Archive

Posts Tagged ‘Emmanuel Macron’

Un planeta

December 15, 2017 Comments off

“Estamos perdiendo la batalla” sentenció el Presidente francés Emmanuel Macron aludiendo al calentamiento global. Lo hizo en la cumbre “Un planeta” realizada en París esta semana. El evento congregó a una cincuentena de mandatarios y numerosos empresarios. El propósito del encuentro era discutir sobre los recursos financieros destinados a reducir las emisiones causantes de los cambios climáticos.

En el banquillo de los acusados figuraban en primer lugar los combustibles fósiles. El carbón, el petróleo y el gas son responsables por la generación de 70 por ciento de los llamados gases de efecto invernadero (GEI) donde destaca el dióxido de carbono o  CO2.  Nicolas Hulot,  ministro de Transición Ecológica y Solidaria de Francia, manifestó que las energías fósiles pertenecen a modelos económicos y energéticos del pasado. Puntualizó que ellas “no son la solución, ellas se han convertido el problema”. En consecuencia   Hulot llamó a terminar con las generosas subvenciones a las energías fósiles.

Del dicho al hecho hay un largo trecho. Una serie de organizaciones no gubernamentales vienen de señalar que muchos fondos públicos galos están destinados a financiar energías sucias. Agencias de ayuda francesas brindan préstamos para empresas carboníferas, de petróleo pesado y gas.  El gas natural es considerado como una energía de transición por ser menos contaminante. Este no sería el caso según la NASA, la agencia espacial estadounidense, pues el gas natural emite metano que contribuye con 30 por ciento de los GEI. También Alemania busca reducir sus emisiones  pero muestra vacilaciones en el abandono de sus vastas reservas carboníferas. El tema es un punto de fricción entre el gobierno de la canciller Angela Merkel y el Partido Verde.  El asunto figura a la cabeza de las discusiones sobre la posible participación de los verdes en un futuro gobierno de coalición.

 

Con todo la tendencia a la desinversión en las energías contaminantes recibió un fuerte respaldo del Banco Mundial que anunció que dejará de invertir en proyectos gasíferos y petroleros partir del 2019. El organismo internacional precisó que solo en circunstancias excepcionales en los países más pobres se podrían considerar el financiamiento de proyectos gasíferos que beneficien a las poblaciones más necesitadas.

El gran ausente fue el Presidente estadounidense Donald Trump. En junio el mandatario anunció que retiraba a su país del Acuerdo París alcanzado en diciembre del 2015. Entonces la casi totalidad de los países del mundo reconocieron la gravedad del calentamiento global y fijaron metas voluntarias de reducción de sus respectivas emisiones.  Trump puso en duda la existencia del calentamiento global y señaló que era una argucia de China para perjudicar a su país. El mensaje de la reunión de Naciones Unidas sobre el clima, la COP 23, que tuvo lugar en Alemania hace algunas semanas y la cumbre Un Planeta mostraron que con o sin Estados Unidos el grueso de las naciones busca reducir las emisiones y controlar el aumento de las temperaturas.

 

Advertisements

Francia: la hora de las urnas.

May 4, 2017 Comments off

Los franceses optarán entre dos polos antagónicos. Uno encabezado por Emmanuel Macron el centrista que postula una política económica liberal, reformas para modernizar el Estado, léase una drástica reducción de la administración pública y sus servicios, así como mayor integración a la Unión Europea (UE).  Macron, que fue ministro del actual gobierno socialista de François Hollande afirma que no es de izquierda ni de derecha. Se proclama a favor de las buenas ideas vengan de donde vengan. El otro polo es liderado por  Marine Le Pen, la candidata del neo fascista Frente Nacional, que centra su campaña en el cierre de las fronteras francesas a nuevos inmigrantes y expulsar a cuántos de ellos le sea posible. Su eslogan es reconocible: Francia para los franceses. Eso significa, entre otras cosas, que es contraria a la pertenencia a la  UE y aboga por dejar el euro para volver al antiguo franco. Le Pen se proclama enemiga de la globalización  y la defensora de la vieja clase obrera industrial. En este ámbito ha tenido éxito pues aparece con la mayor intención voto en dicho segmento.

En la primera vuelta electoral, realizada el 23 de abril,  quedaron fuera François Fillon, conservador tradicional con 20 por ciento, Jean-Luc Mélenchon que atrajo el grueso de los votos izquierdistas con 19,6, y  Benoît Hamon, socialista que apenas consiguió un 6,4 por ciento. La participación electoral fue altísima con 78 por ciento de los inscritos. Ahora todos los votantes de estos tres candidatos deben repensar sus preferencias. Las encuestas a días la votación muestra a Macron como el amplio favorito con 59 por ciento por ciento frente a Le Pen con 41 por ciento. La candidatura de Macron salió reforzada luego del duro debate televisado que sostuvieron este miércoles.

Una victoria de Macron representaría una derrota para la extrema derecha. En Austria Norbert Hofer, candidato del fascistode Partido de la Libertad  casi  se impuso con  49,7 por ciento de los votos en las  últimas elecciones. Las corrientes anti inmigratorias hubiesen vencido si no fuese porque el conjunto del espectro político cerró filas tras Alexander van der Bellen, el candidato verde. En Holanda, donde se esperaba una alta votación  del ultraderechista Geert Wilders,  los vaticinios fallaron pues apenas logró un 13,1 por ciento de las preferencias. Así la amenazante ola del nacionalismo xenófobo ha sufrido una cadena de reveses y el domingo podría recibir un claro rechazo.  En Francia, a diferencia de lo ocurrido con las encuestas en Estados Unidos con Donald Trump y con el Brexit,  los sondeos de opinión pública coincidieron de manera precisa con los resultados de la primera vuelta.

Macron obtuvo 24 por ciento de los votos en el primer round. Si se cumplen los pronósticos rondará el 60 por ciento este domingo. El grueso de sus votantes serán franceses que lo consideran   el mal menor para  conjurar la amenaza del nacionalismo retrogrado de Le Pen. Así Francia podrá continuar su rol central en la construcción de un viejo continente unificado.