Archive

Posts Tagged ‘fascismo’

Francia: la hora de las urnas.

May 4, 2017 Comments off

Los franceses optarán entre dos polos antagónicos. Uno encabezado por Emmanuel Macron el centrista que postula una política económica liberal, reformas para modernizar el Estado, léase una drástica reducción de la administración pública y sus servicios, así como mayor integración a la Unión Europea (UE).  Macron, que fue ministro del actual gobierno socialista de François Hollande afirma que no es de izquierda ni de derecha. Se proclama a favor de las buenas ideas vengan de donde vengan. El otro polo es liderado por  Marine Le Pen, la candidata del neo fascista Frente Nacional, que centra su campaña en el cierre de las fronteras francesas a nuevos inmigrantes y expulsar a cuántos de ellos le sea posible. Su eslogan es reconocible: Francia para los franceses. Eso significa, entre otras cosas, que es contraria a la pertenencia a la  UE y aboga por dejar el euro para volver al antiguo franco. Le Pen se proclama enemiga de la globalización  y la defensora de la vieja clase obrera industrial. En este ámbito ha tenido éxito pues aparece con la mayor intención voto en dicho segmento.

En la primera vuelta electoral, realizada el 23 de abril,  quedaron fuera François Fillon, conservador tradicional con 20 por ciento, Jean-Luc Mélenchon que atrajo el grueso de los votos izquierdistas con 19,6, y  Benoît Hamon, socialista que apenas consiguió un 6,4 por ciento. La participación electoral fue altísima con 78 por ciento de los inscritos. Ahora todos los votantes de estos tres candidatos deben repensar sus preferencias. Las encuestas a días la votación muestra a Macron como el amplio favorito con 59 por ciento por ciento frente a Le Pen con 41 por ciento. La candidatura de Macron salió reforzada luego del duro debate televisado que sostuvieron este miércoles.

Una victoria de Macron representaría una derrota para la extrema derecha. En Austria Norbert Hofer, candidato del fascistode Partido de la Libertad  casi  se impuso con  49,7 por ciento de los votos en las  últimas elecciones. Las corrientes anti inmigratorias hubiesen vencido si no fuese porque el conjunto del espectro político cerró filas tras Alexander van der Bellen, el candidato verde. En Holanda, donde se esperaba una alta votación  del ultraderechista Geert Wilders,  los vaticinios fallaron pues apenas logró un 13,1 por ciento de las preferencias. Así la amenazante ola del nacionalismo xenófobo ha sufrido una cadena de reveses y el domingo podría recibir un claro rechazo.  En Francia, a diferencia de lo ocurrido con las encuestas en Estados Unidos con Donald Trump y con el Brexit,  los sondeos de opinión pública coincidieron de manera precisa con los resultados de la primera vuelta.

Macron obtuvo 24 por ciento de los votos en el primer round. Si se cumplen los pronósticos rondará el 60 por ciento este domingo. El grueso de sus votantes serán franceses que lo consideran   el mal menor para  conjurar la amenaza del nacionalismo retrogrado de Le Pen. Así Francia podrá continuar su rol central en la construcción de un viejo continente unificado.

Advertisements

Austria apenas derrota la xenofobia

May 25, 2016 Comments off

.

 

Por menos de un punto porcentual fue derrotado el partido islamofóbico de extrema derecha que aspiraba a la presidencia austríaca. Norbert Hofer, candidato del Partido de la Libertad (FPÖ, por su sigla en alemán), recogió 49,7 por ciento de los votos en las elecciones del domingo pasado. Las corrientes xenófobas hubiesen vencido si no fuese porque el conjunto del espectro político cerró filas tras Alexander van der Bellen, el candidato verde.

 

El FPÖ tiene numerosos vasos comunicantes con el nazismo. Fue fundado, en 1956, por un ex ministro del régimen nazi acompañado por numerosos militantes que sirvieron bajo las órdenes del austríaco Adolfo Hitler. El compromiso de sus compatriotas con las políticas represivas y de exterminio fue manifiesto: aportaron 40 por ciento de los guardias de los campos de concentración. A diferencia de Alemania la sociedad austríaca ha preferido no confrontar a fondo su pasado.

En el FPÖ están presentes los viejos temas del nazismo como el pangermanismo y la pureza de la sangre aria que afloran de tanto en tanto. Herbert Kicki, secretario general del partido, jugó con el vals “sangre vienesa” retomando la noción hitleriana al señalar, en relación a la sangre, “que mucha mezcla de las cosas no es una buena cosa”. Los neonazis saben del rechazo en varios países a sus postulados y las presiones que podrían sufrir si llegaran al gobierno. Por ello Hofer se presenta como un político moderado pero contrario “al multiculturalismo, a la globalización y la inmigración masiva”.

La gran votación obtenida por el FPÖ excede en mucho sus planteamientos e inspiración fascista. Algo similar ocurre en Francia, Alemania, Hungría, Polonia e incluso en Estados Unidos. Una de las causas del auge de los postulados de ultra derecha es el creciente malestar con la globalización. Ante el acelerado ritmo de cambios sociales y tecnológicos ciertos sectores se sienten amenazados. La desaparición de fronteras culturales y en algunos casos geográficas generan inquietud. Entre los más desfavorecidos por la globalización despierta un ansia de identidad, un tribalismo que en tiempos actuales asume la forma de nacionalismos extremos. En el seno del supranacionalismo encarnado por la Unión Europea (UE) renace el rechazo a un ente que supera los confines de los estados nacionales. Este sentimiento, que en su forma moderada es conocido como euroecepticismo, se ve potenciado por los flujos inmigratorios de los últimos años. Todo indica que las fuerzas nacionalistas xenófobas de extrema derecha seguirán avanzando. Pero está por verse si lograrán imponerse a las mayorías que aspiran a sociedades tolerantes y abiertas.

La división austríaca.

Una parte de los austríacos está satisfecha con la pertenecía a la UE y acepta la globalización con sus costos y beneficios. Ese sector, entre los que están la gran mayoría de los que tienen estudios superiores, votó en un 81 por ciento por el candidato verde. Entre los trabajadores manuales un 86 por ciento votó por el candidato pardo, o sea Hofer. En las grandes ciudades donde está el grueso de los inmigrantes se impuso la candidatura más tolerante. En las zonas rurales y pequeñas localidades, donde hay escasos recién llegados, ganó el voto xenófobo. Queda a la vista que el temor y la ignorancia son las bases del prejuicio.