Archive

Posts Tagged ‘corrupción’

July 13, 2017 Comments off

 

Luiz Inácio Lula da Silva conoce los caprichos de la rueda de la fortuna. Dejó la presidencia, en 2010, con una popularidad avasalladora: 87 por ciento de aprobación,  transformado en el político más valorado de Brasil.  El miércoles, sin embargo, recibió  una condena de cárcel de nueve años y seis meses además de una petición para inhabilitarlo para ejercer todo cargo público por el doble de su condena: 19 años. Si se cumple la sentencia podría volver a un cargo electivo a los 90 años. Se le imputa  haber recibido algo más de un millón de dólares para modernizar un departamento con vista al mar. A cambio la empresa constructora habría recibido contratos de Petrobras, la compañía  petrolera estatal.

Ahora su futuro político depende de su apelación a otras instancias judiciales. Si la sentencia del juez Sergio Moro es refrendada Lula no podrá ser candidato presidencial en octubre de 2018. Pese a su delicada situación Lula es el político favorito para ganar los comicios. Según la última encuesta, publicada el 26 el junio, Lula ganaría la primera vuelta con  30 por ciento de las preferencias frente al 16 por ciento del derechista Jair Bolsonaro y el 15 por ciento de la ecologista Marina Silva.

La popularidad de Lula responde al sólido crecimiento económico durante sus dos mandatos (2003-2010). Su figura está asociada a programas de ayuda como la Bolsa Familia destinada a los más pobres. La  desigualdad en Brasil está entre las mayores en el mundo. Bajo sus gobiernos  decenas de millones de brasileños salieron  de la pobreza. Su figura está asociada a uno de los mejores períodos del país. Algo que además le ha valido un amplio reconocimiento internacional.

El Partido de los Trabajadores (PT), que llegó al gobierno encabezado por Lula, confiaba que la creciente popularidad del ex presidente gravitaría a su favor frente a la justicia. Otros, con más realismo, estimaban que pese a la ausencia de pruebas la condena del juez Moro era previsible. El magistrado se ha erigido en adalid de los sectores que depusieron a la Presidenta Dilma Rousseff. Muchos en la derecha y los sectores empresariales lo postulan como un posible candidato presidencial.  Moro, en todo caso, ha declinado hasta el momento semejante posibilidad.

Brasil vive una aguda lucha social. La condena tuvo lugar al día siguiente que el Senado aprobó una ley de reforma laboral que disminuye de manera sustantiva el poder de negociación de los sindicatos, elimina los convenios colectivos, sube la el número de horas de trabajo y deteriora la calidad de los empleos.

Hay quienes acusan al Presidente Michel Temer de llevar adelante una contrarreforma desmantelando muchas de las conquistas sociales y sindicales logradas bajo los sucesivos gobiernos del PT. En todo caso la impopularidad de Temer, investigado a su vez  por coimas e  irregularidades, ha tocado fondo con una aprobación de siete por ciento.   Lula, por su parte, declaró desafiante: “Si la élite de este país no sabe arreglarlo, a lo mejor va a tener que hacerlo un metalúrgico con estudios de primaria”.

Advertisements

Brasil: la carne es débil

March 23, 2017 Comments off

La corrupción a gran escala está a la orden del día en Brasil. Un escándalo tras otro. Entre los más sonados destaca el “ mensalao”, que consistió en pagos a parlamentarios para que aprobaran las iniciativas del gobierno, luego el “lava jato” como llamaron a enormes negociados que drenaron recursos de Petrobras. la empresa petrolera estatal. Después el pago de coimas a diestra y siniestra por parte de Odebrecht, la mayor empresa de ingeniería y construcciones. Ahora el país es sacudido por el caso “carne fraca”, carne débil, como la policía caratuló, con cierto humor negro,  sus dos años de investigaciones sobre los fraudes de la industria carnea.

Brasil es el mayor exportador mundial de carne bovina y de pollo. Es el tercer rubro más importante de sus despachos al exterior con más de doce mil millones de dólares. Apenas la Policía Federal informó sobre su operación “carne fraca” el gobierno intervino para bajar el perfil del escándalo. Señaló que de once mil empleados fiscales responsables de la vigilancia sanitaria solo 33 estaban separados de sus cargos. Se les acusa de recibir coimas a cambio  de hacer la vista gorda ante carne podrida, alteración de las fechas de vencimiento,  empleo de elementos químicos como el ácido ascórbico  para ocultar el mal olor y  dar apariencias de frescura. La policía señaló que las empresas podían elegir a los inspectores sanitarios. Con el afán de minimizar las cosas las autoridades subrayaron que de más de cuatro mil  compañías apenas 29 están acusadas de malas prácticas. Pero entre ellas figuran las dos mayores responsables de las exportaciones de reses y pollos.  Los acusados, como es la norma, niegan haber cometido irregularidad alguna.
Los grandes fraudes suelen realizarse con la anuencia de ciertas autoridades públicas. En este caso la investigación policial revela que parte de las coimas iba a dar al poder político. Uno de los beneficiarios  era el Partido Movimiento Democrático Brasileño  al cual pertenece el Presidente Michel Temer.  El nerviosismo brasileño quedó de manifiesto cuando el  ministro de Agricultura, Blairo Maggi, advirtió que su país tendría una “reacción fuerte” con Chile si el país frenaba la compra de carnes brasileñas. En un tono amenazante afirmó que: “El comercio está hecho de codazos. Si tengo que tener una reacción más fuerte con Chile para proteger el mercado brasileño lo haré con total tranquilidad”. Es dudoso que le haya dicho lo mismo a China. Las agresivas palabras fueron respondidas por el ministro de Agricultura chileno, Carlos Furche, que advirtió que “Nosotros no vamos a actuar en función de amenazas, nosotros vamos a actuar en función de la información objetiva que recibamos”,

Brasil capeará está situación. Pero el hedor rondará por muchos años. Los británicos les ha tomado casi dos décadas recuperarse del escándalo de la vaca loca. Más grave aún es que la secuencia de escándalos, que en forma regular dejan al descubierto la colusión entre empresas y el mundo político, terminarán dañando la marca que realmente importa: Brasil.

El cabreo latinoamericano

July 24, 2015 Comments off

De México a Chile, pasando por la mayoría de los países de la región, cunde la insatisfacción y el rechazo a la corrupción. Con notable uniformidad, en realidades muy distintas, se aprecia desconfianza y hostilidad hacia las elites políticas y empresariales.

Brasil, con una larga trayectoria de escándalos, atraviesa una compleja coyuntura política y económica. Ya antes del mundial de fútbol del año pasado muchas ciudades fueron inundadas por manifestantes hartos de denuncias de apropiación de recursos públicos. La Presidenta Dilma Rousseff debe haber esperado que la gesta deportiva le diera una tregua. No fue así, pues las acusaciones por tráfico de influencia, coimas, lavado de dinero y malversaciones arreciaron. En especial contra la mayor empresa nacional la petrolera Petrobras que casi constituye un estado en el seno del estado. El desvío de fondos al bolsillo de particulares y partidos políticos suma miles de millones de dólares. No hay una cifra precisa pero por la parte baja se habla de un mínimo de cuatro mil millones dólares pero podrían ser muchísimos más.

El escándalo de Petrobras toca de lleno a la Presidenta. Rousseff dice que nunca supo de irregularidad alguna. Varias de las mayores empresas de ingeniería y construcción, como Odebrecht y Camargo Côrrea, ya tienen ejecutivos en la cárcel o encauzados por el pago de sobornos que garantizaron contratos con la petrolera.

La popularidad de la mandataria se ha derrumbado. Una encuesta recién publicada apenas le otorga 7,7 de evaluación positiva contra 70, 9 por ciento de apreciación negativa para su gestión. Quizás más preocupante para Rousseff es un eventual pedido de juicio político en su contra: 62,8% de los entrevistados dijo estar a favor de la salida de la Presidenta, mientras que un 32,1% estuvo en contra. Esto ocurre cuando Brasil, como el resto de la región, enfrenta un panorama económico difícil. El precio de las materias primas de exportación ha caído. La importante industria del azúcar y en particular del etanol enfrenta una crisis por un mal manejo por parte del gobierno. Ya han paralizado más de 50 plantas de las 370 que cuenta el país. Para todos los efectos prácticos el país está en una recesión y el ministro de Hacienda Joaquim Levy multiplica los recortes al gasto público. En estas condiciones el margen de maniobra de Rousseff es escaso. Como muchas veces ocurre la mayor fortaleza del oficialismo es la debilidad de la oposición. Si bien hay insatisfacción con el gobierno tampoco hay mayor entusiasmo por las fuerzas opositoras que, a su vez, tiene sus esqueletos en el armario. Incluso el ex presidente Lula, que hasta ahora era visto como un pilar político, es cuestionado.

Lula en la mira

La Procuraduría de la República  abrió una investigación contra el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva que será investigado por tráfico de influencias a favor de la constructora Odebrecht por obras financiadas por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES). Ello ante la sospecha  que Lula presionó para que el BNDES aportara capital para proyectos de Odebrecht en  África y de América Latina.  Los investigadores también indagan sobre el escándalo de Petrobras que estén relacionados con la constructora y, eventualmente, con el ex presidente. En Brasil el tráfico de influencia es definido como “el hecho de solicitar, exigir, cobrar u obtener, para sí mismo o para un tercero, ventajas o promesas de ventajas, practicado por un funcionario público en el ejercicio de la función”. El delito acarrea una pena de 2 a 5 años de prisión.

Brasil: Petrobras de motor a ancla.

April 9, 2015 Comments off

La formidable empresa petrolera brasileña, Petrobras, en un momento el símbolo del auge del país hoy es su mayor dolor de cabeza.  Ello en el marco de un oscuro panorama económico. La economía está en punto muerto con un crecimiento nominal de 0,1 por ciento en 2014. El real se devalúa frente al dólar aumentando el costo de la deuda externa contraída en la moneda estadounidense. El fin del ciclo de altos precios de materias primas implica menos recursos por las exportaciones. En este contexto la explotación petrolera flaquea pese a las millonarias inversiones de la última década. Para completar el cuadro esto ocurre cuando las demandas sociales dejan poco espacio de maniobra al gobierno para el manejo de sus recursos.

Pese a lo anterior la Presidente Dilma Rousseff defiende el rol de la petrolera nacional a brazo partido: “Lo que está en juego en esta lucha en defensa de Petrobras y del pre-sal (yacimientos de crudo) es nuestra soberanía, el futuro de nuestro país y de la educación”. Rousseff recordó que su gobierno estableció que 75 por ciento de los recursos de los royalties petroleros serán destinados a la educación. En este punto la mandataria tiene un apoyo mayoritario:  61 por ciento de los brasileños  encuestado se pronunció contrario a la privatización de la empresa.

La situación de Petrobras es tan precaria que  corren rumores de una cesación de pagos de sus deudas. En primer lugar arrastra una formidable deuda que recién este año comenzara a rendir frutos mediante una mayor producción Pero para desdicha de Petrobras el petróleo ha caído a niveles que no compensan los costos de extracción del enorme yacimiento de pre-sal en aguas profundas. Quizás más serio que el precio del barril, que volverá a subir, es el daño causado por denuncias fundadas de corrupción a escala faraónica. Las estimaciones de la sustracción de recursos, por la vía de sobrefacturar obras, oscilan entre los diez y los treinta mil millones de dólares. Dineros que fueron al oficialista Partido de los Trabajadores y otros. Por cierto que una buena cantidad quedó en las cuantas de ejecutivos y políticos. En lo que toca a Rousseff  niega haber sabido de la gigantesca  corrupción. Una encuesta reciente muestra que 84 por ciento de los brasileños simplemente no le cree. Entretanto han comenzado a llover las demandas judiciales de los inversionistas internacionales, que financian 43 por ciento del programa de inversiones, fondos de pensiones y bancos, que estiman que les han defraudado: En el último año, la ADR ordinaria de Petrobras -la más negociada en la Bolsa de Nueva York -tuvo una desvalorización de 48,6 por ciento.

Hace solo algunos años los ejecutivos de Petrobras adelantaban que la empresa estaría entre las más valoradas en el mundo. Hoy es la más endeudada de todas.

El espejismo petrolero

 

En 2007 el futuro sonreía a Brasil que crecía a un promedio de 4 por ciento anual. La bonanza parecía asegurada pues ese año fue descubierto uno de los grandes yacimientos, Tupi,  a unos 340 kilómetros frente a las costas de Río de Janeiro. Tupi forma parte de una franja de más de ochocientos kilómetros, situada a gran profundidad, que podría contener hasta 150 mil millones de barriles de petróleo. Hay, sin embargo,  un pero porque el crudo no está a la mano sino que a dos kilómetros bajo el agua y  luego es necesario perforar kilómetros de sales, rocas y otros sedimentos. Los costos son formidables. El banco suizo UBS pronóstico que se requieren  inversiones del orden de 600 mil millones de dólares en plataformas, buques, oleoductos, equipos e infraestructura. El país ha conseguido enormes recursos en el extranjero  y parte fue destinada a su propósito industrial y otra a financiar la política.

.

China: la caída de un príncipe rojo

August 26, 2013 Comments off

A los hijos de los jerarcas comunistas chinos los motejan como príncipes rojos. Bo Xilai no solo era un príncipe, hijo de Bo Yibo, un general que combatió junto a Mao Tse Tung y catalogado como uno de los ocho inmortales de la revolución, sino que además era un aspirante al todo poderoso Comité Permanente del Buró Político del Partido de Comunista. Esto hasta que cayó en desgracia, en marzo del año pasado, cuando fue removido de su puesto de jefe del Partido en la populosa ciudad de Chongquing. Ahora enfrenta a un tribunal que pide una severa sentencia por acusaciones de corrupción y abuso de poder.
Su caída comenzó con el juicio de su esposa Bogu Kailai que fue condenada por asesinar al empresario británico Neil Heywood. El ejecutivo fue envenenado luego de que presuntamente la había chantajeado con divulgar operaciones de lavado de dinero. Según versiones de prensa Kailai pidió al británico que le ayudara a sacar ilegalmente de China una gran suma de dinero. Cuando ella no quiso pagarle una elevada comisión Heywood amenazó con revelar la trama. En una coreografía penal digna de la era del estalinismo Kailai agradeció su sentencia a 14 años de cárcel: “El veredicto es justo y refleja un respeto especial hacia la ley, la realidad y la vida”.
Algún enriquecimiento ilícito hubo pues el hijo de la pareja Bo Guagua, de 24 años, estudio en Gran Bretaña en Harrow, Oxford y luego en Harvard, en Estados Unidos. Nunca le faltó un costoso coche deportivo. Pero los padres no son responsables por lo que hacen sus hijos y viceversa. Aunque es obvio que Guagua no sacó el dinero de su bolsillo.
Bo Xilai es considerado como uno de los líderes de la izquierda oficialista china. Su popularidad creció luego de una exitosa campaña contra la corrupción. Para ello acuñó la consigna con colores elocuentes para sus compatriotas: “Soñar rojo (los ideales comunistas) y golpear el negro ( que alude al ataque contra las mafias). Bo tomó además una serie de medidas para atenuar el creciente abismo social chino. En este contexto solía invocar a Mao, que si bien es un icono nacional, fue postergado del pensamiento político dominante desde el ascenso de Deng Xiaoping, en 1982, el arquitecto de la modernización del país. El desbancado Bo, en cambio, favorecía, al menos en teoría, un rol más firme del estado para asegurar más equidad.
A diferencia de su esposa Bo enfrentó al tribunal con una posición desafiante. Descalificó a sus acusadores a lo largo de un publicitado e inédito juicio que duró 5 días. Tuvo la posibilidad de expresar sus puntos de vista y si bien reconoció haber cometido errores defendió su gestión. Los montos de dineros obtenidos por vía de la corrupción aparecen como caja chica frente a otros líderes que ejercen el poder. Al parecer el ocaso de Bo fue causado ante todo por su estilo carismático, heterodoxo y sus declaradas ambiciones de poder. Es revelador que las autoridades lo hayan sometido a un juicio público. Si anticipara una práctica regular, y no una vendetta personal, sería una gran señal de la muy necesitada probidad del Estado chino.