucción masiva. El tiempo develó que la Agencia se prestó para las falsedades difundidas por el gobierno del Presidente George W Bush para justificar la invasión al país árabe en el 2003.

Julian Assange, el fundador de WikiLeaks asilado desde hace cinco años en la embajada Ecuador en Londres, refutó las acusaciones: “Nuestra fuente  no es el gobierno ruso  y tampoco lo es un actor estatal”.  Lo insólito es que Trump optó por aceptar la versión Assange antes que la de su enorme aparato de inteligencia. En un tuit señaló “Julian Assange dice que un joven de 14 años  podría haber hackeado a Podesta (el jefe de campaña demócrata). ¿Por qué tuvo tan poco cuidado el Partido Demócrata? ¡Además dijo que los rusos no le dieron la información!”. Trump desafia así  no solo a sus servicios de espionaje sino que a un buen número de sus correligionarios conservadores. El asunto tiene alcances internacionales. El mes pasado el Presidente Barack Obama expulsó a 35 diplomáticos rusos en represalia por los hackeos realizados durante la campaña electoral. Una medida que fue calificada de prematura por el equipo de Trump que aplaudió al Presidente ruso Vladimir Putin por no reciprocar la medida, como es la costumbre. Trump lo aplaudió con un tuit: “Yo siempre supe que él es muy listo”.

El mundo del espionaje es oscuro  por naturaleza. Pero establecer el origen de un ciberataque, en el que se utilizan muchas cortinas de humo para ocultar la fuente, es una tarea de resultado incierto. Más aún cuando existen enormes presiones políticas. En el plano doméstico estadounidense el  gobierno de Obama cuestiona la legitimidad de la victoria de Trump pues habría contado con el respaldo de una potencia hostil. Además golpea a Putin gobernante con el cual se aprecia un marcado deterioro de las relaciones. Trump, por su parte, quiere a toda costa rechazar el mote que es una marioneta de Moscú, como se lo espetó Hillary Clinton en el curso de un debate.  Lo cierto es que todos los estados espían a amigos y enemigos. Washington tiene miles de agentes que buscan desentrañar que ocurre en Rusia. Lo novedoso, en este caso, sería que Putin arriesgue tanto a través de una intervención en los asuntos internos de Estados Unidos. Es una movida, que de haber tenido lugar, conlleva enormes riesgos pues es un una partida que todos pueden jugar.

El oscuro léxico de Donald Trump

September 29, 2016 Comments off

 

El debate televisado entre Hillary Clinton y Donald Trump  reveló algo del codificado lenguaje del candidato republicano. El eslogan de su campaña es: “Hacer que América vuelva a ser grande”.  Sus adversarios demócratas, encabezados por el Presidente Barack Obama, responden  que  está equivocado pues Estados Unidos nunca ha perdido su grandeza. Pero Trump no alude solo al poder  económico y militar. Su llamado es a restaurar valores y jerarquías que,  a su juicio, se han erosionado. En esta cruzada ha captado a millones de compatriotas que sienten que la globalización los ha perjudicado. Estados Unidos ha sufrido una sangría industrial. En los últimos quince años han cerrado decenas de miles de empresas con la pérdida de más de cinco millones de empleos, especialmente en el sector manufacturero mejor remunerado.

Los cambios económicos resultantes por la globalización tienen su correlato social. La clase obrera blanca y una clase media declinante se sienten desplazadas por los que los norteamericanos denominan las minorías: latinos, afros americanos, asiáticos e incluso las mujeres. Este conglomerado ya conforma la mayoría de los integrantes de las fuerzas armadas. La inmigración es percibida por muchos de los seguidores de Trump como una amenaza directa a la identidad del país. Ya hace algunos años el cientista político estadounidense Samuel Huntington aportaba  un dato: en el país nacen más niños que llevan por nombre José que el tradicional Joe.

El eslogan trumpista es entendido por muchos como un llamado, apenas velado, a que “América vuelva ser blanca y masculina”. Trump pasó bastante tiempo alimentando el rumor que Obama no había nacido en Estados Unidos. Con ello apuntaba a descalificar al primer Presidente afro americano del país. Finalmente, luego que el mandatario, hace pocos días, presentó su certificado de nacimiento admitió que había nacido en el país.

El tema racial estuvo presente en el debate a propósito de las numerosas muertes de ciudadanos negros a manos de la policía. Clinton respondió que era necesario dar mejor instrucción a los policías e invertir en el desarrollo de relaciones más armoniosas entre los hombres de azul y las comunidades.  Trump encasilló los hechos, lamentables señaló, como parte de una política de “ley y orden”. Este es un concepto que pone el acento en la protección de la autoridad frente a aquellos que vulneran  las normas. Varios estudios señalan que la impunidad frente a los abusos de poder induce a que proliferen.

En todo caso en materia de bajezas y eufemismos  el premio ha de llevárselo Ted Cruz,  ex adversario republicano, que se mofó de Trump diciendo que tenía manos pequeñas, un alcance velado a sus genitales. El aludido acusó el golpe y respondió: “Mis dedos son largos y hermosos, como, ha sido bien establecido, con varias otras partes de mi cuerpo”.  Todavía restan debates, antes de las elecciones del 8 noviembre, para aprender a descodificar el léxico político estadounidense.

Cómo murió Osama bin Laden

May 15, 2015 Comments off

La versión  oficial sobre la  muerte de Osama bin Laden, a manos de un comando estadounidense, hace cuatro años en Pakistán, siempre despertó dudas. ¿Cómo fue descubierto su paradero? No era creíble que el jefe de Al Qaeda fuera ultimado en vez de atrapado para extraerle valiosa información. Ahora Seymour Hersh, un icono del periodismo investigativo de Estados Unidos, da una versión que contradice de lleno a lo declarado por la Casa Blanca.

Hersh, en un extenso artículo  publicado en la London Review of Books, señala que lejos de rastrear al arquitecto del atentado de las Torres Gemelas, el 11-S-2001, el más buscado líder terrorista estaba en manos del ISI, el servicio de inteligencia paquistaní, que lo mantenía recluido en una villa en Abbottabad desde el 2006. Bin Laden estaba enfermo y prácticamente invalido. Por ello el ejército paquistaní mantenía un médico con la misión de asistirlo. Fue este doctor quien proporcionó muestras de ADN para probar al Presidente Barack Obama que no había posibilidades de error. Obama no daba luz verde para su eliminación hasta que tuviera certeza de que estaban tras el hombre buscado. El riesgo de la misión era grande y si se equivocaban de blanco el costo político resultaría enorme.

La versión de Hersh, cuya carrera está jalonada por denuncias trascendentales como la  de la masacre de Mi Lay en Vietnam y las torturas en Abu Ghraib en Irak, desmiente mucho e los mitos echados a correr por la CIA que se presenta como la que logró dar con el enemigo número uno de los Estados Unidos. La Agencia popularizó la idea de que gracias a numerosos interrogatorios, en los que aplicó la tortura en forma metódica, obtuvo la información que le permitió armar el rompecabezas. Ya un comité del Senado norteamericano había establecido que la tortura no había servido de nada para el fin buscado. Ahora Hersh va más lejos y señala que la CIA recibió la información de manos del ISI.

Los paquistaníes mantenían a bin Laden como un rehén frente a los talibanes en Afganistán y otros grupos yihadistas. En un momento en que vieron amenazados sus relaciones con Estados Unidos, en especial el flujo de ayuda militar y económica, decidieron entregar al codiciado prisionero. Lo hicieron con la condición que lo mataran durante el asalto de los Navy Seals. Era necesario sellar sus labios, entre otras razones,  por lo que podía contar sobre el apoyo que le brindaba Arabia Saudita.

Las teorías conspirativas.

Qué evidencia tiene el mundo de la muerte de bin Laden: ninguna. Salvo una foto en que Obama, Hillary Clinton, Robert Gates y otros altos funcionarios en la Casa Blanca miran con cara de asombro. ¿Qué miran? Es un misterio.  Jamás se presentó un video o imágenes de bin Laden tras su muerte. La versión oficial dice que lo lanzaron al mar desde un helicóptero. Esto no mereció mayores interrogantes en la gran prensa norteamericana.

Las revelaciones de Hersh, en cambio, han desatado un escándalo. Se le acusa de caer en una teoría conspirativa y carecer de pruebas y fuentes confiables. Solo cabe notar que lo planteado por Hersh parece más sólido que la versión oficialista que atribuye a la tortura un papel central en la captura y muerte del líder terrorista.

El antes y después de Crimea.

March 21, 2014 Comments off

El conflicto por Crimea está desatado. No en un sentido bélico activo, por fortuna, aunque implica una fuerte ruptura de la convivencia entre protagonistas internacionales claves. Lejana parece la iniciativa del Presidente Barack Obama de “resetear” las relaciones con Rusia. En 2009 Washington propuso a Moscú dejar atrás la Guerra Fría e iniciar una nueva relación. El Kremlin aceptó pero dejó en claro que rechazaba la expansión de Occidente hacia sus fronteras.
Lo ocurrido en Ucrania tiene lecturas opuestas. Para Moscú Estados Unidos y la Unión Europea alentaron un cambio de régimen en Kiev. A juicio de Vladimir Putin se trató de un golpe de estado, con la participación de elementos fascistas, contra un gobierno electo y democrático. Peor aún, tan solo un día antes de la caída de dicho gobierno se había fraguado un acuerdo con Occidente para convocar a nuevas elecciones. Para Estados Unidos y la Unión Europea la ocupación, posterior referéndum y anexión de Crimea a Rusia es una agresión contra la soberanía de Ucrania. Un hecho que merece un castigo pues sienta un precedente inaceptable. En consecuencia ya se han aplicado sanciones menores mientras son estudiadas medidas más drásticas.
En situaciones de conflicto los gobiernos y los estados mayores trazan líneas rojas. Son líneas imaginarias que pretenden señalar a sus adversarios los márgenes de tolerancia. Si pese a las advertencias las líneas son transgredidas cabe tomar represalias. Rusia advirtió a Occidente que no permitirá que Ucrania pase al área de influencia occidental e ingrese a la OTAN. Los occidentales dijeron con claridad que no tolerarían la anexión de Crimea.
En concreto ambas partes vulneraron las respectivas líneas rojas. Algunos ya hablan de una nueva Guerra Fría de confrontación entre Este y Oeste. En rigor no habrá tal división del mundo. La aguda pugna entre el campo socialista y el capitalista que dominó al mundo, desde la Segunda Guerra Mundial hasta 1989, no volverá. Hoy no se vivirá una lucha ideológica tras modelos de sociedad antagónicos. Un pugna que permeó y destruyó la vida política de numerosos países, incluido Chile. Esta vez se abre un prolongado período de fricciones entre Moscú y Washington junto a sus aliados europeos. El resto del mundo tomará nota pero a diferencia del pasado no tendrá que tomar partido. Las consecuencias de este nuevo conflicto, en todo caso, reverberarán en el conjunto de la esfera internacional. La animosidad alcanzará al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que hoy es el árbitro supremo para zanjar las grandes disputas. Es el único organismo, del cual Chile es hoy un miembro transitorio, que tiene la autoridad para dar legitimidad a una intervención militar.
La disputa abierta por Crimea no beneficiará a nadie. Rusia tendrá que lidiar con la hostilidad occidental. Ucrania ha perdido parte de su territorio y está por verse si preservará su integridad nacional. Está latente la amenaza de escisiones de las regiones orientales ruso hablantes. Para Europa Moscú es un buen socio comercial y uno de los mayores abastecedores de hidrocarburos y las fricciones dañan esa relación. También Washington se verá perjudicado en los momentos que había resuelto cambiar su centro de gravedad militar para confrontar a China. Es posible que en los años venideros se hablé de un antes y un después de Crimea.

Snowden, el personaje del año.

December 27, 2013 Comments off

Edward Snowden, el ex contratista de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA, por su sigla inglesa), tiene meritos sobrados para ser el hombre del año. A riesgo de su libertad denunció, mediante la difusión de millares de documentos, el espionaje de Washington y Londres a sus ciudadanos y personas en todo el planeta. En una alocución navideña Snowden señaló que la angustiosa pérdida de privacidad imaginada por el escritor británico George Orwell, en su clásica novela “1984”, ni siquiera se acercaba a la realidad. En su opinión “un niño nacido hoy crecerá sin ningún concepto de lo que constituye la privacidad”.
Al iniciar sus denuncias Snowden proclamó: “Mi mayor temor, en cuanto al impacto de mis revelaciones en Estados Unidos, es que nada cambie. La gente verá todas estas denuncias en los medios de comunicación. Sabrán hasta qué punto el gobierno se asigna poderes unilaterales para tener más control sobre la sociedad americana y la global. Pero no estarán dispuestos a enfrentar los riesgos inherentes a la lucha para cambiar las cosas y obligar a sus representantes para que asuman sus intereses”. Al concluir 2013 Snowden, refugiado en Moscú, se mostró satisfecho pues consideraba que había cumplido su misión. A su juicio había forzado a su país y al mundo a abrir un debate entre la seguridad y la privacidad.
Por lo pronto Snowden obtuvo un respaldo macizo del poder judicial. Un juez federal dictaminó que la recolección masiva de información digital de datos infringía el cuarto artículo de la Constitución. El juez Richard Leon dijo que los padres fundadores estarían “horrorizados” ante el espionaje a destajo de la NSA. El propio Presidente Barack Obama admitió que el sistema de espionaje a la ciudadanía ameritaba una revisión. De hecho fue formado un comité que entregó una serie de recomendaciones. Pero la transparencia no es una de ellas. Por lo tanto siempre será difícil establecer hasta qué punto son acatados, realmente, los límites impuestos. Hasta ahora se han utilizado subterfugios como encargar a los ingleses que espíen a sus ciudadanos en tanto que la NSA hace lo propio con los británicos. Así, del punto de vista formal, es acatada la ley pero violado su espíritu.
La opinión pública estadounidense está dividida frente a Snowden. Una parte lo considera un traidor que ha dañado los intereses del país. Además es acusado de obtener en forma ilícita millares de documentos de propiedad del gobierno. Otros lo consideran un denunciante legítimo que alerta sobre un comportamiento ilegal de las agencias de espionaje mandatadas por el ejecutivo. Obama desafío a Snowden: “Si en verdad él cree que obró de manera correcta, entonces, como cualquier ciudadano norteamericano, él puede venir a aquí, comparecer ante un tribunal con un abogado y presentar su caso”. Expertos judiciales han acusado a Obama de avanzar argumentos espurios pues ante la ley estadounidense denunciar un proceder ilegal no constituye una defensa legal ante los cargos de espionaje.
El desenlace del caso es incierto. Funcionarios de la NSA, con absoluto pragmatismo, han planteado la posibilidad de conceder una amnistía a Snowden a condición que devuelva los documentos sustraídos. Se estima que hasta ahora ha revelado solo una pequeña fracción. Tampoco es claro que impacto tendrán sus revelaciones sobre las grandes empresas de telecomunicaciones y almacenadoras de datos digitales. Está también por verse como el mundo y la propia sociedad estadounidense procesa las denuncias del espionaje masivo y la violación de la privacidad.

El vuelo de Evo

July 4, 2013 Comments off

El Presidente Barack Obama aseguró que no despacharía aviones para interceptar la aeronave en que viajase Edward Snowden, el analista de la NSA que ha revelado el vasto espionaje electrónico realizado por Estados Unidos, tanto en su país como en el extranjero. No mandó aviones pero pidió a varios países europeos que no dejasen pasar por su espacio aéreo al avión presidencial boliviano, el FAB 1, con el Presidente Evo Morales a bordo. Ello porque existía la sospecha que Snowden viajaba con el mandatario. Francia, España, Portugal e Italia negaron permiso para el paso del FAB 1.
Para Rubén Saavedra, ministro de Defensa boliviano no hay duda que Estados Unidos está tras de este incidente: “Esto fue orquestado, amañado, por el departamento de Estado de Estados Unidos que utilizando algunos países europeos ha provocado esta situación, con la sospecha de que en el avión presidencial estuviera el señor Snowden”, declaró en Viena. Por su parte la Presidenta argentina Cristina Fernández tiuteó: “El avión presidencial, militar, de inmunidad absoluta, fue ilegalmente detenido en la vieja Europa y constituye los vestigios de un colonialismo que creíamos totalmente superado”.
Washington ha dicho que no deben culparle porque cada Estado europeo tomó la decisión en forma soberana. Eso es algo obvio pues cada país está en condiciones de rechazar las presiones. Pero la diplomacia norteamericana no negó que había solicitado el bloqueo. El incidente es sorprendente a la luz de la molestia expresada por Francia ante las denuncias de espionaje estadounidense. Queda la interrogante ¿por qué los cuatro países debían reaccionar en forma negativa a un supuesto sobrevuelo de Snowden sobre sus territorios? En todo caso, después de lo ocurrido no será fácil para Snowden salir de Moscú. Es claro que no podrá hacerlo en un avión de línea. Si le negaron el paso al FAB 1, que contaba con inmunidad diplomática, que podría esperar una línea aérea comercial.
Estados Unidos ha desplegado todo su poder para hacer de Snowden un caso ejemplar. Es difícil para los legos evaluar cual es el daño causado por sus revelaciones en el aparataje de inteligencia estadounidense. Pero a juzgar por el capital político invertido en neutralizarlo cabe suponer que es de proporciones mayores. La fricción provocada por el incidente con Morales es seria. La mayoría de los mandatarios sudamericanos han manifestado su amplia solidaridad con La Paz. La molestia fue expresada con vehemencia por María del Carmen Almendras, la embajadora boliviana en Madrid, que calificó así lo ocurrido: “El imperialismo ha secuestrado al presidente Evo Morales, ha secuestrado la verdad y la dignidad del pueblo, maltratando, agrediendo y ofendiendo al pueblo boliviano y a su presidente”. En la misma vena tuiteó el presidente venezolano Nicolás Maduro: “Desde Venezuela, toda la solidaridad con Evo” y afirmó que “con dignidad responderemos a esta agresión peligrosa, desproporcionada e inaceptable”. Queda por ver si la condena será verbal o habrá medidas contra los causantes del agravio.