Archive

Posts Tagged ‘energías renovables’

EEUU vs China por el calentamiento global

June 8, 2017 Comments off

Donald Trump sacudió al mundo al anunciar, el 1 de junio,  la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París alcanzado en diciembre de 2015. El Acuerdo busca impedir  que la temperatura planetaria aumente en dos grados Celsius. En la actualidad muchos países ya viven el impacto del calentamiento global con sequías que gatillan incendios, con inundaciones que desplazan poblaciones,  con huracanes que arrasan enormes superficies y un sinnúmero de fenómenos naturales provocados por la emisión de gases de efecto invernadero.

En su campaña electoral  Trump dijo que el calentamiento global era un cuento inventado por China para perjudicar la economía estadounidense. En 2012 tuiteó: “El concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos para hacer a la industria manufacturera de Estados Unidos menos competitiva” En 2015 agregó: “Yo creo en aire limpio, aire inmaculado pero no creo en el cambio climático”.  El año pasado insistió: “Yo pienso que el cambio climático es solo  una forma de impuesto muy, muy, caro”.

La paradoja actual es que hace apenas una década los chinos denunciaban que Occidente hablaba de contaminación para frenar el desarrollo económico de su país. En todo caso la liga de los contaminadores que contribuyen al calentamiento global es encabezada por China  con el 20,09 por ciento de los gases, seguida por Estados Unidos con  17,89,  luego la Federación Rusa 7,53,  India 4,1 y Japón 3,79.

Ahora Beijing ya no denuncia a sus competidores sino que ante el abarrotado Congreso Popular chino el Primer Ministro Li Keqiang prometió, en marzo, que:  “El cielo sobre nuestras cabezas será otra vez azul”. Un compromiso de proporciones pues el gris impera en  buena parte del país. Hasta hace poco China era el villano pero ahora pasa a la condición de héroe. El Presidente Xi  Jinping impulsa una profunda transición energética. El objetivo es prescindir del carbón que alimenta miles de plantas termoeléctricas. A diferencia de Trump no es la ideología la que impulsa a los comunistas chinos.  Es la realidad de ciudades asfixiadas, con enfermedades respiratorias de magnitudes epidémicas, la que ha pasado al centro de la agenda política doméstica. El Partido Comunista tiene conciencia del creciente  malestar ciudadano por la contaminación atmosférica. Alarmado por las protestas ciudadanas dio un golpe de timón. Proclamó que China ha tomado distancia  con la obsesión del crecimiento económico  a todo precio y evoluciona hacia un modelo más sustentable en el que prime la calidad sobre la cantidad. Un plan presentado a comienzos de este año postula invertir 360 mil millones de dólares de aquí al 2020 en energías renovables, eólica y solar ante todo, que crearan unos trece millones de empleos. En el proceso China obtendrá enormes ventajas técnicas y abaratará sus productos. Así China en curso a una  transición energética tiene todas las posibilidades de dejar atrás a Estados Unidos en este campo.  Hoy las plantas termoeléctricas generan 70 por ciento de la electricidad  consumida. A través de las energías renovables pretenden  aspiran a abastecer el grueso de la demanda energética.  Ello además le permite, en el plano internacional, proyectarse junto a la Unión Europea como líderes en la lucha contra el cambio climático.

Google versus Trump y el calentamiento global.

December 8, 2016 Comments off

 

 

Donald Trump proclamó, a lo largo de su campaña presidencial,  que la idea de que el  cambio climático es causado por actividades humanas es un engaño. Culpó a China de ser la propagadora de la falacia para hacer menos competitivas a las industrias estadounidenses. Consecuente con ello amenazó con retirar al país de los acuerdos de París,  firmados en 2015 tras años de laboriosas negociaciones. En ellos los países del mundo, con Washington y Beijing a la cabeza,  fijaron metas voluntarias para la reducción de sus emisiones de CO2, el principal gas causante del calentamiento global.  También el Plan de Energía Limpia del Presidente Barack Obama estuvo en la mira de Trump que lo calificó como “una guerra contra el carbón”. Al respecto advirtió que anularía una serie de regulaciones que encarecían al más contaminante de los combustibles fósiles. Una vez electo, sin embargo, suavizó su postura y admitió que había alguna evidencia, como lo señalan legiones de científicos estadounidenses, que las actividades humanas inciden en el aumento de las temperaturas.

Ahora se despejan las dudas sobre las intenciones del mandatario electo que viene de nombrar  a Scott Pruitt, un adalid de la industria carbonífera,  a cargo de la Agencia de Protección Ambiental (EPA por su sigla inglesa).  Pruitt fue un tenaz opositor a la agencia que le corresponderá encabezar a la cual acusó exceder sus límites. Incluso, en su cargo de ministro de Justicia de Oklahoma, se confabuló con empresas energéticas para realizar campañas a su favor, según da cuenta una investigación del periódico The New York Times. Muchos temen que la EPA será debilitada o incluso desmontada como lo ha insinuado el propio Trump.

En la vena contraria la empresa Google anunció que el próximo año todo su consumo eléctrico provendrá de fuentes renovables: sol y viento. Google señaló, vale la pena tomar nota,  que hay países como Chile en que las energías renovables son más económicas que los combustibles fósiles. La empresa consume unos mil megavatios lo que equivale a la producción de  dos centrales como la hidroeléctrica de Pangue, en el Biobío. O si prefiere para alimentar a una ciudad de más de 300 mil personas.  Esto le permite declarar a Google que hoy es la mayor compradora empresarial de energía renovable en el mundo. La desventaja de esta energía es que no es estable, el viento no sopla siempre ni el sol brilla de noche, por lo que requieren de respaldos como la hidroeléctrica. Pero a cambio sus precios  sí son estables y van a la baja a diferencia de las bruscas variaciones de los combustibles fósiles.  El precio de la electricidad es un factor clave en la planificación económica de las empresas.  Otras grandes compañías del área de las nuevas tecnologías como Amazon y  Facebook  están empeñadas en pasar en un cien por ciento al abastecimiento eléctrico con energías renovables.

Las grandes batallas por el futuro energético se libran en el mercado. Los precios son determinantes en las opciones de los combustibles. Y también lo son las actitudes de los consumidores que favorecen a quienes protegen al medio ambiente. Trump enfrentará una fuerte resistencia si da rienda suelta a los causantes energéticos del calentamiento global.

 

 

 

La política del cambio climático

January 20, 2012 Comments off

El calentamiento global es causado por la quema de combustibles fósiles y la deforestación. Ambas son actividades humanas y corresponde, por lo tanto, a los causantes mitigar el fenómeno. Este fue el tema debatido en el seminario “Cambio climático: un reto político” organizado, en Santiago, por la presidencia del Senado y la fundación Friedrich Ebert, de la social democracia alemana.
En el caso de Chile se aprecia un cuadro desalentador. El país tiene la segunda tasa mundial de aumento de emisiones de gases de efecto invernadero per cápita después de China. Esta situación es la resultante de la estructura política del país o lo que algunos llaman el modelo imperante. En la mayoría de los casos concurren tres grandes protagonistas en la articulación de las matrices energéticas. Una, es la sociedad civil que incluye a todos los habitantes del país y una diversidad de organizaciones ciudadanas. En el caso criollo, producto de la dictadura militar y la desmovilización instigada por sucesivas autoridades, la gravitación de la opinión pública ha sido débil. La segunda instancia es el Estado que agrupa a sus tres poderes. El Estado, dada la Constitución vigente, ha sido relegado a un rol subsidiario al punto que carece, en muchos casos, de poderes para ejercer siquiera una tarea reguladora esencial. No puede además tomar iniciativas directas para el desarrollo de energías renovables no convencionales que son claves para reducir las emisiones. El tercer gran protagonista es el sector empresarial, en estos días aludido como el mercado, que opera desde la sociedad civil y ejerce una efectiva presión sobre el conjunto del Estado: el Ejecutivo, el Parlamento y el Poder Judicial. En rigor este no es un fenómeno solo chileno pues los “mercados” vienen de derribar a un par de gobiernos democráticamente electos en Europa. El auge de los indignados apunta, precisamente, a una corrección de los balances de poder a nivel mundial. Su consigna es que ellos forman parte del 99 por ciento de la población. Los mercados, desde dicha perspectiva, encarnan al 1 por ciento.
En lo que toca al calentamiento global el planeta enfrenta una carrera contra el tiempo. Como lo señaló Dimitri Zenghelis, coautor del reputado Informe Stern sobre el costo de las transformaciones climáticas, los mercados han fracasado en preservar la buena salud del medio ambiente. Las empresas apuntan ante todo a las ganancias de sus accionistas y no al bien común. Hacen sus planes con plazos de 20 ó 30 años como máximo. Ello en circunstancias que se requiere un horizonte de un siglo y más. Por su parte Luiz de Carvalho, asesor especial del Ministerio del Medio Ambiente de Brasil, postuló la necesidad de un modelo de desarrollo “inclusivo”. Esto es que incluya en forma efectiva y dinámica a los tres grandes actores que gravitan en materias ambientales con particular atención a la gran masa de pobres que habitan en América Latina.
Con una mirada de futuro Guido Girardi, Presidente del Senado, planteó que nos acercamos al fin de la era del petróleo. Ello trae consigo un cambio profundo de la organización de la sociedad en su conjunto. La cultura del automóvil, aunque a algunos les cueste creerlo, está en declinación al igual que los patrones de consumo actuales. Es un tema que estará cada día más presente en el debate cotidiano.

Alemania postnuclear.

May 6, 2011 Comments off

Las réplicas de la tragedia de Fukushima sacuden Alemania. La primera  potencia económica europea ha decidido abandonar la generación eléctrica a partir del átomo. Angela Merkel, la canciller alemana recién reunida con los  gobernadores los 16 estados federales, fue categórica: “Creo que todos queremos salir de la energía nuclear lo antes posible y pasar a  la renovable”. Con anterioridad la jefa de gobierno había ordenado el cierre inmediato de siete de las  diecisiete plantas del país para someterlas a severas inspecciones de seguridad. Como experimentada política Merkel sabe que pisa sobre seguro: 80 por ciento de sus compatriotas son partidarios de abandonar, de una vez por todas, la generación núcleo-eléctrica.

En la actualidad la matriz energética alemana depende en 42 por ciento del carbón, 22, 3 por ciento de la energía nuclear, 17 por ciento de la energías renovables y 13,6 del gas.  Cambiar la dependencia de la energía atómica y eventualmente de  los combustibles fósiles es un reto formidable y de alto costo.  Para lograr esta meta el gobierno ha dispuesto un plan inicial que contempla una serie de medidas. De entrada la tarea más importante, como en todo el mundo,  es incrementar la eficiencia del empleo de los recursos existentes y lograr el mayor ahorro posible. La meta concreta para la próxima década es reducir el consumo eléctrico en 20 por ciento.

En lo que toca a la producción eléctrica se  multiplicarán  las inversiones en los aerogeneradores o molinos de viento. Para este propósito ya han sido dispuestos  de 7,5 mil millones de dólares para la construcción de grandes parques eólicos. En la actualidad el país ya dispone de casi 22 mil turbinas alimentadas  por el viento. Otro rubro de desarrollo serán las redes de distribución y baterías de almacenaje. En el caso del viento la mayor abundancia está en el norte del país, en el mar Báltico, y desde allí el fluido eléctrico debe ser despachado al sur. También la explotación de la biomasa recibirá un impulso. En el país existen más de seis mil biodigestores que descomponen residuos agrícolas y utilizan el gas resultante para mover turbinas.  Alemania está a la vanguardia en el desarrollo de paneles fotovoltaicos para aprovechar las radiaciones solares. En su conjunto las  tecnologías para generar energías limpias y renovables requieren investigación y desarrollo y para ello se destinarán ya unos 750 millones de dólares.

El cambio de la matriz energética alemana será caro y complejo. Muchas localidades rechazarán la instalación de enormes torres que albergan las turbinas de los aerogeneradores. Pero en Berlín creen que será una inversión muy rentable en el largo plazo. Y más rentable resultará cuanto antes se haga. De hecho Alemania ya cosecha los beneficios de estar a la cabeza en materia de energías limpias. El rubro ha generado cientos de miles de nuevos empleos a la par de contribuir a la descontaminación.